Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 18 de Septiembre 2019

Fotogalería: Al rescate del papel y la memoria

Desde su apertura en 2016, el Archivo Municipal de Zapopan atesora los acontecimientos, historia, usos y costumbres de las distintas regiones que conforman la alcaldía

Por: Norma Gutiérrez

Equipo. De izquierda a derecha, Óscar Haro, Luis Lara, Gustavo Cortés, Edgardo Meza, César Santana, Silvia Ramos, Sofía Camarena, María Elena Zambrano, María de Jesús Garín, Guadalupe López y María Eugenia Rodríguez. EL INFORMADOR / G. Gallo

Equipo. De izquierda a derecha, Óscar Haro, Luis Lara, Gustavo Cortés, Edgardo Meza, César Santana, Silvia Ramos, Sofía Camarena, María Elena Zambrano, María de Jesús Garín, Guadalupe López y María Eugenia Rodríguez. EL INFORMADOR / G. Gallo

Sofía Camarena. Administradora del Archivo Municipal de Zapopan. EL INFORMADOR / G. Gallo

Sofía Camarena. Administradora del Archivo Municipal de Zapopan. EL INFORMADOR / G. Gallo

Restauración. Una de las principales actividades es rescatar algunos documentos dañados por el paso del tiempo. EL INFORMADOR / G. Gallo

Restauración. Una de las principales actividades es rescatar algunos documentos dañados por el paso del tiempo. EL INFORMADOR / G. Gallo

Luis lara. Historiador del Archivo Municipal de Zapopan. EL INFORMADOR / G. Gallo

Luis lara. Historiador del Archivo Municipal de Zapopan. EL INFORMADOR / G. Gallo

César Santana. Responsable del área de concentración del archivo municipal. EL INFORMADOR / G. Gallo

César Santana. Responsable del área de concentración del archivo municipal. EL INFORMADOR / G. Gallo

Edgardo Meza. Responsable del archivo histórico. EL INFORMADOR / G. Gallo

Edgardo Meza. Responsable del archivo histórico. EL INFORMADOR / G. Gallo

Con cuidado. El manejo de documentos es delicado, por lo que se necesita equipo y materiales especiales para su tratamiento. EL INFORMADOR / G. Gallo

Con cuidado. El manejo de documentos es delicado, por lo que se necesita equipo y materiales especiales para su tratamiento. EL INFORMADOR / G. Gallo

Para Luis Lara los papeles viejos son un tesoro. Él es restaurador y desde el Archivo Municipal de Zapopan se dedica al rescate de documentos que guardan en sus tintas -algunas ya carcomidas por el paso del tiempo- información sobre la vida de lo que ahora es el municipio zapopano.

Luis también es museógrafo e historiador y aunque su trabajo a primera vista pareciera ser sencillo, adentrarse al mundo de los papeles viejos e históricos implica riesgos que no deben tomarse a la ligera.

No muy lejos del área de trabajo de Luis Lara también está Edgardo Meza Razura, historiador responsable del archivo histórico y que, en conjunto, rescatan y dan un segundo respiro a papeles que relatan los usos y costumbres de diversas regiones de lo que es Zapopan.

Aunque no se tratan de crónicas tal cual, ver el registro que se hacía a mano cursiva de los ingresados al hospital civil, por ejemplo, es una maravilla; en especial cuando se aprecia el trabajo de restauración que han hecho sobre el papel que estuvo a punto de desaparecer por un mal cuidado, abandono y humedad.

Luis y Edgardo son el corazón del Archivo Municipal de Zapopan, que desde su inauguración en 2016 resguarda documentos que dan testigo de acontecimientos importantes de la sociedad, de cómo fue desarrollándose la política, en este caso de Zapopan, de las actas que firmaban en cabildo en el año de 1880 y que aquí se atesoran bajo el resguardo de César Santana, responsable del área de concentración del Archivo Municipal. Incluso, el nacimiento, matrimonio y defunción de una persona en Zapopan quedan en la memoria de este peculiar recinto.

“En estos archivos podemos encontrar diversidad de temas, desde la vida institucional de la ciudad, obras públicas, educación, seguridad pública, salud, cementerios, patrimonio (…) con estos nos damos cuenta de los cambios que ha habido en la estructura orgánica en lo municipal, estatal o federal. Los documentos dan testimonio, evidencia e información. Es memoria de Zapopan”, explica César Santana.

Historias desconocidas

Edgardo Meza añade que en el apartado histórico existen fotografías, cartas, planos, registros y un sinfín de documentos variados dignos de exponerse en un museo y ser conocidos por todo aquel inquieto por la historia de la ciudad.

“Una familia nos trajo documentos de su abuelo, que fue cristero, y nos dio cartas y planos, eso nos muestra el lado familiar de un personaje y, por otro lado de su labor. Otra donación nos llegó de la familia Escudero, documentos de un coronel del Porfiriato, nos regalaron toda su correspondencia, fotografías, nombramientos que Porfirio Díaz le entregaba. El archivo nos sirve para guardar este tipo de historias. Muchas familias desechan su documentación, cartas, fotos y, sin saberlo, están destruyendo parte de la historia de su familia y la ciudad”.

Con la adquisición de un scanner especializado traído desde Italia y otras herramientas, el Archivo Municipal de Zapopan se ha dado a la tarea de comenzar la digitalización de estos documentos para reforzar la salvaguarda de papeles que ahora solo pueden ser manipulados por expertos y de maneras muy específicas bajo reglamentos, normas y manuales internacionales y nacionales.

“Los documentos históricos son aquellos que cumplen 40, 50 o más años y son depositados aquí previo a una valoración, porque no todo documento es histórico, todo depende del contenido, sus características, los años que han transcurrido desde su elaboración y diferentes circunstancias que nos ayudan para acumular la historia del municipio”, comenta Edgardo.

Además, detalla que las 410 oficinas del Ayuntamiento de Zapopan generan documentos que deben clasificarse y guardarse. Tal es la cantidad de papeles que se tienen, que Edgardo lo explica así: “Si todos esos papeles se enfilaran en el suelo alcanzarían una distancia de siete kilómetros, y para darnos una idea, hay que considerar que tan sólo de la cabecera municipal de Zapopan a la Catedral de Guadalajara hay cinco kilómetros de distancia”.

“La parte histórica del Archivo Municipal es pública, todos los documentos que aquí tenemos son públicos y pueden ser consultados por estudiantes, investigadores, cualquier persona puede venir y consultar los documentos”, puntualiza.

Los riesgos

Mientras Luis Lara muestra la fragilidad de un documento antiguo, habla apasionado de la acidez de los papeles, de su desgaste natural o provocado, de los hongos que pueden vivir ahí, de los químicos que alteran el color del papel y que un experto como él pueden identificar en un pestañeo.

“Los daños tienen dos orígenes, el intrínseco que es por el material mismo del papel, así como defectos, pero el daño más fuerte es el extrínseco, es la manipulación de las personas. Lo natural puede ser por la acidez del papel, si es muy alta puede hacerse café y con el tiempo se desbarata sólo, pero cuando es muy alcalino se llena de hongos”, explica Luis al señalar que el estar en constante contacto con este tipo de documentos y no contar con las medidas de seguridad, pueden provocar daños en quien los manipula.

“El papel también puede tener bacterias y la misma suciedad del papel al estar guardado por años puede provocar que te enfermes. Ha pasado en compañeros que, por no usar los guantes y manejar documentos sucios, uno se infectó de hongos en las manos. Algo común en las personas que trabajan con archivos es lo que se llama el pulmón de minero por todo el polvo que el papel va soltando, con eso puedes desarrollar hasta enfisema”.

Forma parte de la historia

De manera voluntaria puedes donar documentos que consideres tienen un valor histórico. En el Archivo Municipal de Zapopan te brindarán asesoría para valorar el contenido y trascendencia de cada documento y si decides donarlo, estos expertos se encargarán de darte una copia digitalizada de tus documentos.

Tapatío

Temas

Lee También

Comentarios