Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 18 de Junio 2019

Bienal para la noche venezolana

Rodrigo Blanco Calderón gana la III Bienal de Novela Mario Vargas Llosa con su obra: “The night”
 

Por: El Informador

Rodrigo blanco. El escritor venezolano recibió su galardón, acompañado por Mario Vargas Llosa (izquierda) y Sergio Ramírez (derecha). EL INFORMADOR/E. Barrera

Rodrigo blanco. El escritor venezolano recibió su galardón, acompañado por Mario Vargas Llosa (izquierda) y Sergio Ramírez (derecha). EL INFORMADOR/E. Barrera

La tercera edición de la Bienal de Novela Mario Vargas Llosa llegó a su fin. En la Sala 2 del Conjunto Santander de Artes Escénicas tuvo lugar el diálogo abierto entre Sergio Ramírez, Mónica Lavín y Mario Vargas Llosa, novelista peruano-español galardonado con el Premio Nobel de Literatura 2010 y el Premio Cervantes en 1994. El jurado del certamen literario estuvo conformado por: Ramírez, como presidente; Carme Riera, Alonso Cueto Caballero, Felipe Garrido, Juan Manuel Bonet y J.J. Armas Marcelo (como secretario). Ramírez leyó el acta que concede el galardón a Rodrigo Blanco Calderón por “The Night”: “Es una novela laberíntica”, expresa el documento. Esta es su primera novela, calificada por el mismo texto como “polifónica, construida como un juego de muñecas rusas”.

Juegos de palabras y el poeta Darío Lancini forman parte de la trama, ubicada en Caracas. Los finalistas fueron Gioconda Belli (por “Las fiebres de la memoria”), Gustavo Faverón (“Vivir abajo”), Antonio Soler (“Sur”) y Manuel Vilas (“Ordesa”).

El ganador agradeció al jurado: “Tener la oportunidad de que las cosas que escribimos puedan ser leídas es un regalo invaluable”. Rodrigo Blanco saludó a los finalistas, para quienes pidió un aplauso del público. De su libro, el venezolano dijo que no lo hubiera escrito de no haber visto a su país “devastado por la dictadura, como la que está actualmente”. “Ciertas sociedades inconscientemente se empujan hacia su propia aniquilación”, agregó. Como exiliado, comentó: “Es una desgracia sin precedentes la que está ocurriendo en mi país”. El autor dedicó el premio a Venezuela.

Por su parte, Vargas Llosa agradeció a Raúl Padilla por no dejar que la bienal desapareciera, al “rescatarla” tras dos ediciones en Perú, donde ya era imposible continuar, afirmó.

La charla

Mónica Lavín fue semifinalista de la bienal, con su novela “Cuando te hablen de amor”. En la charla, Lavín recordó que como adolescente leyó “Conversación en la catedral”, novela de Vargas Llosa, por influencia de su padre: “Leer es apropiarse de los libros, y de alguna manera de sus autores”, agregó.

La escritora mexicana preguntó a Ramírez y Vargas Llosa sobre el papel de la novela. Mario se remontó a la sesión matutina de la bienal, cuando la charla literaria le evocó la censura de la novela en la Nueva España. El ganador del Nobel cuestionó las razones desconocidas de la prohibición: “Quienes lo hicieron entendieron profundamente la razón de la novela: las novelas generan un sentimiento de insatisfacción en los lectores”.

La lectura, dijo, genera sorpresa y aprendizaje: “Qué pobre es el mundo real comparado con el creado por los escritores... Un mundo impregnado de ficción es un mundo más difícil de engañar”.

El nicaragüense Sergio Ramírez citó edictos de la época, con la novela como generadora de problemáticas: “Creo que la novela es una necesidad hasta neuronal”, afirmó.

Lavín señaló una característica de Sergio y Mario: pese a la imaginación, ambos han recurrido a la historia. A lo que agregó: “Y la literatura misma ha llegado a influir en la realidad”.

Vargas Llosa comentó sobre el influjo que casi siempre es individual: “Quienes no leen tienen un control pequeño y precario de su propia lengua. Nada enriquece el vocabulario como las buenas lecturas”.

Ramírez tachó de pretencioso pensar que una novela puede cambiar la realidad, al grado de una revolución: “La novela tiene un papel crítico de enseñar cómo es la sociedad”. De la historia del género, Sergio sugirió que la ficción ocupó el rol de las ciencias sociales en otros siglos: “Las novelas eran a su vez tratados”. Al final, Mónica solicitó a los escritores hablar sobre sus personajes femeninos. Vargas Llosa habló de “La fiesta del chivo” y el contexto social de las mujeres en República Dominicana durante la dictadura de Trujillo. Por su parte, Ramírez habló de “La fugitiva”, también novela sobre la marginación femenina. 

Temas

Lee También

Comentarios