Ideas

Otro más

El PRI ya terminó de perder la zona metropolitana, aunque no precisamente en la elección sino a un año de acabar el trienio.

Marcos Godínez Montes, alcalde de El Salto, dejó las filas del tricolor para anunciar su incorporación a Movimiento Ciudadano. Su argumento fue que desea acabar con el cacicazgo priista de los hermanos González Díaz.

Nada más que ahora de ser un cacicazgo autónomo pasa a formar parte de una “franquicia” mayor llamada Enrique Alfaro. ¡Qué modernos!

El PRI respondió que eso no afecta la fortaleza de sus 327 mil militantes en el Estado.

A todo esto, hoy Héctor Pizano realiza un “anuncio importante”. Sin adelantarse, pollitos, no anunciará su renuncia. Eso ocurrirá, dicen los enterados, pero a su debido tiempo.

***

Otro veto a Augusto

Parece que vetar las reformas a las iniciativas propuestas por el diputado naranja Augusto Valencia ya se está convirtiendo en deporte para el Ejecutivo estatal.

Ahora el gobernador vetó la reforma para dar estacionamiento “gratis”, por una hora y en plazas comerciales, a quienes comprueben un consumo mínimo. En su lugar, pide que sea gratis sin restricciones.

Ya antes había vetado la “Ley antiguaruras”, también de Valencia; el diputado ya ve hasta una “obsesión” de Aristóteles Sandoval contra sus propuestas.

La lectura del legislador es que en realidad el gobernador quiere atorar la reforma para proteger los intereses de los empresarios. Lo que se llama una huida hacia adelante.

En esta H. Cantina en realidad creemos que sólo aprovecha para hacerse el héroe después del “vendaval de violencia” que él mismo catalizó a nivel mediático.

***

Pelea, pelea…

Los diputados locales debatieron ayer más tiempo en torno a sus faltas que sobre las reformas pendientes para prevenir la violencia contra las mujeres.

Las reglas que puso Salvador Caro, al asumir la Mesa Directiva, molestó a la mayoría pues juzgan discrecional la justificación de sus inasistencias al pleno.

Por lo pronto en la sesión de ayer no dio por bueno un justificante médico que mandó Sergio Marín Arceo, diputado del Verde.

El “sheriff legislativo” llegó implacable y advertidos están los diputados que las justificaciones ya no serán fast track.

Falta ver si también les descontarán el día no trabajado.

Sigue navegando