Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 21 de Noviembre 2018
Tecnología | Ziegler había acusado antes a la Unión Europea de dumping agrícola en Africa

Relator de la ONU dice que biocarburantes son crimen contra la humanidad

Los críticos argumentan que el uso de tierras fértiles para producir cultivos destinados a fabricar biocarburantes ha reducido las superficies destinadas a los alimentos y contribuido por ende al aumento de los precios de los víveres

Por: AFP

BERLIN.- La producción masiva de biocombustibles es "un crimen contra la humanidad" por su impacto en los precios mundiales de los alimentos, dijo el lunes el relator especial de la ONU para el Derecho a la Alimentación, el suizo Jean Ziegler, a una radio alemana.

"Producir biocombustibles hoy en día es un crimen contra la humanidad", dijo Ziegler a la radio Bayerischer Runfunk.

Ziegler llamó al Fondo Monetario Internacional ( FMI) a cambiar sus políticas sobre los subsidios agrícolas y dejar de apoyar sólo programas destinados a la reducción de la deuda.

La agricultura también debe ser subsidiada en regiones donde garantiza la supervivencia de las poblaciones locales, afirmó.

El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Peer Steinbrueck, dio su apoyo al llamado realizado por el FMI y el Banco Mundial el fin de semana para responder a la crisis generada por el aumento de precios de los alimentos, que está generado violencia e inestabilidad política en numerosos países.

"Alemania no evadirá su obligación en este asunto", dijo Steinbrueck a la radio pública alemana.

"La UE financia las exportaciones de superávits agrícolas europeos a Africa (...) donde son ofrecidos a la mitad o a un tercio de su precio (de producción)", se quejó Ziegler. "Eso arruina completamente la agricultura africana", agregó.

"Además, la especulación sobre las materias primas agrícolas en los mercados internacionales debe cesar", señaló.

En una entrevista con el diario francés de centro-izquierda Liberation, Ziegler advirtió que el mundo se dirige "hacia un periodo muy largo de disturbios" y otro tipo de conflictos derivados de la escasez de alimentos y aumentos de precios.

En meses recientes, los crecientes precios de los alimentos han desatado protestas violentas en Haití, Camerún, Egipto, Etiopía, Indonesia, Costa de Marfil, Madagascar, Mauritania, Filipinas y otros países.

En Pakistán y Tailandia los gobiernos han ordenado el despliegue de tropas del ejército para evitar el saqueo de alimentos de campos de cultivo y depósitos, y el aumento de los precios provocó una huelga general en Burkina Faso.

El jefe del grupo de protección de los consumidores alemán Foodwatch, Thilo Bode, criticó por su lado "las políticas comerciales letales de los países industrializados", en declaraciones al canal de televisión público ZDF.

"Necesitamos una política energética diferente", agregó Bode. "No es correcto que llenemos nuestros tanques a expensas de los que tienen hambre", sostuvo.


La UE mantiene sus proyectos sobre biocarburantes a pesar de las críticas

A pesar de las duras críticas contra los  biocarburantes, acusados de ser "un crimen contra la humanidad", la Unión  Europea se niega a abandonar sus proyectos basados en esta fuente de energía,  ya que ello implicaría rever todo su plan de lucha contra el cambio climático.

"No se plantea por el momento suspender el objetivo fijado para los  biocarburantes", dijo el lunes la portavoz europea para Medio Ambiente, Barbara  Helfferich.

"No podemos cambiar un objetivo político porque en ese caso tendríamos un  debate sobre todos los otros objetivos", explicó a la AFP un responsable  europeo que no quiso revelar su identidad.

En 2007, los 27 miembros de la UE se habían comprometido a lograr una  reducción del 20% de gases de efecto invernadero y un aumento al 20% de la  parte de energías renovables en el consumo energético total del bloque y al 10%  de los biocarburantes en el transporte.

El pasado 14 de marzo, los líderes europeos ratificaron en Bruselas la  determinación de encontrar un acuerdo para fin de año sobre este plan de  acción, aunque no ocultaron sus preocupaciones por las consecuencias para sus  industrias y los posibles efectos negativos de los biocombustibles.

Estas dudas sobre los biocarburantes no han hecho más que aumentar desde  entonces, a raíz del alza de los precios de los alimentos y la multiplicación  de las protestas por esta cuestión en los países pobres.

"La fabricación de biocombustibles es hoy en día un crimen contra la  humaidad", indicó el lunes el suizo Jean Ziegler, relator especial de la  Naciones Unidas para el derecho a la alimentación.

Si la UE no piensa por ahora abandonar sus proyectos, los 27 tienen  previsto aprobar el próximo 7 de mayo exigentes condiciones para la producción  de biocarburantes, que no podrán ser fabricados con materias primas procedentes  de bosques vírgenes ni de zonas naturales protegidas.

En medio de la polémica desatada, la Comisión Europea indicó este lunes que  propondrá la supresión de las subvenciones para los cultivos destinados a la  producción de biocarburantes.

"Vamos a proponer a los Estados miembros suprimir esas subvenciones, porque  el mercado existe para los biocarburantes y ya no es necesario alentar su  cultivo", afirmó en Bruselas el vocero europeo para cuestiones de agricultura,  Michael Mann. Esta ayudas son de "90 millones de euros (unos 153 millones de dólares)  para dos millones de hectáreas", precisó Mann.

Varios responsables europeos ya habían manifestado su preocupación por la  utilización de la producción agrícola con fines energéticos en detrimento de  los alimentos, en un contexto de alza de los precios de las materias primas.

"La producción agrícola con fines alimentarios debe ser claramente  prioritaria", aseguró el lunes el ministro francés de Agricultura, Michel  Barnier, quien propuso una iniciativa europea frente al aumento de precios de  las materias primas y la crisis alimentaria que ello provoca.

Según Barnier, es necesario "producir para alimentar", una forma de decir  que la UE debe limitar el lugar de los biocarburantes extraídos de vegetales  -que los 27 se comprometieron a desarrollar para luchar contra el cambio  climático-, a fin de no reducir los cultivos alimentarios.

AFP 14-04-2008 11:25 LNA

Temas

Lee También

Comentarios