Jueves, 13 de Agosto 2020
Tecnología | La avispa marina se halla en las aguas tropicales y no es realmente una medusa

Estudian la presencia de la avispa del mar

La chironex fleckeri o avispa de mar, habitual en Australia, es capaz de provocar la muerte en menos de una hora si el afectado no recibe atención médica

Por: EFE

Bangkok.- Las autoridades de Tailandia investigan junto a expertos australianos y japoneses la supuesta presencia en sus costas de la medusa conocida como "avispa de mar", cuyo veneno es más letal que el de una cobra real.

Según informa hoy la prensa local, la decisión se tomó después de que a principios de año un periodista australiano recibiera una picadura leve, a la que sobrevivió, provocada por ese animal marino cuando nadaba en una playa de la isla de Koh Mak, al suroeste del Tailandia.

La "chironex fleckeri" o "avispa de mar", habitual en Australia, es capaz de provocar la muerte en menos de una hora si el afectado no recibe atención médica inmediata por su potente veneno, uno de los más venenosos del planeta.

Somchai Bussarawit, responsable del Centro Biológico Marino de Phuket, aseguró que nunca había tenido noticia de la presencia del invertebrado en aguas tailandesas.

"Espero que este estudio genere una cultura de prevención entre la población. No quiero perjudicar al sector turístico, pero la gente debería conocer los hechos y saber cómo mantenerse a salvo", señaló.

A su juicio, "los hoteles deberían contar con carteles de advertencia y equipos de primeros auxilios" para asistir a los turistas que sean picados por este animal letal.

La "avispa marina" se halla en las aguas tropicales y no es realmente una medusa, pues pertenece a la familia de los cubozoos, y no se mueve dejándose llevar por las corriente marinas, sino propulsándose con sus tentáculos.

Tiene un cuerpo traslúcido de color azul o verdoso en forma de cubo de unos 20 centímetros por costado, y de cada uno de sus cuatro extremos crecen 15 tentáculos que pueden medir hasta tres metros de largo.

Su veneno, considerado de los más potentes del reino animal, ha provocado más de 5.000 muertes en Australia y Filipinas en el último siglo y medio, aunque algunos animales son inmunes a la toxina, como las tortugas de mar, que se alimentan de ellas sin sufrir daño alguno.

Temas

Lee También