Jueves, 13 de Agosto 2020
Tecnología | Estos envases se emplearán en alimentos ricos en grasas insaturadas

Desarrollan envase ecológico que evita la oxidación de alimentos grasos

Los investigadores utilizaron el ácido poliláctico que se obtiene de maíz, trigo, arroz o suero de leche, entre otras materias renovables

Por: EL INFORMADOR

El ácido poliláctico es un polímero usado en contenedores de alimentos. CIAD  /

El ácido poliláctico es un polímero usado en contenedores de alimentos. CIAD /

CIUDAD DE MÉXICO (31/MAY/2011).- Es una realidad que podremos sustituir los envases plásticos fabricados con materias primas derivadas del petróleo que tardan años en degradarse por una alternativa más amigable con el ambiente, pues científicos del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), Unidad Hermosillo, desarrollaron un bio-envase antioxidante a partir de ácido poliláctico (PLA) y alfa-tocoferol (vitamina E).

Los investigadores utilizaron el ácido poliláctico que se obtiene de maíz, trigo, arroz o suero de leche, entre otras materias renovables, y como aditivo emplearon alfa-tocoferol que le da una característica antioxidante al envase.

La doctora Herlinda Soto Valdez, investigadora titular del CIAD, junto con las maestras en ciencias Francisca Manzanares López y Elizabeth Peralta desarrollaron estos envases para alimentos grasos como aceites vegetales, cremas, quesos y chocolates.

Soto Valdez indicó que estos envases se emplearán en alimentos ricos en grasas insaturadas, susceptibles a la oxidación y para detener dicho proceso se le adicionó vitamina E, sustancia que contribuye a prolongar su vida de anaquel y evita, en el caso del aceite, cambie su sabor.

Esta propuesta, ganadora en la categoría de Profesional en Tecnología del 34 Premio Nacional en Ciencia y Tecnología de Alimentos, que organizan de manera anual Conacyt y Coca-Cola, toma relevancia en la industria alimentaria porque de forma natural evita la oxidación del producto gracias a la adición de alfa-tocoferol.

“Las características de este envase son útiles ya que protegen los alimentos de la oxidación durante su almacenamiento. Además es un material obtenido de fuentes renovables que cuando se deseche podrá degradarse en un tiempo corto, sobre todo en condiciones de composta”, indicó.

El ácido poliláctico es un polímero usado en contenedores de alimentos y puede procesarse en equipos convencionales como charolas, botellas o películas de protección para envases. En este caso, adicionándole vitamina E, se mantiene intacto mientras no se someta a condiciones en las que microorganismos puedan atacarlo como sucede a temperaturas altas y humedad.

La especialista comentó que produjeron este envase a nivel de planta piloto, luego comprobaron su funcionalidad con alimentos grasos y determinaron que la liberación de alfa-tocoferol en el aceite de soya prolongaba la vida de anaquel del producto, además de que no se oxidaba.

La investigación está concluida, y su aplicación se enfoca a envases de aceites vegetales, aunque podrá tener uso en otros alimentos o fármacos. En la actualidad, las expertas del CIAD estudian los efectos aditivos antioxidantes de residuos agroindustriales, en el caso particular de la industria vitivinícola.

La categoría Profesional en Tecnología es una de las cuatro áreas en las que se puede participar en la edición 2011 del Premio Nacional en Ciencia y Tecnología de Alimentos. Este año se distribuirá una bolsa de 565 mil pesos entre los ganadores. La fecha límite de registro es el 1 de julio y las bases de la convocatoria se encuentran en la página www.pnctacoca-cola.com.mx, o en  01800-704-4400 del interior de la República Mexicana.

Con información de la Agencia ID

Temas

Lee También