Viernes, 14 de Junio 2024
Suplementos | Una Decisión de peso en lo individual y en lo social

No tendré hijos porque así lo decidí

Los estudios, las obligaciones y la tensión entre la pareja, elementos de peso para tomar esta elección

Por: EL INFORMADOR

Elección. Son varios los factores a tomar en cuenta antes de tener o no hijos. ESPECIAL /

Elección. Son varios los factores a tomar en cuenta antes de tener o no hijos. ESPECIAL /

GUADALAJARA, JALISCO (24/FEB/2014).- Hace cuatro años decidí que no quería ser madre. Entonces me cuestioné si de verdad quería tener un hijo por convicción o por qué era lo que se esperaba de mí como mujer. Me encanta mi vida y soy feliz sin hijos porque así lo decidí”, asegura Camila, arquitecta tapatía de 32 años.
Pero para ella, la decisión no fue personal, pues le tomó tiempo y desvelos convencer a su esposo. “Nunca he creído que hay que tener hijos para ser feliz. Tampoco necesito ser madre para reafirmar mi feminidad. La realización de la mujer va más allá de la maternidad”.
Camila puntualiza que no tomó la decisión ni por problemas económicos ni por el trabajo. “Julián y yo ganamos bien, tenemos una linda casa y no hemos tenido problemas económicos. Tampoco tomé la decisión por mi profesión, pues casi siempre trabajo desde casa y tengo mucha flexibilidad con mis horarios”, destaca la
arquitecta.

El hogar de Camila forma parte del 8.6% de los hogares en el país que están conformados por parejas sin hijos, es decir, 2 millones 408 mil parejas que han elegido no tener familia.  En 1970, la mujer jalisciense tenía en promedio 6.7 hijos, en 2012 se reportan 2.2 hijos por mujer.

Fenómeno mundial

Lo cierto es que cada vez son más las mujeres que viven felices sin hijos. En Estados Unidos, la tasa de natalidad disminuyó un 9% de 2007 a 2011. “Mientras que desde mediados de la década del 2000, las tasas de nacimientos en Europa, Estados Unidos y varios países de América Latina han disminuido”,  de acuerdo con una publicación de BBC Mundo: “Es un hecho que cada vez más mujeres, tanto en países de altos como medianos ingresos, optan por no tener hijos”.  En Reino Unido, una de cada cinco mujeres elige no tener hijos y una de cada tres con título profesional no tiene hijos.

Cambio latino

Hay un dato que se encuentra bajo estudio, por parte de sociólogos e investigadores: Qué tanto pesa la preparación de una mujer para elegir tener o no hijos. La investigadora británica Satoshi Kanazawa, de la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres, afirma que “entre más inteligente es una mujer, es menos probable que se convierta en mamá”.

La revista Time resalta que aunque entre las mujeres con mayor nivel educativo está el mayor grupo que ha decidido no tener hijos, otros grupos demográficos, como el de las mujeres latinas, también están comenzando a cambiar.  Aunque “para la mujer latina, donde ser madre significa un orgullo y el éxito, el no tener hijos puede llevarla a ser relegada o excluida”.

Una decisión que causa controversia


Expertos en la materia reconocen que sigue existiendo presión social a favor de la maternidad. “Si bien la presión es menor que otras épocas, ideológicamente, la decisión de no tener hijos no ha sido totalmente aceptada y persiste cierto conservadurismo en la sociedad tapatía”, asegura la doctora Candelaria Ochoa Ávalos, investigadora del Centro de Estudios de Género UdeG.  “La maternidad debe ser una opción libre y voluntaria, sin que se cuestione. Las mujeres que rechazan la maternidad hoy en día tienen que estar explicando y justificando su decisión”, agrega la también maestra en Sociología.

Para Camila es desgastante tener que estar explicando por qué no tiene hijos. “Me miran como si fuera un bicho raro, algunos se lo toman como si me hubiese atrevido a desafiar su modelo familiar y me dicen que se me está yendo la edad para procrear”.

Sus padres, ansiosos por ser abuelos, suelen presionar a Camila para que reconsidere su proyecto de vida. “Mi madre cree que lo más lindo que pudo pasarle en la vida fue tener hijos, por eso no me baja de egoísta y superficial. Mi familia cree que me arrepentiré cuando me quede sola y nadie vea por mí, pero egoísta sería si
tuviera hijos solo para tener compañía en mi vejez”.

Sus amigas tampoco la entienden. “Casi ponen el grito en el cielo cuando decidí ligarme las trompas hace seis meses, la mayoría va por su segundo o tercer hijo. El rechazo es duro, la presión también. Pero no todas las mujeres nacimos con esa vocación para ser madres y darlo todo por los hijos”.

La revolución anticonceptiva


Con la invención de la píldora anticonceptiva, las mujeres tuvieron la posibilidad de elegir otros proyectos de vida más allá del rol tradicional de ama de casa o madre. Así pues, la reproducción dejó de ser una obligación social y se convirtió en una opción al desvincularse el sexo de la reproducción. Hoy una mujer puede no casarse, no tener hijos, o casarse y tener los que quiera, con padre y sin padre, o hasta con alguien del mismo sexo.

Para Candelaria Ochoa, tres cosas han cambiado en los últimos 30  años: “La esperanza de vida es mayor; la píldora anticonceptiva transformó la tasa de natalidad en los y el matrimonio ha dejado de ser la única opción para la mujer”. Junto con estos cambios, la académica explica que se han abierto opciones educativas y laborales que han influido para que las mujeres decidan ser madres o no.  

El éxito profesional

En México, seis de cada 10 mujeres dejan de trabajar cuando tienen a su primer hijo. Y si bien el hombre se ha involucrado más en el cuidado de los hijos, la realidad es que la mujer sigue siendo la principal responsable.

Diana de la Peña recuerda que desde que tenía 5 años sabía que sería una gran doctora. “Mi pasión en la vida es y seguirá siendo la medicina y no la dejaré por nada del mundo. Tampoco estoy dispuesta a sacrificar mi carrera por un hijo. Yo no nací para ser madre, nací para ser doctora de tiempo completo”.

La regidora del Ayuntamiento tapatío y profesora e investigadora, Candelaria Ochoa, tiene una amplia y reconocida trayectoria en la Academia. Con una maestría en Sociología y doctorado en Ciencias Sociales, a sus 51 años ha sido diputada federal suplente, presidenta del Consejo Social del Instituto Nacional de las Mujeres, fundadora de Mujeres por la Democracia y coordinadora del Centro de Estudios de Género de la UdeG.

No tiene hijos, pues así lo decidió conforme transcurría su vida. “Me siento muy contenta, plena y satisfecha. He tenido una carrera exitosa y aún me falta mucho por hacer. Sin embargo, también considero que los hijos no son impedimento para alcanzar lo que uno se propone, pero mientras más consciente eres de la responsabilidad que implican, te la piensas dos veces”.  Ser o no madres afectan a todas las mujeres por igual.

LO BÁSICO


Factores a evaluar

Elegir tener hijos significa renunciar a otras opciones. Algunos ejemplos pueden ser: oportunidades y promociones laborales, estudiar un posgrado o vacacionar con amigos.Toma el tiempo necesario para tomar una decisión que te haga feliz a ti. No a tus papás ni al resto de tu familia.

No debes esperar a estar cien por ciento seguro. Es una decisión enorme que afectará el resto de tu vida, por esta razón es muy difícil que no existan momentos de dudas.

Una decisión “equivocada” no arruinará tu vida. No existe tal cosa como una decisión errónea. Si te decides a tener hijos habrá momentos tan caóticos y te sentirás tan fuera de control que aunque sea en secreto pensarás “¿qué hice?”. Si decides no tener hijos habrá momentos de soledad en los que pienses “¿por qué no lo hice?”.

En el caso de que no tuvieras buena comunicación con tu pareja y eso acarreara problemas tangibles, el peso de criar y formar a un tercer humano no va a mejorar la situación, tan solo la haría más aguda. Tu intuición te deja ver pistas de si es una buena idea o no. Escúchala.

¿Tienes apoyo de familia y amigos? En momentos de crisis o cualquier evento extraordinario son ellos quienes pueden ayudarte con tus hijos.

Fuente: Elsa García en www.saludreproductiva.about.com

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones