Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 13 de Noviembre 2019
Suplementos | Por: Maya Navarro de Lemus

Mujeres que dejan huella

Ana Luz Zepeda Martínez “Lombricultura”

Por: EL INFORMADOR

Ana Luz, tiene antecedentes educativos diferentes.  Estudió Contabilidad con especialidad en Finanzas. Tuvo la nevería “La Cassata, 10 años”. Participó en un cierre contable en Monterrey, y contratada para Consultoría Financiera para dos compañías: americana  e inglesa. Especializada en Capital de Trabajo o Reingeniería de Procesos, por 10 años se mantuvo trabajando en Centroamérica, Estados Unidos y Europa. “La enfermedad y muerte de mi madre, me hizo volver a esta ciudad. La información recibida de estas compañías, era: Si las amas de casa estuvieran informadas, las ventas serían otra cosa. La mujer lleva la economía, decide en la Bolsa de Valores, en pequeñas y grandes cantidades  hace la diferencia.  Mi rumbo cambió por un gusto: La jardinería”.
El ITESO le ofreció esta opción: La Lombricultura.

 “Fertilizante natural del campo, puede hacerse de manera controlada, trasformando los deshechos de la cocina, evitando envenenarse con los químicos. Empecé con un pie de cría de ½ kilo de lombrices que traje a casa. Lo que quedaba de cáscara de papa, pepino, papaya, lo picaba para dárselos a manera de comida, trasformando los deshechos de mi cocina. Reproducidas en cubetas bien controladas sin salirse, no huelen, ni hacen ruido. Los deshechos comidos por la lombriz, se transforman en excremento y éste es el mejor fertilizante que pueda existir. Es tierra nueva, como de monte, negra, rica, huele a tierra mojada fresca.  Poniéndoselo a la planta  puede defenderse de: plagas, insectos y enfermedades. Trae la dosis justa de hormonas y antibióticos que la planta necesita. 

Al crecer  mucho las llevé a una huerta y compré un pie de cría, de media tonelada de “lombrices” y a alimentarlas… Juntando los deshechos del mercado, florerías, juguerías, tiraderos, lo que nadie quiere, pesa en el camión recolector, y  es lo que se fermenta.

Se convirtió en un proyecto interesante para los municipios, para  la gente y para estimular que los recolectores separen la basura. Estamos, varios núcleos de lombricultores trabajando en recibir los deshechos, transformándolos de manera controlada y científica produciendo: humus.

El humus  reconstituye las tierras erosionadas, empobrecidas donde ni el zacate y la maleza se dan, con esto se recupera. Es recomendado  para reforestar; mantiene la humedad de manera natural. Al plantar un árbol y agregar el humus, éste actúa como esponja natural, al regarlo  antes del temporal de lluvias se fortalece para defenderse de la siguiente temporada de secas”.

La lombriz se pone en chiqueros, encima el alimento, vive en un perímetro de 15 centímetros, sube a comer, baja, se aparea, tiene los huevecitos, excreta y vuelve a comer. Lo que queda abajo es el humus. Al sacar lo de arriba, queda  una capa de 40 centímetros, se seca al sol, porque trae lombriz pequeña viva adentro. Por reacción normal se juntan al centro protegiéndose del calor,  se quita la tierra alrededor, el núcleo de lombriz se vuelve a sembrar, lo que queda se cierne, muele, pesa, embolsa, y se encuentra en el mercado con el nombre de Nutriorganic. Se adquiere a nivel ama de casa. Distribuyéndose de manera micro. “Proyecto hacer huertos domésticos en: azoteas, patios de servicios, jardines, balcones, cualquier persona puede reciclar sus deshechos; haciendo su pie de cría de lombriz”.

La lombriz vive 15 años, son hermafroditas, los dos quedan embarazados, paren alrededor de seis huevecitos, dando cada uno pequeñas lombricitas. Reproducción geométrica. Sin dientes, debe preparárseles el alimento. Esta  actividad ayuda a no contaminar.
mayalemus@hotmail.com

Temas

Lee También

Comentarios