Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Noviembre 2019
Suplementos | Las vanguardias históricas constituyeron un cambio de paradigma en la producción artística del siglo XX

Mathias Goeritz

Los compromisos ideológicos de este proyecto político terminaron estandarizando los cánones estilísticos del arte nacional,

Por: EL INFORMADOR

1. Sí, en los inicios del siglo XX la vanguardia artística irrumpió con fuerza en toda Europa, en México, en cambio, se fue manifestando lenta y marginalmente. La necesidad de construir una identidad nueva, a causa de los primeros enfrentamientos sociales del México moderno, obligó a los gestores culturales a sacralizar la Revolución Mexicana.

Esto dio pie al proyecto vasconcelista, que con el muralismo de José Clemente Orozco, Diego Rivera y David Alfaron Siqueiros, y con los cientos de productos de la Escuela Mexicana de Pintura, logró posicionar a un arte panfletario comprometido con la doctrina de la izquierda soviética.

Sin embargo, los compromisos ideológicos de este proyecto político terminaron estandarizando los cánones estilísticos del arte nacional, limitando sus posibilidades temáticas y técnicas.

Posiblemente, como consecuencia de la mitificación de la Revolución Mexicana, el arranque del siglo XX ofreció pocos casos de experimentación artística.

Se privilegió, en cambio, el carácter académico, pedagógico y costumbrista de la producción local. Tendrá que llegar el año de 1951 para que, finalmente, Don Ignacio Díaz Morales invite al artista Mathias Goertiz (Danzig, 1915 – México DF, 1990) a incorporarse al cuerpo docente de la naciente Escuela de Arquitectura de la Universidad de Guadalajara.

Con la llegada de Goeritz a México (primero a Jalisco y luego a la capital) se produce un cambio estructural en la escena artística nacional.

Su sólida formación intelectual y el oficio adquirido en la Escuela de Arte de Altamira (España), permite que este joven desarrolle su talento, jugando con las posibilidades que le ofrecen los nuevos soportes que encuentra en el país.

Su choque con la cultura mexicana produjo un profundo impacto en sus ideas, creando un extraño híbrido que conjugaba, atinadamente, las tradiciones artesanales del Occidente de México con los principios teóricos del Bauhaus. Por todo ello, gracias a su visión de cambio, dejaría una huella en sus estudiantes de arquitectura, influyendo poderosamente en la generación de artistas que rompieron con el nacionalismo exacerbado del México revolucionario.

2. Gracias a la generosa donación ofrecida por la viuda del artista Ana Cecilia Treviño en 1994, y negociada a través del Instituto Cultural Cabañas durante el gobierno de Rivera Aceves, Jalisco cuenta con la colección más completa e importante de Mathias Goeritz. Por esta razón los tapatíos hemos disfrutado, en distintos momentos, de la obra de este artista.

Recientemente (del 12 de mayo al 20 de Octubre de 2008) se presentó, al interior de las salas construidas por el gran arquitecto Manuel Tolsá, una muestra de Goeritz que reunió aproximadamente 100 obras. Con los característicos materiales que utilizó a lo largo de su trayectoria profesional, Goeritz estudió las posibilidades físicas y simbólicas asociadas a cada elemento de trabajo, y con ello produjo una obra de carácter, esencialmente, metafísico.

Mathias fue un artista de avanzada que, en su tiempo, futureó con algunas corrientes artísticas, tales como el minimalismo, el arte povera y, por su puesto, el arte conceptual.

La exposición del Cabañas, curada por Alicia Lozano y museografiada por Migdelina Durazo, resalta la influencia que ejerció la ciudad de Guadalajara en la vida y obra de este creador. Su contacto con el ingeniero Matute Remus y con el arquitecto Barragán, así como su interés en la artesanía y otras tradiciones regionales, le confiere un halo especial.

Así, al recorrer la exposición vemos, entre muchas otras cosas, estrellas volumétricas de grandes dimensiones hechas con láminas de metal, retablos dorados (lisos y perforados), esferas y otras figuras geométricas que contrastan con los dibujos y con las pinturas realizadas al estilo de Paul Klee y Joan Miró. De alguna manera, estos trabajos, son la traducción de una sensibilidad europea resuelta con las soluciones.  

El extraordinario montaje de esta muestra hace énfasis en la geometría de su obra y, a la vez, juega con la simpleza de sus soluciones mexicanas.

3. Las vanguardias históricas constituyeron un cambio de paradigma en la producción artística del siglo XX. El espíritu rebelde y experimental que caracterizó estos movimientos, puso el énfasis en los aspectos compositivos y matéricos de la imagen, remplazando al arte representacional y academicista, por estructuras estrictamente visuales. Sin embargo, México se mantuvo al margen, desarrollando en cambio una figuración asociada a una suerte de Realismo Social, cuyo propósito era fundamentalmente doctrinario.

Con Mathias Goeritz se produce una ruptura que dará inicio a la abstracción, así como a las primeras corrientes conceptualistas.

El periodo que Mathias vive en nuestra ciudad delineará las rutas por las que transitará el resto de su vida, que van de los retablos monocromáticos al reciclaje de materiales, pasando por la escultura geométrica y la producción de poemas concretos. Con esto, Mathias legará importantes obras como las Torres de Satélite (México D.F.), el Pájaro Amarillo (Guadalajara) o el Museo Experimental El Eco (México D.F.).

PATRICK CHARPENEL

Temas

Lee También

Comentarios