Miércoles, 20 de Octubre 2021

LO ÚLTIMO DE Suplementos

Suplementos | La aparición de páginas más sofisticadas se convierte en una opción de consulta

El hiperespacio del conocimiento

La aparición de páginas cada vez más sofisticadas se convierte en una opción de consulta académica

Por: EL INFORMADOR

Contar con una sola fuente hoy es obsoleto, ya que existen diversas herramientas para sacar provecho del internet. ESPECIAL / news.microsoft.com

Contar con una sola fuente hoy es obsoleto, ya que existen diversas herramientas para sacar provecho del internet. ESPECIAL / news.microsoft.com

GUADALAJARA, JALISCO (03/AGO/2015).- No todo en el ciberespacio se trata de redes sociales, foros de discusión, memes de 9Gag, juegos en HTML5 o videos graciosos en YouTube. Aunque muchas veces se encuentra en segundo plano, la oferta académica y de soporte de estudios se sigue incrementando, para beneficio tanto de profesores como de alumnos.

El uso de los portales de internet y sus aplicaciones ha encontrado en este milenio un crecimiento explosivo dentro de los planes de estudio. Ya quedó muy atrás la “satanización” de la súper carretera de la información como un lugar del que se “bajaban” tareas completas. Y aunque siguen existiendo este tipo de páginas, la dudosa calidad de sus contenidos las han ido convirtiendo en una opción cada vez menos popular entre los estudiantes.

Ahora, los maestros de las nuevas generaciones prefieren incorporar la web como una herramienta útil dentro del plan de estudios e incluso estimulan a los alumnos a contrastar la información que encuentran en la red y no quedarse con la primera fuente de datos que encuentren.

La posibilidad de crear grupos privados dentro de las redes sociales, marcar eventos en el calendario e incluso intercambiar, corregir o ampliar información, convierten a Facebook y a Twitter en nuevos aliados dentro de las aulas. La clave para que esto funcione es la comunicación y sobre todo, que todos en el salón se encuentren en la misma sintonía de que al menos en la escuela, internet debe servir para aprender y no para entretener.
 
Las opciones:

La página de tu escuela: La mayor parte las escuelas y universidades cuentan con un portal donde se colocan noticias, planes de estudios e incluso algunas instituciones ofrecen un servicio de correo que se convierte en el “oficial” durante la carrera.

Es básico que darse una vuelta de forma constante por la página de la universidad para estar al tanto de la actualidad de la institución educativa, como ofertas de becas, planes de estudio, cambios de horarios o modificación en el costo de las clases. A través de ella también se pueden realizar trámites e incluso pagos así como verificar el avance de las calificaciones.
 
RAE: ¿El mejor diccionario en línea? Sin duda, pero la Real Academia Española es mucho más que eso. La página está diseñada para sacar de dudas en campos como la gramática, lexicografía, ortografía y bases de datos lingüísticas. Su interfaz es muy sencilla (quizá demasiado), lo que la convierte en una de las opciones preferidas para cualquier grado académico. También cuenta con un servicio de consultas personalizadas, que se responde un académico a vuelta de correo, aunque el tiempo de respuesta puede variar. (www.rae.es)
 
Google Earth y Maps: Desde su aparición, Google Earth se convirtió en una de las páginas más populares por su gran nivel de detalle y los datos que a partir de allí se pueden obtener del planeta, los continentes e incluso las principales ciudades del mundo. Tiene un apartado especial para educadores con lecciones, tutoriales y una comunidad para resolver dudas que surjan por parte de los usuarios.
Una de sus grandes virtudes es que constantemente recibe actualizaciones por parte de Google, aunque hay que tener una buena conexión para poder disfrutarla, pues sus imágenes suelen ser pesadas. (www.google.es/intl/es/earth).
 
Google Art Project: Lo que Google hizo por el planeta y las ciudades con Earth y Maps, lo replicó con los museos en su siguiente proyecto, Art Project. La página del gigante informático permite “visitar” de forma virtual 151 museos de 40 países.

El paseo incluye apreciar a detalle más de 30 mil piezas de arte, entre pinturas, grabados, retablos y estatuas de la época antigua, medieval, el renacimiento, el barroco y la edad moderna que fueron cuidadosamente escaneadas. Además, permite que el usuario arme su propia galería con sus piezas favoritas. (www.googleartproject.com).
 
Redes sociales: Las redes sociales pueden convertirse en la extensión ideal del programa de estudios, siempre y cuando se negocie el “cómo se va a usar”.

-Facebook: La gran virtud de Facebook es su popularidad, por lo que es probable que todos en el salón cuenten con un perfil dentro de esta red social. Antes de intentar crear una dinámica dentro de la red social, es importante que entre los alumnos se pongan de acuerdo qué y cómo van a compartir los contenidos. El servicio ofrece una serie de filtros de privacidad que pueden ser de mucha ayuda para encausar el proyecto.

El “Face” permite crear grupos dentro de los contactos, por lo que es recomendable crear un “salón virtual” donde los compañeros de clases estén en contacto.

Los trabajos escolares y avances se podrán cotejar de forma más sencilla, y de paso, puede ser un factor de integración dentro del grupo. Ojo, es decisión del maestro integrarse o no al grupo. Antes de comenzar a usarlo en la escuela, es buena idea ponerse de acuerdo en la dinámica y lo que se va a permitir, para evitar malos entendidos y que se llene de spam en un futuro.

-Twitter: A través de la red social representada por el pajarito azul, se pueden dar avisos rápidos, tips y de estudios y anuncios. También permite crear listas personalizadas para los usuarios, lo que depura la información que se obtiene a través del Timeline.

Twitter también abre la posibilidad de seguir cuentas de instituciones educativas, profesores y cursos. En años recientes ha mejorado sus políticas de privacidad y anti-spam, lo que le da cierto respaldo.
 
EL DATO

Ojo con las fuentes

¿Apostar por Wikipedia?


Muchas veces encabezando la búsqueda en Google en todo tipo de consultas, Wikipedia se alimenta de miles de manos todos los días, alimentándolas con nuevos contenidos y precisiones sobre los ya existentes. Es justamente allí donde reside su mayor virtud y probablemente su mayor defecto: Cualquiera, preparado o no, puede editar sus textos.

Aunque en años recientes los filtros de edición se han vuelto mucho más rigurosos,  es imposible asegurar que el portal esté exento de errores. Si se va a usar alguno de sus contenidos, debe ser una regla general el compararlos con otras fuentes y jamás considerar la Wikipedia como una fuente universal de verdades y datos fiables.

Temas

Lee También