Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 13 de Octubre 2019
Suplementos | Un paseo por uno de los rincones del Sur la República que ha conservado su magia

El descanso llamado Chamula

Un paseo por uno de los rincones del Sur la República que ha sabido conservar su magia ancestral

Por: EL INFORMADOR

El corazón del pueblo está en el templo, que presume una influencia de arte popular. EL INFORMADOR ARCHIVO /

El corazón del pueblo está en el templo, que presume una influencia de arte popular. EL INFORMADOR ARCHIVO /

GUADALAJARA, JALISCO (21/SEP/2014).- Chiapas es uno de los Estados en donde el México antiguo aún se respira. Entre la frondosa selva, herencia prehispánica y las húmedas montañas que visten al territorio sureste, saltan pequeños rincones que acogen al visitante que está en busca de relajación y tradición gastronómica.

Uno de estos sitios es San Juan Chamula, un Pueblo Mágico que enamora a primera vista gracias a sus pintorescas calles que recuerdan a cada paso el más puro folclor étnico, el misticismo de la naturaleza, y sobre todo, una tranquilidad absoluta de un clima donde el Sol es amable con la piel y los aires frescos revolotean en la cabeza.

San Juan Chamula goza de una ubicación privilegiada, pues su cercanía con San Cristóbal de las Casas —a no más de 10 kilómetros— le permite ofrecer a sus paseantes una estadía más que completa entre actividades deportivas, atracciones culinarias, recorridos por su legado arquitectónico y carnavales multicolores que mantienen despierta a la comunidad durante todos los días del año.

Para disfrutar plenamente a Chamula es necesario quedarse, al menos, por tres días enteros para recorrer cada centímetro de su colonial estampa y adentrarse en el cálido fervor de sus habitantes que no dudan en consentir a sus huéspedes con lo mejor de sus artesanías y platillos típicos de la región.

El primer contacto

Estar en Chamula y no visitar su templo es como no haber estado. En el corazón del pueblo está la edificación de fachada blanca que presume de una influencia de arte popular, a juego con marquesinas azuladas que combinan estratégicamente con el ávido cielo colmado de nubes.

Este sitio representa a uno de los centros ceremoniales más importantes de la comunidad tzotzil, que recibe al visitante con sus arcos remetidos y decorados con flores cuadripétalas y círculos labrados pintados en colores vivos, en compañía de santos y santas que son vestidos a la usanza indígena con cintas tejidas.

Este religioso recinto es perfecto para los gustosos de la fotografía, pues representa un reto creativo el capturar la totalidad de su espacio desde diferentes ángulos a través de la lente. Aunque es una belleza, este templo aún no está terminado en su interior, por lo que sus entrañas están totalmente prohibidas a la tecnología de la imagen.

Más allá de lo imponente de este místico lugar, lo asombroso es encontrarse a feligreses que manifiestan su devoción y creencia de rodillas a los muros, agradeciendo los milagros concedidos por las llamadas patronas de la comunidad: Santa Marta y Magdalena, que a consideración de los habitantes son recordadas con cientos de velas y espejos colgados que, según se dice, sirven ahuyentar a los malos espíritus que rondan por ahí.

No muy lejos de ahí está el cementerio municipal, un peculiar espacio en donde las tumbas no cuentan con lápidas, pero sí con cruces de múltiples colores en honor a la cultura Maya que representan a “Chul Metic” (Dios Madre) y a “Chul Totic” (Dios Padre), que siguen dando vida a las leyendas del lugar, en donde, incluso, se asegura que algunas de éstas criptas pertenecieron a los primeros poblados españoles que pisaron tierra chiapaneca.

Experiencia completa


A 10 minutos de Chamula está Zinacantán, otra maravilla tzotzil, a la que se llega a través de la carretera coloreada por invernaderos en donde se presumen cultivos de tulipanes, orquídeas, azucenas y gerberas, que también conducen hasta sus artesanales calles empedradas y casas de adobe tradicional.

Aquí la artesanía está en su máxima expresión, en especial cuando se conoce a las mujeres que trabajan en el telar de cintura, vestidas de sus más elegantes prendas con elegantes faldones y blusas bordadas con motivos florales.

Disfrutar del sabor chiapaneco también es posible aquí, sobre todo cuando las mujeres encienden el fogón y comienzan a preparar las tortillas directamente en el nixtamal, los frijoles y el café son hervidos en ollas de barro y el molcajete se responsabiliza del guacamole y las salsas martajadas. La pepita molida es otro deleite cuando las cacerolas la mezclan con queso y crema.

Aprovechando la estadía en Chiapas también hay que disfrutar de los escenarios de San Cristóbal de las Casas. Si el tiempo es corto, no dudes en acudir a los módulos de atención en donde se ofertan recorridos a través de los “I-Pod tours”, que permiten al turista realizar su expedición a su propio ritmo y a pie, acompañado de narraciones y explicaciones a detalle de cada sitio.

Habrá que ir también al Museo del Ámbar, en donde se exhiben piezas de resina fósil de los árboles mesozoicos extraídos de las minas chiapanecas. Otra opción es el Museo de Culturas Populares, ubicado en la calle Diego de Mazariegos y 12 de octubre, que muestra lo mejor de los grupos étnicos, desde su forma de vestir, sus fiestas y tradiciones.

Con sabor casero


Otra muy noble tentación de Chamula son sus bebidas tradicionales que perduran al tiempo. Indispensable será el deleitarse con el “pox” o “posh”, un aguardiente de concentración fuerte que se realiza mediante maíz fermentado. También está el “pozol”, un trago más sencillo de maíz amarillo molido que es sazonado con el aroma de las hojas de plátano.

Para calmar el hambre habrá que dejarse cautivar con la “carne a la chamula” y rematar con el dulce tradicional a base de “chilacayote”, una verdura propia de la región que se asemeja a la calabaza y que, paradójicamente, reduce los niveles de azúcar en la sangre.

TOMA NOTA

¿Cómo llegar?


Desde Guadalajara, aerolíneas como VivaAerobus cuentan con vuelos directos hasta Tuxtla Gutiérrez desde los mil 500 pesos aproximadamente. En tanto que otras opciones como Volaris cuentan con salidas desde la Ciudad de México con aterrizaje en Tuxtla Gutiérrez, desde tres mil 200 pesos.

SABER MÁS

¿Dónde dormir?

* Hotel Bo, ubicado en calle 5 de Mayo #38, en Barrio de Mexicanos en San Cristóbal de Las Casas. Más información en www.hotelbo.mx y al teléfono 01 (967) 678-1515.

* Hotel San Marcos, ubicado en calle Crescencio Rosas #21, en Santa Lucía, en San Cristóbal de Las Casas. Más información en www.hotelsanmarcossc.com.mx y al teléfono 01 (967) 116-0519.

* Hotel Diego De Mazariegos, ubicado en calle 5 de Febrero, en San Cristóbal de Las Casas. Más información en el teléfono 01 (967) 678-0833.

Temas

Lee También

Comentarios