Jueves, 27 de Enero 2022

LO ÚLTIMO DE Suplementos

Suplementos | Concurso Regional de Baristas

Amor al café

Durante tres días, 17 expertos del café dejaron volar su imaginación para preparar las mejores creaciones de esta multifacética bebida

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO (28/MAY/2010).- El primer Concurso Regional de Baristas en el Occidente del país fue todo un éxito. México cuenta con nuevos talentos que prometen ser dignos representantes del café mexicano a nivel mundial. La competencia contó con la participación de 17 expertos de esta deliciosa bebida, algunos novatos y otros con muchos años de experiencia se reflejaron en el exquisito sabor, aroma y presentación del café.

Fueron seis los finalistas que lograron llegar a la recta final de la competencia. Cada uno de ellos tuvo que superar dos pruebas previas para colocarse en los primeros peldaños. Durante los encuentros cada participante aprovechó al máximo los 15 minutos con los que contaba para preparar un expreso, un capuchino y una bebida especial de creación propia.

Los colores y contrastes de sabores fueron recurridos en la tercera preparación. Los siete jueces, con un rostro inexpresivo saborearon cada una de las bebidas, a la vez que hacían anotaciones y revisaban hasta el mínimo detalle: limpieza, velocidad, aptitud del barista, tranquilidad, tanto que para la bebida calificaban el  color, la textura, el sabor y el aroma.

Antes de dar inicio a la competencia el actual campeón nacional de baristas de México, Fabrizio Sención Ramírez dio una demostración de esta actividad, considerada todo un arte. Habló sobre la importancia de que el país retome la cultura por el buen café y la calidad que éste debe poseer al momento de ser degustado por cualquier persona. Anunció que será el representante en la competencia mundial de baristas el próximo 23 de junio en Londres, dónde espera coronarse como el embajador de café ante el mundo.

Competencia llena de sabor

Martín López, maestro de la ceremonia, fue el encargado de acompañar a los jóvenes durante el proceso de preparación y a su vez resaltar las virtudes del café para explicar un poco la diversidad  que esta bebida puede alcanzar cuando la creatividad y el sabor se unen para dar una experiencia única al paladar. El primer concursante en salir a escena fue Ubaldo Amaya, originario del Estado de Michoacán y barista del Café Europa. Preparo espressos y capuccinos para que los jueces iniciaran con la calificación. Su especialidad fue sencilla y natural pues los ingredientes que utilizó fue esencia de té verde y miel, que dieron un toque dulce y ligero.

El segundo competidor fue Julieta Vázquez, la única mujer finalista procedente de San Luis Potosí y barista del Café July. Preparó espressos y capuccinos, y su bebida especial fue bastante dinámica. La infusión de moras acompañada con avellanas, leche fresca y un pequeño toque de vainilla abrían las expectativas de los jueces asombrados ante la combinación de ingredientes.

Arturo Cuevas fue el siguiente en pasar a la máquina especial de café. El conocimiento y tips del café  se hacían evidentes ante la explicación de los concursantes. Detalló  a los jueces el motivo qué lo llevó a elegir café michoacano y veracruzano para la preparación de su espresso que fusionó con cacahuate y vainilla, al capuccino optó por utilizar leche orgánica con calidad supreme, mientras que a su especialidad añadió jengibre, chocolate blanco y un twis de naranja.

La participación tapatía no se hizo esperar y Ricardo Cárdenas del Café 5pm, dejó en claro que la competencia se tornaría reñida al presentar al ingrediente estrella qué utilizaría, el zapote negro. Las dos primeras bebidas fueron tradicionales, espresso y capuccino, y lució su experiencia como barista al hacer un decorado de corazón con la espuma de la leche. El apoyo de su porra denotaba la emoción al ver concluida la preparación de su especialidad. Ricardo explicó al jurado que el zapote daría un toque mágico a la bebida. Sirvió sobre las copas una jalea de zapote previamente congelada y un toque de naranja natural.

Un concursante más de San Luis Potosi, Jesús Manuel Vázquez demostró que el café es capaz de adaptarse a cualquier sabor e ingrediente. Un toque arábigo con cocoa, chocolate, vainilla y limón lucieron en los capuccinos, tanto que su especialidad se basó en una mezcla perfecta de canela y vainilla, agrando un extra de avellana que dio un intenso aroma al café.

Finalmente Esaú Pérez, de Guadalajara del Café Etrusca, sirvió espressos y capuccinos con café veracruzano. Su especialidad se enfocó a una composición de vainilla, cacaco, tabaco y una pequeña porción de dulces del Oriente.

Los ganadores

La oportunidad terminó para cada participante y los siete jueces se tomaron el tiempo necesario para determinar quién sería el ganador de tan reñido concurso. Durante la espera, Miguel López exhortó a difundir la cultura del café por todo México, a preferir el consumo de café por encima del refresco. Enfatizó que el suelo mexicano está a la altura de países productores como Italia y Noruega, además de que la producción y siembra del café genera importantes fuentes de empleo.  

Los jueces revelaron el veredicto final y anunciaron que el sabor y la presentación de la bebida fueron fundamentales para dar los tres primeros lugares, quedando de la siguiente manera:

Ganadores:

1ro. Arturo Cuevas

2do. Ricardo Cárdenas

3ro. Ubaldo Amaya

4to. Esaú Pérez

5to. Jesús Manuel Vázquez

6to. Julieta Vázquez

Premios especiales

Mejor expresso: Jesús Manuel Vázquez

Mejor capuchino: Arturo Cuevas

Mejor especialidad: Ubaldo Amaya
 
Pasión y vida

Federico Hernández, un joven tapatío de 20 años, estudiante de mercadotecnia y con poca experiencia como barista, se aventuró a participar dejando todo su esfuerzo y talento en 15 minutos que trascenderán por una vida.

“Es la primera vez que participo y sé que no voy a olvidarlo. Yo comencé como barista hace sólo seis meses y aunque toda mi familia ha estado muy cerca del café, nadie había tomado este rumbo. Estoy seguro que descubrí una pasión”, explica.

Y pese a ser novato, la calma y el profesionalismo lo acompañaron en todo momento; pocos hubieran adivinado que Federico recién encontró su vocación. Además las porras de sus amigos y familiares y el apoyo del café que representó, La flor de Córdoba, lo hicieron sentirse más seguro y animado.

Sobre su bebida especial, asegura que lo dejó muy contento y la describió como “sencilla, pero muy disfrutable”. La mezcla final, a la que llegó luego de probar agregando frutas y sabores exóticos, constaba de añadir macadamias y caramelo a su espresso. Una combinación suave, deliciosa y original: “El Macarelo”.

Aunque Federico no logró posicionarse dentro de la recta final, su participación abre camino a una vida entregada al café y a la preparación constante. 

Temas

Lee También