Martes, 07 de Julio 2020
null
México

Santa Lucía pegaría a bolsillos de pasajeros

El traslado a zonas emblemáticas de la capital desde Texcoco sería más barato, según un comparativo en la plataforma de Uber

El Informador

Hoy inicia la consulta pública para definir el futuro de la sede del nuevo aeropuerto capitalino. De construirse la terminal en la Base Aérea de Santa Lucía, los pasajeros gastarían más dinero y tiempo en moverse hacia distintos puntos tradicionales de la Ciudad de México, comparado con la opción que se encuentra en construcción en Texcoco.

Tras cotizar los traslados en la plataforma de Uber, una de las más usadas, se seleccionaron ambos espacios como puntos de partida hacia lugares estratégicos como Santa Fe, Zócalo, Polanco, Estadio Azteca y Xochimilco. Prácticamente costaría el doble en precio y tiempo trasladarse desde Santa Lucía.

Aunque el lugar más lejano y costoso de las dos sedes es la zona comercial y hotelera de Santa Fe, la diferencia económica es de 253 pesos. Los usuarios pagarían 319 pesos desde Texcoco, mientras que los que salgan de Santa Lucía deberán erogar 572 pesos (costos actuales que podrían ser modificados).

Miguel Guzmán, quien trabaja como chofer, considera que es más factible el tránsito terrestre por Texcoco. “Por la ruta a Lagos, de allí hacia el aeropuerto el tiempo es mínimo. Es una vía más rápida, en línea recta, no hay ninguna falla; en cambio, si voy a Santa Lucía tengo que salir por la vía a Morelos, es la única que jala y haría más tiempo. Se complica más en horas pico”.

Mientras aerolíneas estadounidenses, empresarios, industriales y banqueros mexicanos, controladores y pilotos optan por Texcoco como la mejor alternativa, la propuesta de la próxima administración federal es combinar la operación del actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México con dos pistas en Santa Lucía y el reforzamiento de la terminal de Toluca. Ante esa postura de Andrés Manuel López Obrador (quién afirma que Santa Lucía otorgaría un ahorro de 100 mil millones de pesos), por eso se lanza la consulta pública para que sea la población la que defina la mejor opción, con la instalación de mil 73 mesas de votación en 538 municipios de las 32 Entidades.

Los costos para el pasajero

  Lugar Precio (pesos) Tiempo Distancia en Km
Texcoco Santa Fe (zona hotelera) 319 1 hora 21 minutos 39.3
Santa Lucía 572 1 hora 42 minutos 87.1
Texcoco Zócalo 170 43 minutos 22.1
Santa Lucía 341 1 hora 19 minutos 43.9
Texcoco Polanco (zona hotelera) 219 54 minutos 28.4
Santa Lucía 368 1 hora 24 minutos 46.9
Texcoco Estadio Azteca 269 58 minutos 33.6
Santa Lucía 493 1 hora 29 minutos 65.2
Texcoco Xochimilco 293 1 hora 12 minutos 35.9
Santa Lucía 528 2 horas 5 minutos 66.4
Carlos Alfonso Morán Moguel, próximo subsecretario de Transporte, y Javier Jiménez Espriú, futuro titular de la SCyT ofrecieron una conferencia para informar sobre el último estudio realizado sobre el tema del nuevo Aeropuerto. NOTIMEX

Previo a consulta, equipo de AMLO omite párrafo contra Santa Lucía

A unos días de que iniciara la consulta nacional sobre el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, el equipo de transición de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) habilitó una página en donde la población puede enterarse sobre los distintos proyectos que se someterán a la opinión de la población.

En la página mexicodecide.com.mx se colocó un documento, de 13 páginas, en el que se hace una comparación sobre las ventajas y desventajas del aeropuerto en Texcoco y la propuesta de López Obrador de ampliar la base área en Santa Lucía y reforzar la terminal de Toluca. En la novena página se cita un estudio de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) realizado en 2013, titulado “Necesidad e Idoneidad de la Solución Propuesta para el Nuevo Aeropuerto”, en la que se asegura que el proyecto es viable; sin embargo, uno de los párrafos citados está incompleto.

En el documento se puede leer:

“Aunque en un principio no es parte del alcance del estudio, la Base Aérea de Santa Lucía, se encuentra a 36 kilómetros aproximadamente del AICM, distancia que se reduciría si lo que medimos es la separación de sus espacios aéreos. Es una zona despejada con buena climatología local, con características mecánicas del terreno que no parecen tener especiales notaciones críticas y dispone de espacio para crecer, en principio de manera moderada. Las trayectorias principales de operación son compatibles entre ambos aeropuertos, aunque serían menos con hipotético aeropuerto en Texcoco”.

Añade: “En la mayoría de los parámetros que sirve para realizar un análisis comparado entre las distancias alternativas que ofrecen los posibles emplazamientos de aeropuertos complementarios del AICM, Santa Lucía, cuenta con argumentos fuertes como los expuestos en el párrafo anterior para ser una poderosa opción”.

Pero ese texto no está completo. Lo que no se publica en el documento presentado en la página es que, de acuerdo con ese mismo estudio, se precisa:

“Sin embargo, si se trata, no solo, de que, ahora, absorba la demanda no atendida del AICM, sino que, en un horizonte de treinta años, sea quién lo sustituya por completo, Santa Lucía puede resultar claramente insuficiente”.

Además, muestra la zona con la que cuenta la base aérea de Santa Lucía para su adaptación, “sin considerar posibles expropiaciones”.

Por otra parte, de lo que se encuentra en la página de la consulta, el pasado 11 de octubre, durante una conferencia de prensa, el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, citó el mismo texto para respaldar el proyecto en Santa Lucía, pero de igual manera decidió obviar la última parte del mismo.

“La OACI presentó un documento, un estudio a Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) en noviembre de 2013, un estudio que se mandó a hacer para definir el espacio aéreo para el aeropuerto que está en construcción. Dentro de ese documento, que no conocíamos a detalle… dentro del documento de ciento sesenta y tantas páginas, en la página 69 hay dos párrafos que me voy a permitir leerles...”.

Después de hacerlo, aseguró que se puede concluir que “es compatible, dice este estudio, Santa Lucía con el AICM”.

GUÍA

Capacidad actual

  • El estudio de NavBlue, que se encuentra disponible en la página lopezobrador.org.mx, se asegura que la probabilidad de aumentar la capacidad del aeropuerto existente es “ínfima” al “no existir terrenos para nueva pista”.
  • Sobre la posibilidad de utilizar el aeropuerto de Toluca como complemento al AICM, el documento indica que: “Este aeropuerto es el único que se encuentra en el Estado de México y por distancia e infraestructura tiene las mejores opciones de servir de complemento al AICM. En el aspecto de navegación aérea, sin embargo, es necesario constatar el cruce de las trayectorias de entrada/salida que tienen ambos aeropuertos, lo cual, no representa un escenario insalvable, pero sí, la necesidad de una coordinación importante”.
  • En el escenario hipotético de un nuevo aeropuerto en Texcoco, “las trayectorias se alinean, con lo cual, el manejo del tráfico en ambos aeropuertos se simplificaría. Las coordinaciones, además, están condicionadas con el obstáculo que representa el Volcán Popocatépetl”.
  • Entre las grandes debilidades de utilizar como complemento el aeropuerto de Toluca está que “durante los últimos meses del año, es frecuente la aparición de nieblas, que condicionan fuertemente la operación durante una media de 40 días al año. Ello obliga a que las compañías aéreas asuman costes adicionales en la operación en Toluca”.

“No chocan los aviones”

El próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, presentó ayer un estudio realizado por la compañía europea NavBlue, el cual avala la factibilidad aeronáutica de Santa Lucía y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

NavBlue forma parte de la compañía Airbus, fabricante de aviones y helicópteros en Europa, y está especializada en gestión de operaciones de vuelo y tráfico aéreo.

Jiménez Espriú dijo que el estudio llegó a la conclusión de que se pueden tener hasta 140 operaciones por hora, operando el AICM y Santa Lucía, en contraste con las 60 o 70 operaciones por hora que tiene actualmente la vieja terminal área. “MITRE dijo que no eran viables (Santa Lucía y el AICM) porque podrían cruzarse las trayectorias (de los aviones) y podría haber accidentes; después hubo una modificación en su posición, diciendo que sí era viable, pero no con las frecuencias necesarias para desahogar la situación actual del aeropuerto. Este es un estudio para demostrar que se pueden usar los dos aeropuertos, funcionan bien y no chocan los aviones, no vamos a cometer la barbaridad de hacer una propuesta donde no haya una absoluta seguridad”. No obstante, este estudio tendrá que ser complementado con una evaluación de otros elementos: económicos, conectividad y los sistemas de control de tráfico aéreo, así como la preparación de los controladores aéreos.

Respecto a la intersección de los aviones que la empresa MITRE había advertido en la zona de San Mateo, aseguró que no hay tal intersección con la propuesta que hace NavBlue.

Pagan diagnóstico

El estudio tuvo un costo de 159 mil dólares, los cuales se obtuvieron del fondo del Gobierno de transición y la selección de la compañía fue por asignación directa.

El aeropuerto de Guadalajara está cerca de saturarse. EL INFORMADOR/Archivo

CLAVES

Falta conectividad 

La propuesta de utilizar la base de Santa Lucía como aeropuerto alterno al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) requiere de estudios previos y la creación de infraestructura para conectar ambas terminales.

La distancia que hay entre el AICM y Santa Lucía, en línea recta, es de 30 kilómetros, por lo que se requiere una ruta de traslado directo en autobús o tren ligero, para que los viajeros que llegan en vuelo nacional, pero necesitan tomar uno internacional, lo hagan en poco tiempo.

El equipo de Andrés Manuel López Obrador no ha detallado si en Santa Lucía habría operaciones nacionales o internacionales, o ambas opciones.

De acuerdo con el estudio Sistema Aeroportuario del Valle de México del ingeniero José María Riobóo, el recorrido para ir del AICM a Santa Lucía tomaría de 30 a 40 minutos.

Para facilitar la llegada al aeropuerto de Santa Lucía en transporte público, el Plan Maestro + Edificio Terminal elaborado por Grupo Riobóo, prevé construir vialidades exteriores tipo Metrobús, por un monto de 16 mil 500 millones de pesos. Además de edificar un distribuidor vial Chamapa-Circuito Exterior Mexiquense y un tramo faltante del Viaducto Bicentenario-Circuito Exterior Mexiquense. Y la construcción de un tren rápido entre ambas terminales, el cual tendría un costo de 43 mil 677 millones de pesos.

En todo caso, la Cámara Nacional de Aerotransportes afirma que tratándose de aerolíneas internacionales, esencialmente estadounidenses, canadienses y del cono Sur, existirían afectaciones promedio diario de hasta 15% en los pasajeros de salida, que son conexiones provenientes de destinos nacionales hacia internacionales, considerando usuarios, equipaje, carga y servicios.

Los 7 puntos que debe conocer

Texcoco Santa Lucía
1.- Costo estimado

Primera fase: 285 mil millones de pesos.
90% de recursos privados.
10% de recursos públicos.

No hay proyecto ejecutivo.
El equipo de transición habla de 75 mil millones de pesos.
A esta cifra hay que sumarle el pago de 120 mil millones de pesos por costos de la cancelación de Texcoco.
Costo: 195 mil millones de pesos.
2.- Capacidad de pasajeros
Primera fase: 70 millones por año.
Segunda fase: 125 millones por año.
No hay proyecto ejecutivo.
El equipo de transición estima entre 70 y 80 millones por año.
3.- Capacidad de carga (mercancía)
634 mil toneladas por año. No hay proyecto ejecutivo.
4.- Estudios técnicos y de operatividad
Avalado por MITRE y la Organización de Aviación Civil Internacional. No hay proyecto ejecutivo.
5.- Estudios de impacto ambiental
9 manifestaciones de impacto ambiental. No hay estudios.
6. Distancia del Aeropuerto “Benito Juárez”
5 kilómetros 33.5 kilómetros
7.- Estudios de acceso a la movilidad
El proyecto incluye:
Reacondicionamiento de 8 tramos carreteros.
Acondicionamiento de 11 vialidades.
6 ampliaciones de líneas de transporte y Tren Exprés.
No hay plan de movilidad.

Fuente: Imco.

“Mañana vamos a estar hablando de Guadalajara...”

Más allá de la opción de seguir o no con la construcción del nuevo aeropuerto, en opinión del director técnico del Sindicato de Pilotos Aviadores de México (ASPA), Francisco Gómez Ortigoza, la discusión sobre la situación aeronáutica nacional debe ir más lejos: “Algo muy importante, realmente hemos estado pugnando porque se eleve el nivel de la plática. Ahorita estamos hablando sólo de un aeropuerto, pero realmente el tema que deberíamos estar discutiendo nacionalmente es que debemos hacer una política aeronáutica de Estado que incluya, dentro de ella, el tema de los aeropuertos. El día de hoy hablamos de la Ciudad de México, pero mañana vamos a estar hablando de Guadalajara, que está cerca de saturarse, del aeropuerto de Monterrey, de San José del Cabo, del aeropuerto de Cancún, de la reglamentación que nos queda corta…”.

Después de la consulta, acentúa que “debemos sentarnos todos y saber qué vamos a hacer con nuestra aviación. El factor de cantidad de gente que vuela es muy bajo, pero nuestra aportación al PIB es muy alta. ¿Cómo vamos a usar a la aviación como una palanca de desarrollo nacional? Nosotros somos una industria de muy alto valor para generación de riqueza en México y no hay que estar discutiendo un aeropuerto que evidentemente sabemos cuál es mejor desde una perspectiva nacional aeronáutica. La plática debe ir más allá”.

La construcción del aeropuerto en Texcoco planea incrementar el número de turistas que llegan a nuestro país y eso va a causar que “la derrama de tráfico sea muy amplia hacia los aeropuertos de la red nacional, entonces vamos a empezar a ver aumentos de tráfico, el pasaje aumentará, y eso va a causar que los aeropuertos se desarrollen más y obviamente que necesitemos pensar no sólo en una remodelación estética sino de una estructural”.

Alza

  • De acuerdo con cifras del Grupo Aeroportuario  del Pacífico (GAP), en septiembre de 2018, sus 13 terminales aéreas registraron un incremento de 12.7% comparado con el mismo periodo del año anterior.
  • Los pasajeros nacionales presentaron un incremento de 15%, mientras que los internacionales incrementaron 8.7 por ciento.
  • En septiembre de 2017 viajaron un total de 985 mil usuarios; en el mismo mes de este año, las cifras indican un millón 096 mil pasajeros.

 

Decidimos no abrir más urnas, responde vocero

Jesús Ramírez, quien es vocero del Gobierno electo de López Obrador, respondió que está todo listo para realizar la consulta ciudadana del 25 al 28 de octubre. Sin embargo, argumentó que, tras la petición de líderes de las cámaras empresariales de instalar mesas de consulta en varios aeropuertos del país, se decidió no instalar más mesas para no afectar la “certidumbre” del ejercicio.

“Recibimos petición de organismos empresariales, ciudadanos, organizaciones sociales, incluso poblaciones que piden mesas en muchos lugares. Estudiamos el caso, pero por razones de la organización, de la capacidad y de garantizar certidumbre, que se va controlar el proceso y sea transparente, decidimos no abrir más urnas. Decidimos que, aunque tuvieran razón, pero para dar certidumbre, decidimos no hacerlo porque habría demasiadas mesas y no habrá control”.

El aeropuerto de Guadalajara está cerca de saturarse. EL INFORMADOR/Archivo

Carece de representatividad: IMCO

El director adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), Manuel Molano Ruíz, señaló que la consulta sobre la construcción del nuevo aeropuerto es un ejercicio público que carece estadísticamente de representatividad.

Ello, explicó, al ser impulsado por solo un sector, por lo que si tras la consulta se determina la cancelación del proyecto aeroportuario en Texcoco, lo único que se va a ocasionar es dañar la reputación de México como destino de inversión.

“Necesitamos terminar ese aeropuerto solo por un tema de reputación internacional”, insistió, luego de su participación en el foro denominado “Transformar con innovación: Un mejor futuro para el campo”.

Refirió que el momento de parar un proyecto de inversión de cualquier magnitud se debe hacer antes de empezarlo y no cuando está en proceso, pues con un avance considerable implica un costo estimado de 120 mil millones de pesos.

Adelantó que además del impacto en la reputación, se deben considerar costos como la dificultad para conseguir fondeo para hacer el proyecto en Santa Lucía, y para otras obras y propuestos mediante esquemas de asociaciones públicas privadas (APP).

Añadió que otra implicación adversa de frenar el proyecto se encuentra en el uso futuro de la obra que está en proceso, la cual podría ser utilizada por invasores, quienes aprovecharían las adecuaciones realizadas hasta el momento.

Por otra parte, descalificó el apoyo de José María Riobóo por transformar la base militar de Santa Lucía en un aeropuerto internacional, en caso de cancelarse el proyecto de Texcoco.

Explicó que el proyecto alterno de Santa Lucía carece de “un estudio serio de viabilidad”, ya que solo el titular de Grupo Riobóo ha sido quien se ha pronunciado a favor del mismo.

En contraste, apuntó, el organismo especializados MITRE Corporation confirmó con modelos y análisis precisos la inviabilidad de adecuar la base área militar de Santa Lucía como una sede aeroportuaria alterna.

CLAVES

Prevén incertidumbre 

En caso de que se cancelara la construcción del aeropuerto en Texcoco, el mensaje que mandaría México a los inversionistas del mundo sería de incertidumbre, lo que afectaría negativamente la imagen del país, consideraron empresarios.

Luego de una reunión con integrantes de la Junta de Coordinación Política del Senado, cuyo presidente, Ricardo Monreal Ávila, advirtió que con la consulta “no se va a acabar el mundo”, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, respaldó la opción del proyecto en Texcoco.

El empresario consideró que la consulta no es transparente y si bien es importante escuchar a la ciudadanía, las decisiones técnicas las deben tomar las autoridades después de escuchar no sólo a los ciudadanos, sino también a los empresarios, expertos y técnicos.

Afirmó que Texcoco es la opción que ofrece una infraestructura de 45 años, mientras que la otra, la de tres aeropuertos que se ha planteado en contraposición, además de carecer de coordinación logística, implicaría de nuevo una saturación en ocho o 10 años.

Podrían perder 70 mil empleos por cerrar el “Benito Juárez”

La jefa de Gobierno electa, Claudia Sheinbaum, aseguró que si gana la opción de continuar con el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, eso implicaría que se perderían 70 mil empleos en la Ciudad de México por el eventual cierre del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México  “Benito Juárez”.

Sigue: #DebateInformador

¿Participará en la consulta para votar por la nueva sede del aeropuerto de la Ciudad de México?

Participa en Twitter en el debate del día @informador