Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 23 de Septiembre 2018

| Lourdes Bueno

Espacio en construcción Por LOURDES BUENO

Opinión correspondiente a Lourdes Bueno

Por: EL INFORMADOR

La democracia mexicana es un anhelo largamente acariciado, todo un trayecto que desde las reformas de 1996, está dando señales. Pero, como todo hecho social, la democracia no es un estado per se… es, en cambio, un proceso que se nutre y madura de acuerdo con los actores, la dinámica de sus relaciones y sus instituciones. Pero, actualmente la vida política está centrada en las instituciones, olvidando la parte esencial de la democracia, que son los ciudadanos. Esto ofrece enormes retos, porque la “ciudadanía” no se crea por decreto y, tampoco emerge como generación espontánea, sin embargo, es la pieza fundamental para que haya democracia. Y, si esto es así, ¿qué será necesario para tener una sólida ciudadanía… bastaría con el ejercicio de las elecciones y su participación en las urnas?
Los expertos, March y Olsen, expresan que una verdadera democracia debe contar con lo que ellos han descrito como: Una ciudadanía plena. Para estos estudiosos, votar no basta, es necesario avanzar hacia la ciudadanía completa que se da cuando cada individuo tiene la posibilidad y la libertad de elegir con capacidad suficiente para hacerlo, es decir, el ciudadano requiere estar alimentado, tener salud y, claro: educación e información, para que el ciudadano pueda elegir, desde la forma de vida, hasta las maneras como quiere insertarse en el desarrollo social, político y económico, es decir, sea un ciudadano pleno. Y, si tiene lo anterior, se da entonces que esta elección es realizada con toda libertad: No antes. Luego, si estas son las condiciones para una ciudadanía plena, y sin ella no hay verdadera democracia, lo que existe en este país es un preámbulo de ciudadanía, luego, un esbozo de democracia, si bien uno, institucionalmente, muy delineado, aún trazos de lo que deberá ser; camino a transitar lo más pronto y mejor posible, so pena de perder tiempo, ritmo y paso, dando al traste con ésta, tan preciada, oportunidad.
Alimentación, salud, información y educación que le proporcionen las herramientas indispensables para que pueda manejarse de mejor manera en el mundo; bagaje que le posibilite estar de pie en los dominios de la razón, volviéndolos sus dominios, donde el ciudadano pueda acceder a los mejores escenarios.
El ciudadano, ya contando con  opciones varias, múltiples y diversas, deberá ejercerlas en total libertad, de manera que el individuo y la propia sociedad puedan encontrar los elementos necesarios para construir su propio desarrollo social, político y económico; uno cada vez mejor, con mayor calidad de vida, cada vez con mayor libertad.
Entonces, si para avanzar en la democracia se requiere como indispensable de ciudadanos plenos, y éstos se desarrollan sólo si cuentan con alimentación, salud, información y una educación suficiente, con oportunidades para elegir en libertad su desarrollo, la democracia que se está logrando en nuestro país, reconocida como un gran paso, está en sus primeras etapas o en una fase de piloteo, dirían los investigadores sociales, lo que lleva a reflexionar que la consolidación de la democracia es, aún, un espacio en construcción, responsabilidad del Estado, pero también de la sociedad, donde lo más importante resulta: La construcción de una ciudadanía plena.

LOURDES BUENO / Investigadora de la UdeG.
Correo electrónico: lourdesbueno03@yahoo.com.mx

EL INFORMADOR 05-02-08 IJALH

Temas

Lee También

Comentarios