Martes, 21 de Enero 2020
|

Día del Maestro

Por: EL INFORMADOR

El Sistema Educativo en México requiere con urgencia una reforma que vaya más allá de la Alianza para la Calidad Educativa, una iniciativa que si bien es ponderada por el Gobierno federal y por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), entre otros sectores, camina a marchas forzadas.
Se trata de un reclamo añejo de los mexicanos por los rezagos que padece, por lo pronto, en infraestructura, cuyas deficiencias graves han quedado ahora de manifiesto con la emergencia sanitaria.

El mejor festejo para los maestros tendría que ser, precisamente, una reforma que incluya cambios profundos en las condiciones en que trabajan poco más de un millón 700 mil docentes en el país: mejorar los sistemas de capacitación y actualización, los salarios, revisar la cantidad de alumnos por salón y, por supuesto, los planteles escolares, inmuebles y recursos.

Cuestionada sobre la conveniencia de celebrar o no el Día del Maestro, la presidenta del SNTE, Elba Esther Gordillo, afirmó tajante: “No vamos a cancelar el 15 de Mayo, no lo vamos a suspender porque, honor a quien honor merece”. Y se agregó que se van a reponer todos los días que se perdieron por la emergencia sanitaria.
Varios sectores manifestaron su inconformidad, dadas las circunstancias, especialmente padres de familia; no obstante, la determinación de la dirigente de uno de los sindicatos más poderosos del país y de los más grandes del mundo, fue inamovible.

No se restan méritos a profesoras y profesores, mucho menos a quienes día con día se entregan a su labor, los que ofrecen un auténtico servicio y con su ejercicio cotidiano contribuyen al engrandecimiento de nuestro país, los que tratan de transformar realidades, despertar conciencias y enseñar, simplemente enseñar. A estos docentes no se les puede ni debe regatear la felicitación ni el festejo.

Pero en el Sistema Educativo nacional hay fallas graves que urge corregir, sobre todo en un contexto de globalización y competencia internacional, de crisis económica mundial y ahora, todavía, de emergencia sanitaria.

Como en otras celebraciones, no bastaría un día para honrar a los maestros, tendría que ser un agradecimiento cotidiano.

Temas

Lee También