Viernes, 17 de Enero 2020
|

Aprender de la pandemia

Por: EL INFORMADOR

A dos meses de que se hicieran públicos los primeros casos de influenza humana en México y Estados Unidos, el número de personas enfermas sigue en incremento, dada la facilidad con la que se trasmite el virus A HINI entre humanos, de manera que la Organización Mundial de la Salud (OMS) decretó ayer la Fase 6, es decir, se trata de la primera pandemia mundial del siglo XXI y de los últimos 40 años.

En México, luego de este anuncio, se tomó la determinación de no suspender la alerta epidemiológica, como ya se había adelantado, y se mantendrá hasta que se considere conveniente.

Tanto a nivel internacional como en nuestro país, la recomendación es no bajar la guardia y continuar con las medidas preventivas básicas: lavado de manos, estornudo de etiqueta (en la parte interna del brazo) y evitar en lo posible la asistencia a lugares concurridos.

Hay coincidencia con respecto a que se trata de una enfermedad moderada, cuyo índice de mortalidad es mucho más bajo que los que registran la influenza estacional y la gripe aviar, pero la OMS sí teme una mutación y una combinación con una cepa más virulenta en el futuro próximo, de ahí que se insista en mantener las medidas sanitarias y la coordinación y solidaridad en todo el mundo.

Esta realidad que afecta a todo el orbe, deja sobre la mesa varias lecciones por aprender, como, en primer lugar, la revisión de los sistemas sanitarios en todos los países, especialmente en los subdesarrollados y en vías de desarrollo (prevención, atención, infraestructura, personal capacitado) y, en segundo, la cooperación de los más fuertes a favor de los más débiles, sin discriminación ni rechazo. Es la Humanidad la que está en jaque.

La OMS también informó que la influenza humana “circulará por el mundo durante un año o dos”, es decir, llegó para quedarse; y los laboratorios ya trabajan a marchas forzadas en la fabricación de las vacunas y los medicamentos necesarios. Se pidió una vez más a los países que no cierren fronteras ni restrinjan movimientos de personas y bienes.

No hay motivo para la alarma, pero sí es momento de actuar en materia preventiva y solidariamente.

Temas

Lee También