Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 12 de Noviembre 2018

|

¡Aguas con el dólar...!

Por: EL INFORMADOR

Ya no hay ninguna duda al respecto. Las monedas otrora poderosas de los grandes países desarrollados también están sometidas a un deterioro, que se manifiesta en el hecho de que dejan de ser monedas de referencia en la realización de las transacciones comerciales y de otro tipo a nivel mundial, o nivel simplemente local.

Así, podríamos pasar revista a muchos casos que en el transcurso del devenir histórico han venido a menos. Sin ir muy lejos, citemos el caso de nuestro propio peso, que en los tiempos de la dominación española, esto es en los tiempos de la conformación del sistema capitalista, fue una moneda aceptada mundialmente, porque además de tener poder adquisitivo, contaba con aquellas características que la hacían realmente una moneda fuerte, y por tanto digna de confianza. Era el peso fuerte, el peso de plata, llamado comúnmente "columnario", y servía, repetimos, como moneda de referencia, como se dice ahora, o sea una especie de divisa de aceptación universal porque estaba avalado por un comercio fuerte, y también por una política estable.

Pero volviendo al caso del dólar estadounidense, según cálculos de los expertos, la divisa verde está cayendo de forma sostenida desde 2002, entre otros motivos por las repercusiones de esa guerra sin sentido y sin un fin inmediato, la de Iraq, y también el caso de la intervención en Afganistán, amén de otros problemas de tipo político, como lo es la sucesión presidencial, en donde están surgiendo situaciones realmente inéditas, esencialmente en el bando del partido democrático, en donde todo hace ver que el candidato que se opondrá al del Partido Republicano será una persona de color.

Lo que está sucediendo con la divisa verde es prácticamente irreversible, y al menos por el momento no hay signos de recuperación inmediata, pues en lo interno se ha agravado el caso de la crisis inmobiliaria que ha causado pérdidas multimillonarias en dólares en ese sector frágil y endeble de la economía estadounidense, y que ha repercutido en una galopante desaceleración de su economía. Se trata de un severo receso económico que por sus efectos dominó está dañando a buena parte de los países del mundo.

Esto hace ver que la economía de Estados Unidos ha estado dando traspiés desde hace más de dos décadas, y esto se comprueba porque ha habido un puñado de operaciones de salvamento en los mercados cambiarios. En 1985, los acuerdos del Plaza —la reunión del entonces G-5 en el hotel Plaza de Nueva York— permitieron que el dólar, por aquel entonces muy fuerte, empezara a deslizarse por la senda de la depreciación. Básicamente, los tipos de cambio deben reflejar los fundamentos de las economías y qué movimientos excesivos en las economías no son aceptados con confianza.

Y todo se debe a crisis de confianza, porque la excesiva volatilidad y los movimientos desordenados de las monedas, incluyendo al dólar, perjudican y afectan sensiblemente el crecimiento de la economía y su estabilidad y equilibrio que debe tener, como fundamentos indispensables en los mercados cambiarios así como entre el público en general.

Sin embargo, hay algo importante que subrayar. El dólar, efectivamente, está perdiendo terreno en relación con el euro, el yen y la libra esterlina, pero no con relación a las economías emergentes, en parte por su rol como divisa de referencia. Pero ese papel del dólar como moneda en el que se acumulen reservas, está de todos modos en franco declive.

MANUEL LÓPEZ DE LA PARRA / Periodista.

Correo electrónico: loppra@economia.unam.mx

Temas

Lee También

Comentarios