Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 22 de Febrero 2019
México | Entre ángeles y demonios

Súbete al tren

Por Francisco Javier Besson O.

Por: EL INFORMADOR

(Segunda parte)

La conclusión de las reflexiones que hicimos en nuestra entrega anterior, es que ahora requerimos en la Zona Metropolitana de Guadalajara una alternativa de movilidad urbana a largo plazo. Nuestra visión es la de incluir una red integral de transporte público, en la que el eje central lo constituya la ampliación del Tren Eléctrico.

Son dos las líneas del tren que atraviesan una parte pequeña de la Zona Metropolitana de Guadalajara. La uno se inauguró en el año de 1989 y corre por la Avenida del Federalismo, del Anillo Periférico Norte al Anillo Periférico Sur, con una extensión de 15.5 kilómetros. La dos se inauguró en el año de 1994 y corre por la Avenida Juárez-Mina, de la Avenida del Federalismo a Tetlán, con una extensión de 8.5 kilómetros.

Es cierto que ampliar las líneas y crear otras nuevas representa un alto costo económico. Se estima que construir hoy un kilómetro de tren eléctrico cuesta cerca de 500 millones de pesos. No obstante los altos costos, consideramos que es factible la ejecución del proyecto. Tenemos como un referente de importancia el hecho de que el Sistema de Transporte Colectivo de la ciudad de Monterrey realizó un estudio comparativo entre el BRT (Bus Rapid Transit), esto es el Macrobús y el sistema del Metro. Concluyeron que a pesar del superior costo inicial para la expansión del sistema, la inversión sería menor en el largo plazo, y por esta razón es que se lanzaron a la ampliación del Metro. Además, es indispensable considerar que el proyecto es precisamente a largo plazo, y no pensar que en un sexenio se resolverá el problema de la movilidad.

Lo que ha sucedido en Jalisco es que no se han canalizado los recursos de manera adecuada. Para empezar, algunos analistas señalan que en el año 2006 el Estado perdió una gran oportunidad cuando se recibió una partida extraordinaria de casi siete mil millones de pesos por excedentes petroleros.

Por otra parte, hace apenas unos meses el Ejecutivo otorgó un subsidio de 258 millones de pesos para la operación de las casi cuatro mil 500 unidades de transporte público que transitan en la Zona Metropolitana. Se destaca también que el Ejecutivo del Estado recibió autorización para contratar deuda pública por más de cinco mil 500 millones de pesos para el ejercicio fiscal del año 2009, y que poco tiempo después se aprobó otro crédito de hasta siete mil millones de pesos más con fundamento en la Ley de Participación Social.
Por si esto no fuera suficiente, en el último informe de Gobierno, el Ejecutivo reconoció que se tuvo un subejercicio de tres mil 500 millones de pesos en el año 2008. A todo lo anterior habrá que añadir que si parte del gasto corriente del Gobierno estatal, que representa casi 40% del total del presupuesto, lo destinara a inversión y obra pública, tendría mayores recursos para un proyecto como el de la ampliación del Sistema del Tren Eléctrico Urbano.

Otro aspecto fundamental a considerar, es que el asunto del transporte no sólo es negocio. Estamos ante la presencia de un servicio público con características diferentes a las que tiene una empresa privada. Sería interesante explorar alternativas y estudiar posibilidades para integrar alguna empresa mixta, tanto con capital público federal, estatal y municipal, como con capital privado, la cual busque rentabilidad y, además, otorgue el servicio que exige la población. Así se hace en otras partes del mundo.

No cabe la menor duda que de realizarse el proyecto de ampliación del Sistema del Tren Eléctrico Urbano, se estarían otorgando múltiples beneficios a la población. Entre otros, habría comodidad para los pasajeros; ahorros en costo del transporte, en tiempo de los pasajeros y en uso de vehículos particulares; mejor calidad en el ambiente con disminución de ruido y emisiones; reducción de accidentes; mayor fluidez en el tránsito vehicular; aumento de la actividad comercial en algunas zonas de la metrópoli y menor gasto público para mantenimiento de calles y banquetas.

Es muy alentador constatar que el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la Presidencia Municipal de Guadalajara, esté impulsando tal proyecto integral de movilidad urbana que redundará en beneficio de los habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Mientras se desarrollan las campañas electorales y en espera de que los candidatos en vez de “guerra sucia” presenten propuestas y debatan con ideas y con argumentos sólidos, nosotros seguiremos caminando, día con día, entre ángeles y demonios.

Temas

Lee También

Comentarios