Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 19 de Octubre 2019
México | Las alertas van desde Guerrero hasta Cabo Corrientes, Jalisco; pasaría por BCS

Mientras 'Odile' se degrada, 'Polo' ya es huracán

Las alertas van desde Guerrero hasta Cabo Corrientes, Jalisco; el domingo pasaría por BCS

Por: EL INFORMADOR

SAN JOSÉ DEL CABO, BAJA CALIFORNIA SUR (18/SEP/2014).- “Polo” tiene a 10 estados en alerta. Anoche el meteoro se convirtió en huracán categoría uno, y amenazaba a los estados del Pacífico.

La población en Baja California Sur está padeciendo el paso de “Odile”, y ahora, de mantenerse la trayectoria del Centro Nacional  de Huracanes de Estados Unidos (NHC, en inglés), podrían enfrentar a “Polo” el domingo.

El huracán Polo categoría 1 se encuentra aproximadamente a 300 kilómetros al sur de Manzanillo, Colima y a 440 kilómetros al sur-suroeste de Cabo Corrientes, Jalisco; presenta vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora y rachas de hasta 150 kilómetros por hora.

El Sistema Nacional de Protección Civil indicó que desde el martes la presencia de dicho ciclón provocó que se emitiera una alerta amarilla en fase de acercamiento para Guerrero, Michoacán, Colima, Nayarit y el Sur de Jalisco.

La alerta verde en fase de acercamiento fue decretada para el Norte y Centro de Jalisco, el Centro y Sur de Zacatecas, así como las Islas Socorro, San Benedicto, Marías y Marietas, y en fase de alejamiento Oaxaca.

Asimismo, la alerta azul en fase de acercamiento fue emitida para el Sur de Sinaloa y de Durango y de Baja California Sur, donde estaría arribando el próximo domingo.

“Odile” ya es depresión

Mientras en Guerrero comenzaron los fuertes vientos por “Polo”, en Baja California Sur tanto turistas como lugareños padecen cada día más el paso de “Odile”, que ayer se degradó a depresión tropical, aunque seguía causando estragos en Caborca y Hermosillo, en Sonora, y en Bahía de los Ángeles, Baja California. A pesar de haber bajado su intensidad, la Comisión Nacional del Agua exhortó a la población a que continúe alerta. “Además de lluvias, los suelos están muy saturados de agua, por lo que son más susceptibles a deslaves. También se prevé oleaje de uno a tres metros de altura en el Golfo de California”.

Las autoridades informaron que de los 30 mil  turistas que se encontraban en la Entidad, apenas cinco mil han sido evacuados. Algunos de ellos han arribado al Aeropuerto de Guadalajara y de ahí han sido trasladados a sus sitios de residencia.

Tapatíos ya pueden apoyar


La comunidad tapatía que desee ayudar a los damnificados por el huracan “Odile” podrá hacerlo de ocho de la mañana a ocho de la noche.

El sistema DIF Jalisco abrió un centro de acopio afuera de sus instalaciones, ubicadas sobre Avenida Alcalde, y anunciaron que funcionará de lunes a viernes.

Subrayaron que por el momento sólo están recibiendo alimentos no perecederos y artículos de limpieza de primera necesidad (rollos de papel, pasta de dientes, cepillos, etcétera).

Aclararon que por el momento no estarán recibiendo mantas, ropa o cobijas.

El DIF estatal esperará a que la dependencia  nivel nacional compruebe las necesidades más elementales de los damnificados.

Además del DIF, el Ayuntamiento de Guadalajara y la Cruz Roja también habilitaron un centro de acopio de víveres.
 
Ambas recibirán artículos de limpieza personal y alimentos no perecederos. Y ambas piden esperar a que se informe si es necesaria la recepción de agua embotellada y ropa. Por el momento eso no será necesario.

La cruz Roja estará recibiendo la ayuda en sus instalaciones las 24 horas del día, al menos durante las próximas dos semanas.

El Ayuntamiento, por su parte, informó que abrirán 27 centros de acopio en todo el municipio. Usted puede conocer la ubicación de los mismos en el sitio:  http://dif.guadalajara.gob.mx/index.php/centros/cdc.

Reina desesperación por la escasez de alimento
 
La falta de alimentos, luz y agua potable es un problema que comienza a generar desesperación en los habitantes de Los Cabos tras el impacto del huracán “Odile”.

“Estamos viviendo los momentos más críticos”, dice Roberto, uno de los vecinos que se encuentra formado a las afueras del destacamento militar de San José del Cabo, en espera de que pueda obtener una caja de despensa con los productos básicos.
“No tenemos dónde comprar alimentos, la mayoría de la tiendas ya fueron saqueadas, no hay nada”.

A la medianoche del martes, la ciudad se encontraba en la oscuridad total, sólo la escasa luz de los vehículos que circulaban alumbraban las calles. La gente camina en la penumbra, quienes tienen baterías para sus lámparas son privilegiados. Durante el recorrido en las calles de Los Cabos, hay que sortear los postes de luz que no resistieron ante el embate de la tormenta.

A este escenario hay que agregarle, que también comenzó a escasear la gasolina en la ciudad, sólo tres estaciones de servicio —los únicos que tienen planta de luz— están abasteciendo del combustible en Los Cabos.

Por varias horas, se registra una larga fila de vehículos que se encuentran apostados en los alrededores de las gasolineras a la espera de llenar su tanque.

Las autoridades federales, estatales y municipales prevén que los servicios públicos de primera necesidad tardarán en restablecerse días o incluso, semanas.

SABER MÁS

Saqueos crean tensión

Los saqueos a supermercados y tiendas departamentales en Los Cabos obligó a que los encargados de estos establecimientos optaran por contratar elementos de seguridad privada para resguardar las mercancías. Sin embargo, esto no fue impedimento para que las personas damnificadas continuaran con los actos de saqueo. Algunos habitantes golpearon a guardias de seguridad e incluso trataron de desarmarlos.

Temas

Lee También

Comentarios