Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 09 de Diciembre 2019
México | La banda operó durante años al servicio del cártel del Golfo

Comando armado intenta rescatar a “El Hummer”

Un comando armado intentó rescatar al líder de la banda de sicarios mexicanos “Los Zetas”, Jaime González Durán, alias “El Hummer

Por: SUN

CIUDAD DE MÉXICO.- Un comando armado intentó rescatar al líder de la banda de sicarios mexicanos “Los Zetas”, Jaime González Durán, alias “El Hummer”, cuando era trasladado después de su captura al aeropuerto de la ciudad de Reynosa, dijeron autoridades.

González Durán, uno de los fundadores y cabecillas del grupo criminal que operó durante años como brazo armado del cártel del Golfo, fue detenido en una operación de inteligencia por agentes federales en Reynosa, Tamaulipas, fronteriza con Estados Unidos.

Mientras el detenido era trasladado al aeropuerto, de donde salió con rumbo a Ciudad de México, un comando armado, presuntamente de “Los Zetas”, salió al paso de las Fuerzas de Seguridad, informó la Secretaría de Seguridad Pública Federal (SSP).

Se desató entonces un intercambio de disparos, a pesar del cual los presuntos sicarios no pudieron rescatar a González Durán de los soldados y policías.
El detenido fue trasladado en una aeronave a la capital, mientras los atacantes lograron huir sin que ninguno de ellos pudiera ser capturado.
“El Hummer” ingresó a la Fuerza Aérea mexicana el 15 de noviembre de 1991, y desertó el 24 de febrero de 1999 para unirse a Arturo Guzmán Loera y a Heriberto Lazcano y formar “Los Zetas”.

La banda operó durante años al servicio del cártel del Golfo, uno de los más poderosos y violentos de México, con ramificaciones internacionales.
“El Hummer” era responsable de controlar a “Los Zetas” en los estados de Tamaulipas, Nuevo León, Michoacán, Hidalgo, Estado de México y Distrito Federal, Veracruz, Tabasco y Quintana Roo.

El capo detenido se desempeñó como escolta de Osiel Cárdenas Guillén, cuando este era líder del cartel del Golfo.
González Durán pudo ser responsable del asesinato en 2006 del cantante Valentín Elizalde, “El Gallo de Oro”.
Elizalde fue asesinado a balazos tras finalizar un concierto, en una emboscada de sicarios del crimen organizado que dispararon contra el auto del artista con rifles de asalto.

Al parecer, cuando fue acorralado por los criminales, Elizalde se dirigía a una actuación privada, después de ofrecer un concierto en Reynosa.
En lo que va de año, la violencia del narcotráfico se ha cobrado la vida de más de cuatro mil 300 personas, según datos extraoficiales. (EFE)

CRÓNICA

Narra joven balacera entre militares y narcos


Una joven profesionista sobrevivió de milagro a la balacera ocurrida en Reynosa cuando presuntos pistoleros, enfrentaron a balazos al Ejercito Mexicano, en el centro comercial “Aeropuerto” cuando intentaban rescatar a Jaime González Durán, alias “El Hummer”, líder del cártel del Golfo en la llamada frontera chica.
Señala la joven, que dijo llamarse Gloria García, que ella estaba esperando en su automóvil que le entregarán su orden de comida en un autoservicio de un restaurante de hamburguesas cuando de repente se desató una balacera.

“Soldados corrían de un lado para otro, carros quemaban llanta y disparaban contra los militares, de repente volteé para atrás y vi cuando los militares disparaban a una camioneta que estaba a un lado mío, volteo para enfrente para intentar salir del lugar y llegan dos hombres disparando contra militares, quede muerta del miedo y me encomendé a Dios”.

Agrega que al ver que disparaban y ella estaba en medio, optó por recostarse en el asiento y escuchó mucho “tableteo” de armas de fuego, sintió cuando dos impactos de bala pegaban en su vehículo, “cerré los ojos y recé, y recé, escuché muchos gritos, maldiciones, apreté los dientes y ya no supe que pasó”.
Asegura, que después de que cesaron los balazos, intentó salir de su vehículo pero se lo impidió un militar, “me decía, quédese donde está, por su propia seguridad, así estuve dos horas hasta que me dejaron bajar y me refugie en el banco que estaba enfrente de donde yo estaba”.
“Antes de entrar al banco voltee y mi carro estaba tirando aceite, un balazo pegó en el piso y le pegó al carter y otro pegó en mi cajuela, gracias a Dios no me dieron a mi, no me tocaba”.

En el lugar quedó la camioneta a la que disparaban los militares, una Gran Cherokee, guinda y ya había dos personas tiradas en el piso, no estaban heridas, se habían rendido.

En la plaza comercial “Aeropuerto”, todos vieron atónitos la balacera pero ninguno de ellos quiso decir qué había sucedido, “no vimos nada, retírese señor, aquí no pasó nada”, manifestó el guardia de seguridad del banco Banorte, quien al igual de los clientes que a esa hora se encontraban en el lugar por temor se negaron a dar la versión de los hechos. (El Universal)

Temas

Lee También