Viernes, 24 de Enero 2020

La reflexión y el amor prohibido de Óscar Wilde

El escritor y poeta irlandés nació un 16 de octubre de 1854, estuvo inmerso en un escándalo por romper las normas sociales de la virilidad

Alexis Geovany Hernández Ceja

El escritor, poeta y dramaturgo de origen irlandés, Oscar Wilde, nació un 16 de octubre de 1854 en el ceno de una familia destacada por ser miembros de la sociedad angloirlandesa de Dublin, hijo de Sir Willian Wills Wilde y Jane Agnes Elgee, mejor conocida como Lady Wilde. 

Óscar había alcanzado un éxito rotundo no sólo en Londres y París, también en Estados Unidos y Canada, tras haber sido conferencista sobre el Renacimiento Inglés. 

En 1890 refinó sus ideas y el amor al arte plasmándolos en una serie de diálogos y ensayos donde incorporó temas como la decadencia, duplicidad y la belleza dentro de la única novela que publicó:  "El Retrato de Dorian Gray".

La obra de Wilde es considerada en la actualidad como una de las últimas obras clásicas del género Terror Gótico, "Uno de los clásicos modernos de la literatura occidental",  pues causó controversia cuando fue expuesto en aquel entonces tras tocar el tema como el narcisismo partiendo del argumento universal de la eterna juventud, la crítica a los modales y el lenguaje de la aristocracia.

ESPECIAL / casadellibro.com

Más adelante, Óscar compartió a la ciudad francesa su representación "Salomé", la cual fue prohibida debido a que en la obra aparecían personajes bíblicos, sin embargo, eso no le impidió continuar con la creación de cuatro comedias a principios de 1890, para mantenerse en uno de los más exitosos dramaturgos de Londres. 

Todo el éxito que Wilde cargaba sólo duró unos cuantos años, pues el amor de Lord Alfred Douglas, un joven poeta perteneciente también a la aristocracia, se aprovechó de la fama y el dinero de Wilde hasta dejarlo en la quiebra. 

Fue hasta 1895 cuando una carta excrita por el padre de Douglas, quien estaba en contra de la relación, rezaba las palabras "Para Ósar Wilde, aquel que presume de Sodomita", lo que provocó que éste denunciara por difamación, pero el juicio se volvió en su contra sentenciándolo a dos años de prisión y trabajos forzados; acusado de sodomía y grave indecencia. 

Finalmente, Wilde murió en la ruina total bajo el nombre de Sebatián Melmoth en la ciudad de París. 

La historia de Wilde, y los éxitos literarios como  "El Príncipe Feliz", "El pescador y su alma", "El gigante egoísta", "El fantasma de Canterville", entre otros, han inspirado como sus frases rodeadas de reflexión y amor al arte y la vida. 

Aquí algunas de sus citas más emblemáticas: 

1

"La experiencia no tiene valor ético alguno, es simplemente el nombre que damos a nuestros errores"

2

"Amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida"

3

"Nos pasamos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante"

4

"Definir es limitar"

5

"Juzgamos a los demás porque no nos atrevemos con nosotros mismos"

Temas

Lee También