Lunes, 15 de Abril 2024
null
Jalisco

Jardines del Bosque destaca en convivencia y conectividad

Vecinos coinciden en la calidad de vida que hay en la colonia, pero alertan por los robos e indigencia

El Informador

En un bosque con veneros de agua, la urbanización de Jardines del Bosque, planeada por el arquitecto Luis Barragán, empezó en agosto de 1955. Después, las primeras familias que llegaron comenzaron a tener hijos y a desarrollar la convivencia vecinal.  Hoy, María Magdalena Martínez, presidente de la asociación de colonos, destaca que la esencia de aquella colonia se mantiene.

“Nos conocimos como se usaba antes: salías a jugar con todos los vecinos. Hay gente con más de 50 años de vivir aquí, que fueron los pioneros. Antes, todos se conocían, por eso los residentes nos hemos dado a la tarea de que vuelva a ser así: hacemos posadas, eventos culturales y fiestas deportivas”.

Otras vecinas, como Ivanna Sandoval y Érika Escobedo, señalan que hace falta más vigilancia porque se han presentado robos y actos delictivos. Incluso, para mejorar la seguridad, la organización vecinal compró una patrulla para reducir los delitos, con el apoyo de la Policía tapatía.

Los colonos destacan que la ubicación de la colonia es muy buena porque conecta a vialidades importantes como Lázaro Cárdenas, Niños Héroes, Agustín Yáñez, Mariano Otero, Inglaterra y avenida de los Arcos, entre otras. Además, está interconectada con los sistemas de transporte público.

En enero pasado, el Ayuntamiento de Guadalajara invirtió 23 millones de pesos en la intervención integral de los parques Guatemala y Ciudades Hermanas, respetando la obra original del arquitecto Luis Barragán.

El Pájaro de Fuego, ubicado en la entrada al fraccionamiento Jardines del Bosque, es una escultura realizada por Mathias Goeritz en 1957 en colaboración con Luis Barragán. EL INFORMADOR/A. Navarro

“Aquí todo era un bosque maravilloso, con ríos y todo”

“Tengo más de 55 años de vivir en Jardines del Bosque y realmente quiero a mi colonia. Aquí, anteriormente era el bosque de Santa Eduwiges, todo esto era un bosque maravilloso, con ríos y todo. Bellísimo”, recuerda María Magdalena Martínez, quien nació en esa colonia y sus papás le heredaron la casa a su hermana y a ella. Allí tuvo a su hijo, quien ahora tiene 22 años.

Actualmente, como presidente de la Asociación de Colonos Residentes de Jardines del Bosque, cuenta que la primera sección es conocida como Ciudad Hermana Guatemala, y la segunda como Ciudades Hermanas. 

“De niña, en la primera parte llegabas a ver burros o vacas, habían casas muy grandes con siembras y ganado…”. 

Indica que una de las mayores cualidades de la colonia es la conectividad, con avenidas como Lázaro Cárdenas, López Mateos, Niños Héroes o Mariano Otero.

Además de que tienen una buena ubicación, al estar a 15 minutos del Centro y lugares para comprar cerca, como el mercado de Abastos, papelerías, farmacias, tiendas de autoservicios o bancos. 

También subraya que tienen parques importantes, como el ubicado en Paseo de la Arboleda o el parque de las Estrellas, así como la escultura de El Pájaro de Fuego. 

“Es la que da la bienvenida a los colonos, se dice que el pájaro está tomando agua de la fuente, por lo que es un efecto bellísimo”. 

Agrega que hay mucha cordialidad entre todos los colonos. 

“Somos muy hospitalarios, muy acogedores; por ejemplo, el otro día, un señor me dijo que lo habían tratado muy cálidamente. Hay habitantes muy generosos”.

Norma Ramírez coincide en que es un buen lugar para vivir. 

“Se está convirtiendo en una colonia de convivencia familiar, a pesar de que algunas casas se usan para oficinas. Se aprovechan los espacios públicos por los niños, salimos a pasear a nuestros perros. Considero que podríamos mejorar la colonia con más eventos sociales, como bazares, clases de zumba o ejercicio, además de ferias para consumo local, como las pitayas, dulces tradicionales, productos artesanales, clases para perros, clases para niños de deportes. Necesitamos apropiarnos más de esta colonia”.

SEGURIDAD

Vecinos destacan logros de la asociación civil

Los vecinos se organizaron para constituir una asociación civil para recibir las aportaciones y realizar acciones a favor de la colonia. Gracias a ello tienen vigilancia privada las 24 horas del día, ya que compraron una patrulla para que se hagan recorridos en la zona, así como vigilancia privada los siete días de la semana. 

“En todo Guadalajara se manejan altos índices de inseguridad. Es uno de los problemas que tenemos; sin embargo, para que se sintiera la colonia más segura, los vecinos compramos una patrulla y nos dimos a la tarea de proponer esa vigilancia para tener esa tranquilidad”, apunta María Magdalena Martínez, representante vecinal.

Aunque acepta que aún hay eventos delictivos, han disminuido los incidentes de inseguridad. 

Otro de los logros fue la remodelación de los parques con el apoyo del Ayuntamiento tapatío. 

“Hicimos una solicitud a Obras Públicas. Esta obra duró como ocho meses, con el alcalde Pablo Lemus, y fue cambiar el pavimento. Que quedó muy funcional”.

Además, subraya que en 2020 hicieron la gestión para que clausuraran una casa abandonada en la cual traficaban con droga y personas. 

Por su parte, el Ayuntamiento de Guadalajara informó que sacaron más de 700 toneladas de basura. 

“Esas gestiones las hizo la asociación ante el Ayuntamiento. También con el apoyo de los vecinos le pusimos malla ciclónica. También con los topes, el Ayuntamiento nos apoyó con la mano de obra y la asociación puso la pintura. Y así muchos logros”.

Sobre las mejoras, dice que hacen falta rampas en las banquetas. 

“Porque es una colonia de adultos mayores, muchos andan en silla de ruedas. Y señalamientos y nomenclatura”.

Por último, destaca que se tiene una oficina en el hotel Fuente del Bosque, donde un secretario recibe quejas o reportes de los colonos para darles seguimiento con ayuda del Ayuntamiento.

AYUNTAMIENTO

Las peticiones más frecuentes

La Dirección de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Guadalajara compartió que las peticiones más frecuentes de la colonia tienen que ver con la limpieza del canal en la zona, la intervención de parques y jardines, alumbrado público para el mantenimiento de las luminarias y apoyo para la atención de personas en situación de calle.

La señora Norma Escontria (centro) comenzó con su negocio en 1993. Desde entonces ha sido testigo de la evolución de Jardines del Bosque. EL INFORMADOR/C. Zepeda

SECTOR COMERCIAL

“La señora de la papelería”, el personaje de la colonia

“Vaya con la señora Norma de la papelería, uno de los negocios con más tiempo”, refieren los habitantes cuando se les pregunta sobre el personaje de la colonia. 

La papelería y mercería Del Bosque, ubicada en avenida Arcos, entre La Noche y La Luna, es uno de los comercios más importantes para los vecinos.

Norma Escontria, dueña de lugar, cuenta que el negocio inició como mercería en 1993 (estaba en la glorieta de Arcos y Niños Héroes). Y desde el 2005 están en el domicilio actual.

“Decidí juntar la papelería con la mercería, lo cual salvó a la mercería, que han venido desapareciendo. Hay mucha mercería grande en el Centro, pero quedan muy pocas mercerías chicas”.

Norma considera que uno de los cambios más notorios de la colonia es que se volvió muy comercial. Y que muchos de los colonos mayores se fueron a vivir a otros lugares.

“Las casas se fueron convirtiendo en oficinas. Eso significa que alrededor de las siete de la tarde nos quedamos solas. Mi negocio cerraba hasta las ocho de la noche, pero ya no porque me da miedo”.

Pero enfatiza que la mesa directiva de colonos hace un esfuerzo por brindar mayor seguridad, además de que en la colonia cada vez hay más edificios y ciclovías.

“Jardines del Bosque siempre ha sido mi lugar, creo que conozco a toda la gente. Para mí es la colonia mejor ubicada de todo Guadalajara. De aquí llegas a todos lados”.

Sobre los cambios en el negocio, apunta que anteriormente las ventas se enfocaban más en lo escolar y ahora gira en torno a la tecnología.

Jardines del Bosque es  una colonia emblemática

Jardines del Bosque es una colonia de Guadalajara que entre sus características tiene una particular: fue planificado por el arquitecto Luis Barragán, pasando los linderos de las colonias Americana, Lafayette y Obrera.

De hecho, la demarcación abarca un área aproximada de 210 hectáreas. Ubicarla en un mapa no es algo complicado si se piensa que está delimitada por cuatro importantes avenidas: López Mateos, Mariano Otero, Inglaterra y Lázaro Cárdenas, aunque una pequeña sección se extiende hasta la calle Crepúsculo (en dirección a Plaza del Sol).

Así, la colonia es una puerta natural de acceso a la colonia Chapalita y concentra, también, diversos puntos de orientación básicos para la ciudadanía, como la glorieta de La Minerva, la glorieta de Los Caballos o los arcos del Milenio, señalamientos que funcionan como faros para quien comience a familiarizarse con la zona metropolitana.

El plan maestro diseñado para esta colonia —junto con la zona de Chapalita— fue el primero en Guadalajara que no siguió el sistema tradicional de una cuadrícula perpendicular o el sistema de calles en diagonal “en estrella” (esto, de acuerdo con información del libro de Guillermo Gómez Sustaita, llamado “Colonia Chapalita, Ciudad Jardín”). De hecho, el sistema de la estructura vial tiene curvas.

Por otra parte, el área residencial de Jardines del Bosque es conocida por sus jardines y parques. Por la entrada norte de la colonia se encuentra “El Pájaro Amarillo”. En la entrada sur se sitúa la escultura monumental de los arcos del Milenio. 

Cerca de ahí se ubica también “La Estampida”, una estatua emblemática de caballos galopando realizada por Jorge de la Peña en 1982. A estas referencias se suma el puente atirantado “Matute Remus”, con luces nocturnas coloridas en los senderos de un parque sobre Lázaro Cárdenas.

En esta colonia se encuentra la parroquia del Calvario, alrededor de la cual se reúnen diferentes asociaciones de participación ciudadana y algunos de estos grupos se caracterizan por haber contribuido al aumento en la calidad de vida de los habitantes del lugar. 

De igual forma, el creciente número de jóvenes que han llegado a vivir en esta colonia ha incidido en la transformación urbana del espacio, uno de mayor y mejor convivencia vecinal.

Historia

Los terrenos pertenecían a la familia Ruiz Amezcua y el arquitecto Luis Barragán se encargó del proyecto.

Jardines del Bosque quedó asentado en el Bosque de Santa Eduwiges y pertenecía a la familia Ruiz Amezcua, quien vendió el terreno al empresario Francisco Javier Sauza de Tequila Sauza, y al consorcio capitalino de Ingenieros Civiles Asociados, quienes se hicieron cargo de la venta de los terrenos. El arquitecto Luis Barragán se encargó del proyecto. Y el ingeniero Manuel Escutia se hizo cargo de las obras, según la Guía Arquitectónica Esencial de la Zona Metropolitana de Guadalajara, de la Secretaría de Cultura de Jalisco.

En la parroquia del Calvario se reúnen asociaciones de participación ciudadana. EL INFORMADOR/A. Navarro

TESTIMONIOS

Cerca de todo, pero con alto costo económico

“Cuando llegué a vivir a la colonia yo no sabía ni el nombre; más bien, suponía cosas que no eran”, relata Manolo S. Pérez, profesor universitario que vivió por más de una década en Jardines del Bosque, una sección de la ciudad que, por un tiempo, creyó parte de la colonia Americana y después como un área marginal de Arcos Vallarta. 

“Lo cierto es que no supe bien hasta que tuve que concretar un cambio de domicilio fiscal, lo que me obligó a verificar mi dirección”.

Por otra parte, el tiempo vivido ahí fue uno de relativa tranquilidad.

“Apenas comenzaban los vecinos a quejarse por la presencia de migrantes o ‘trampitas’ por avenida Inglaterra, pero es un hecho que esta parte de la ciudad no era muy conflictiva y los servicios, al menos en esos años, funcionaban sin broncas”.

Hace 15 años, Pérez rentó una sección de una casa que, como ocurría con otras propiedades antiguas de la demarcación, fue dividida y subarrendada como si de departamentos se tratara. 

“Recién me había divorciado y mi sueldo no era suficiente; el coche lo cedí a quien fue mi esposa y busqué alojamiento en esta zona por la cercanía con dos de mis trabajos. No tenía idea de que pasaría más de 10 años acá”.

Por supuesto, para eventuales visitas o dar indicaciones a un taxi, Jardines del Bosque resulta excepcional, incluso si no se sabe quién fue Mathias Goeritz o el arquitecto Luis Barragán. 

“Y el transporte público no falla, nunca me faltaron rutas”.

Diversión no falta en la zona, también puntos para surtir la despensa o cubrir una pequeña emergencia de todo tipo. 

“Tiendas y negocios pequeños no faltan, creo más bien que es en esta época que están desapareciendo algunos, quizá porque la gente tiene diferentes necesidades, o porque ahora viven más estudiantes por la zona y menos familias que antes”.

Finalmente, parece que la única queja constante del maestro Pérez es el alto costo en esa colonia. 

“Si antes me quejaba de mi sueldo, hoy más que nunca. Fue necesario salir de esta parte de la ciudad y buscar una renta menos costosa, pasando el Periférico. Y si a eso sumas la inseguridad, pues no acabaría de contarte”.

VIALIDAD

Sistemas de transporte

La mayoría de los vecinos acentúan que la ubicación de la colonia es muy buena, ya que conecta a vialidades como Lázaro Cárdenas, Niños Héroes, Agustín Yáñez, Mariano Otero, Inglaterra y avenida de los Arcos, entre otras.

Una de las rutas para llegar en transporte público es la T10/C01 Briseño, que sale del parque Revolución hasta Santa Ana Tepetitlán. Recorre vialidades como Chapultepec, La Cauda, Paseo de la Arboleda y pasa por el parque de las Estrellas, Las Rosas y Plaza del Sol. 

En transporte masivo, se puede llegar en Tren Ligero hasta la estación Juárez. Y de allí tomar las Línea 1 o 3 del SiTren por Vallarta hasta avenida de los Arcos. Posteriormente se realiza una caminata de entre cinco y 10 minutos hacia el Sur y al, pasar la escultura de El Pájaro de Fuego, significa que es la entrada a la colonia. 

Por otro lado, hay muchas estaciones de MiBici Pública, por lo que los usuarios pueden llegar a través de la ciclovía de avenida de los Arcos, que es de doble sentido. 

De Oriente a Poniente pueden usar las ciclovías de Niños Héroes o La Paz. Y en el sentido inverso, bajar hacia el Centro por la ciclovía de López Cotilla o el carril Bus-Bici de Hidalgo.

La colonia conocida por sus áreas verdes y su cercanía con otros puntos importantes de la ciudad. EL INFORMADOR/C. Zepeda

Jardines del Bosque cuenta con dos mil 556 viviendas

  • El 60% corresponde a los hogares con jefatura masculina.
  • El promedio de ocupantes en viviendas particulares es de 2.7.
  • Piso de material diferente de tierra: 98.9%.
  • Con tres cuartos y más: 92%.
  • Disponen de luz eléctrica: 99.9%.
  • Tienen agua entubada: 99.5%.
  • Disponen de drenaje: 99.8%.
  • Disponen de automóvil o camioneta: 80.7%.

La mayoría tiene más de 18 años

En la colonia habitan seis mil  068 personas, de las cuales cuatro mil 736 reportaron haber nacido en la Entidad, de acuerdo con el Instituto de Información Estadística y Geográfica de Jalisco (IIEG).

El 4.5% de la población presenta alguna limitación en la actividad (discapacidad); es decir, 276. 

El 1.1% de la población de 15 años y más es analfabeta, y el 1.3% no cuenta con escolaridad. El 1.7% no tiene la primaria completa y el 1.5% no cuenta con la secundaria completa. “En los casos anteriores, la mujeres son quienes presentan la mayor proporción de la escolaridad completa, mientras que los hombres presentan mayor proporción de analfabetismo”.

El 42% de la población de 12 años y más es soltera o nunca estuvo casada, el 41.6% es casada o unida, mientras el 16.4% estuvo casada o unida. 

En cuanto a religión, la mayoría es representada por la población católica, con un 82.7%, seguida por la población sin religión o sin adscripción religiosa con y población con grupo religioso protestante-cristiano evangélico.