Domingo, 16 de Enero 2022
Jalisco | El fenómeno se incrementó de forma exponencial en sólo una década

Trastornos del sueño crecen entre la población de Jalisco

No dormir el tiempo adecuado, o hacerlo mal, genera impactos negativos a la salud

Por: EL INFORMADOR

La deuda de sueño aumenta la presión arterial y causa que el organismo no aproveche la insulina. EL INFORMADOR / ARCHIVO

La deuda de sueño aumenta la presión arterial y causa que el organismo no aproveche la insulina. EL INFORMADOR / ARCHIVO

GUADALAJARA, JALISCO (17/AGO/2015).- Los trastornos del sueño crecieron en la última década. De presentarse en cuatro de cada 100 varones y en dos de cada centenar de mujeres, actualmente aparece en 24% de los hombres y 17% de las mujeres, informó la Clínica del Sueño del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)  Jalisco.

El ritmo de vida acelerado, el estrés, el deseo de tener más tiempo para realizar actividades, así como malos hábitos antes o al momento de dormir, son causales de este crecimiento.

La Clínica del Sueño del IMSS, en servicio desde el año 2005, tiene documentado el fenómeno del trastorno del sueño: de hacer sólo 78 estudios al año, a una década de distancia se realizan 800 análisis anuales.

Los especialistas dicen que el aumento es tal que si elegimos al azar 10 personas, nueve tienen algún problema de sueño. Sin embargo, la mayoría no da importancia a sus síntomas, y consideran que son pasajeros, por lo que no reciben tratamiento.

El titular del Centro de Sueño del Antiguo Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, José Dorazco Valdez, asegura que en la época actual, la enfermedad mundial es la deuda del dormir, de la cual se derivan muchos problemas.

“Todo mundo debe dormir entre siete y ocho horas, y nadie lo hace. (…) la deuda del dormir acarrea muchas enfermedades: propicia que la presión arterial se dispare y sea de difícil control, que la insulina no se aproveche por el organismo y desarrolle diabetes, o que el sistema de defensa del cuerpo se desorganice, cualquier problema que se presente, afecta más”.

De acuerdo con el especialista, las autoridades sanitarias y hospitalarias no han caído en cuenta de la recurrencia y aumento de los trastornos de sueño, por lo que advierten sería necesario informar más a la población sobre los riesgos sanitarios por no dormir bien.

“Es un problema subestimado, es una enfermedad social; el crecimiento de las ciudades enferma a la gente por los desplazamientos, las fricciones, la necesidad de horarios como levantarte a las cinco de la mañana y acostarte a la medianoche, el sueño ya no se recupera”.

NUMERALIA

Estadísticas del problema

80
trastornos del sueño se conocen actualmente a nivel internacional, apnea e insomnio son los males más comunes.

10 clínicas o centros para atender trastornos del sueño hay en Jalisco entre los públicos y privados.

150 centros en todo el país, no todos cuentan con la infraestructura, capacidad y tecnología para hacer estudios.

24 por ciento de los hombres sufren algún problema durante su descanso.

17 por ciento de las mujeres padecen algún mal que resta calidad a sus horas de dormir.

CASOS DE ÉXITO EN LA ATENCIÓN

Hace seis meses, la clínica del sueño Somei recibió a un paciente de 55 años de edad con roncopatía y sensación de ahogo por las noches. Como agregado, presentaba problemas de obesidad e hipertensión.

Se le realizó el protocolo de estudio que incluye una historia clínica y valoración por otorrinolaringología y neumología, además de una polisomnografia nocturna.

El paciente tenía apnea del sueño del tipo obstructivo grave y recibió un tratamiento con presión de aire. A seis meses del diagnóstico, el afectado bajó de peso con un programa de alimentación y ejercicio, vive con un índice de apnea del sueño de 20%, una situación que puede describirse como “una categoría normal de la respiración por las noches”.

El tratamiento para algún trastorno del sueño varía dependiendo del tipo, no obstante, uno estándar para un paciente con apnea puede costar alrededor de 20 mil pesos, con el estudio y el aparato que debe comprarse para recibir la presión de aire.

Marisela Durán refiere que el beneficio que este tipo de tratamientos da a los pacientes está muy por encima del costo, pues si se toma en cuenta que la persona mejora su calidad de vida, el precio es accesible.

El éxito o el fracaso del tratamiento es directamente proporcional al empeño y el compromiso que ponga el paciente para tener una mejor higiene de sueño, cambiar sus hábitos y seguir las indicaciones del médico.

Problemas del descanso impactan también a niños y adolescentes

Se piensa que sólo la población adulta tiene trastornos de sueño. Esto es erróneo. Si bien, los adultos duermen una tercera parte menos que antes, el grupo de niños y adolescentes ya entraron a esta dinámica, y duermen 20% menos de lo que requiere su organismo.

El director del Centro de Sueño del Antiguo Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, José Dorazco Valdez, asegura que la deuda al dormir empieza a cobrar factura en los niños con problemas de sedentarismo, obesidad, insomnio, mal humor, rebeldía y bajo rendimiento académico.

La entrada y accesibilidad que tiene este grupo de edad a dispositivos electrónicos como las tabletas, celulares inteligentes, videojuegos y computadoras, provoca que se pierdan horas de sueño por utilizarlos.

El especialista recomienda a los padres que si su hijo no duerme bien, tiene problemas de conducta y su carácter es difícil de llevar, se piense que puede tener un trastorno, y es necesario que sea revisado por un médico y que su pediatra lo sepa.

“Los niños nunca van a decir que no duermen bien, lo manifiestan con rebeldía, mal humor, mala conducta y mal aprovechamiento escolar; si los adultos no se dan cuenta que tienen un problema del sueño, menos los niños”.

Es importante que los infantes y jóvenes tengan una buena higiene de sueño, es decir, que cuenten con un horario fijo de dormir y despertar, aún en vacaciones o fines de semana.

EL ESTRÉS POST TRAUMÁTICO, CADA VEZ MÁS FRECUENTE

Sucesos violentos incrementan los casos de insomnio

Una joven de 32 años sufrió un asalto con violencia e intento de secuestro, en Guadalajara. Tras el suceso, el sueño desapareció y ya no pudo dormir. Llegó a la clínica del sueño Somei, con un insomnio total y una crisis de ansiedad, cuenta la directora, Marisela Durán Gutiérrez.

La mujer se sometió a un protocolo de estudio, se diagnosticó que el insomnio se debía a un estrés post traumático y no hubo necesidad de hacerle más pruebas del sueño, pues la causa era identificable.

Tras seis semanas de tratamiento médico, la paciente ha mejorado su dormir en 80 por ciento.

Este tipo de casos de trastornos del sueño a causa de estrés post traumático han ido en incremento, al menos en la clínica privada.

“En insomnio aumentó por las condiciones sociales y de seguridad, porque vemos ya más estrés pos traumático por situaciones de inseguridad y violencia; sí es común y sí ha ido en aumento”.

A diferencia de las clínicas o centros del sueño en el ámbito público, las clínicas privadas tienen más consultas. En el caso de Somei, se atienden hasta tres casos nuevos por día, lo que representa el triple de los pacientes que recibían hace cinco años, cuando se abrió. A estos se suman alrededor de ocho que se ven en control.

La doctora manifestó que las atenciones del sueño aumentaron en la clínica y se debe a varios factores, pero uno de los más importantes es que el establecimiento tiene capacitación y aparatos de alta tecnología, con la posibilidad de diagnosticar y tratar los más de 80 padecimientos que se registran en el mundo.

Cada vez más gente busca mejorar su calidad de vida y se da cuenta que un buen dormir es parte fundamental de ese plan. Además del insomnio, los trastornos más frecuentes en el sueño son los respiratorios, que van ligados con la obesidad y los malos hábitos, seguido de los trastornos ocasionados por el consumo de sustancias, así como un mal dormir desencadenado por el manejo excesivo de aparatos electrónicos.

GUÍA

El arte del dormir

La siesta ¿hábito sano?

Debe ser de 15 minutos, a menos de que se haya tenido un desvelo un día antes y se requieran hasta 30 minutos de sueño. Pero esto no puede ser todos los días. Y cuando la persona requiere de una hora o más de siesta para sentirse bien, ya no es normal, ni sano y se debe acudir con un experto para ser sometido a una evaluación de la calidad del sueño nocturno.

¿Roncar es normal?

Toda la gente que ronca está enferma, dice el doctor José Dorazco Valdez, quien asegura que está mal que pase desapercibido en las consultas de primer contacto. Después de 20 años de ronquidos y problemas respiratorios al momento de dormir, hay 50% más de posibilidades de desarrollar hipertensión y diabetes, a diferencia de las personas que no roncan.

¿Qué pasa si no se duerme bien?

Los microdespertares son pequeños sucesos nocturnos similares a lo que sentiría una persona si otra la está moviendo o le habla cuando está dormida. El cerebro se excita, genera estrés y manda sustancias de alarma a la circulación sanguínea, el corazón se acelera, se eleva la presión, y el cerebro está en alerta, sin lograr un descanso completo.

¿Qué es la higiene del sueño?

Expertos coinciden que el sueño debería ser parte de la educación en casa, con la implementación de horarios y hábitos, así como conocer a los enemigos del sueño. Es importante evitar sedentarismo, tabaco, obesidad, alcohol, la luz, los dispositivos electrónicos, ingerir alimentos o bebidas estimulantes tres horas antes de dormir, ver la televisión acostado, atender el celular en la cama o hacer ejercicio antes de dormir. Se debe de dormir de siete a ocho horas diarias.

LOS TRATAMIENTOS

Los males tienen una solución

• Insomnio:
Es fácil de identificar y por eso la gente llega de manera temprana al médico porque no puede dormir. Para el tratamiento dependerá si el insomnio es crónico o primario. Si es ocasionado por un problema familiar o por alguna enfermedad, el tratamiento usual es con terapia cognitiva conductual y algunos fármacos. En 18 meses, con mucha higiene de sueño, el individuo puede recuperarse y dormir de forma habitual.

• Piernas inquietas: Si hay deficiencia de hierro en el organismo, se corrige el síndrome y ya no aparece; de ser por otra causa se estudian otros mecanismos. El paciente identifica el problema cuando según él duerme bien, pero tiene mucho sueño durante el día.

• Apnea: El tratamiento es con la presión positiva en vía aérea, con una especie de ventilador que se coloca por las noches en la nariz, para que el paciente respire bien y no tenga sobresaltos por falta de respiración que lo haga despertar. Si un paciente tiene hipertensión y es roncador, hay 75% de posibilidades de que tenga apnea.

• Todos los trastornos deben ir acompañados de un cambio inmediato en el estilo de vida de los pacientes, como reducir peso, evitar el sedentarismo, no consumir alcohol y lograr una buena higiene del sueño.

SABER MÁS

¿Cuánto duerme un mexicano?


Según un estudio desarrollado por la Fundación Nacional del Sueño en 2013, el mexicano promedio duerme seis horas y 31 minutos al día; sólo 29% aceptó dormir las ocho horas que se recomiendan.

Temas

Lee También