Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jalisco | Fenómenos climatológicos azotan a municipios costeros, pero la ZMG no escapa de daños

Suman ocho declaratorias de desastres en Jalisco desde 2010

Azotan los fenómenos climatológicos a municipios costeros, pero la zona metropolitana no escapa a los daños
Inundaciones y deslizamientos surgen cada temporal en el fraccionamiento Los Eucaliptos, en Tlajomulco.  /

Inundaciones y deslizamientos surgen cada temporal en el fraccionamiento Los Eucaliptos, en Tlajomulco. /

GUADALAJARA, JALISCO (26/JUN/2017).- De 2010 a la fecha se han emitido ocho declaratorias de desastre natural para Jalisco por precipitaciones pluviales, con lo que se han podido activar los recursos federales del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), los cuales son solicitados cuando los daños ocasionados por eventos, en este caso de lluvias severas, superan las capacidades y previsiones financieras de las entidades federativas para subsanar los daños.

El primer evento reportado en este periodo fue la ocurrencia de lluvia severa el 25 de junio de 2011 en Tlajomulco de Zúñiga. En esta ocasión se desgajó el llamado cerro Viejo, ubicado en la población de San Miguel Cuyutlán. El hecho dejó un saldo de 17 personas lesionadas, mientras que se afectó la estructura de seis casas, aunque se introdujo en 17 fincas. Sin embargo, el lodo afectó al menos 12 manzanas.

Por este hecho, el 8 de julio de ese año se publicó en el Diario Oficial de la Federación la declaratoria de desastre natural a fin de que el Estado pudiera acceder a los recursos del Fonden.

Por otra parte, el huracán “Jova” afectó a Jalisco del 11 al 13 de octubre de ese 2011. A las 01:00 horas del 12 de octubre el centro del huracán, clasificado en la Categoría 2 de la escala Saffir-Simpson, con rachas de hasta 195 kilómetros por hora, tocó tierra en la bahía de Chamela, entre Punta Pérula y Careyes, en La Huerta, “internándose en territorio jalisciense cruzándolo durante los días 12 y 13 de octubre”, se informó en el Diario Oficial de la Federación.

El huracán y posterior tormenta tropical provocó inundaciones, deslizamientos y daños en viviendas e infraestructura pública. Así, el 28 de octubre se publicó la Declaratoria de Desastre Natural para 37 municipios principalmente al Sur, entre ellos Autlán de Navarro, Casimiro Castillo y Cihuatlán, el más afectado, pues se estimaron daños por 700 millones de pesos.

"MANUEL" DEJÓ 800 DAMNIFICADOS

Como tormenta tropical, “Manuel” afectó a Jalisco entre el 14 y el 18 de septiembre de 2013; sin embargo, dañó 232 fincas, hubo que evacuar a unas mil 500 personas, aunque damnificadas fueron 800. El fenómeno dejó un saldo de tres personas fallecidas y provocó una declaratoria de desastre para 29 municipios, principalmente Cañadas de Obregón, Chapala, La Barca, Tapalpa y Tlajomulco de Zúñiga. Ésta fue publicada el 4 de octubre de ese año.

La noche en que se inundó Oblatos

Un año después de “Manuel”, el 14 de octubre, se publicó en el Diario Oficial de la Federación otra declaratoria de desastre para los municipios de El Salto, Guadalajara, Tlaquepaque y Ocotlán por “la ocurrencia de lluvia severa del 30 de septiembre al 1 de octubre y del 4 al 5 de octubre”.

La madrugada del 30 de septiembre le tocó a Guadalajara en el Oriente, en la zona de Oblatos, donde se reportaron más de 500 viviendas con daños y 430 vehículos inundados o arrastrados. En Tonalá se afectaron 400 casas y 300 más en El Salto.

Por otra parte, el 26 de marzo de 2015 se publicó la declaratoria de Desastre Natural por lluvia severa los días 15 y 16 de marzo en 15 municipios de Jalisco. Entre los más afectados, según lo publicado en medios de comunicación, estaba el municipio de Tomatlán, en los poblados de José María Morelos y Campo Acosta, donde el nivel del agua subió hasta 80 centímetros para inundar 364 viviendas, además de dañar 20 vialidades. Otros municipios afectados fueron Villa Purificación, Talpa de Allende, Mascota, Puerto Vallarta y Autlán de Navarro.

AFECTADOS EXIGEN SOLUCIÓN

Incertidumbre en Los Eucaliptos

La madrugada del 1 de octubre pasado ocurrió lo que temían los pobladores del fraccionamiento Hacienda Los Eucaliptos, en Tlajomulco de Zúñiga: una inundación que les arruinara el menaje de sus casas. Ubicado hacia el Poniente de la cabecera municipal, este asentamiento se encuentra en una zona donde se deposita la corriente pluvial, lo que puede advertirse por el cauce que existe al Sur del desarrollo. Por ello es difícil creer que la constructora no sabía de este problema.

Hacienda Los Eucaliptos fue una de las 16 colonias por las que se emitió una declaratoria de emergencia por inundaciones el año pasado. Fueron más de tres millones de pesos obtenidos vía Fondo Estatal de Desastres Naturales (Fonden) para apoyos destinados a 200 fincas, las principales afectadas en esos asentamientos. Sin embargo, la demanda de los moradores no es que les paguen la pérdida, sino que hagan algo para que ya no se les inunde.

Oliveria Rojas recuerda la tormenta del año pasado. El agua comenzó a subir sobre las calles más al extremo del fraccionamiento: Valle de los Nogales, Valle de Beteles y Valle de los Abetos. La primera fue la peor. El agua subió unos 15 centímetros, suficiente para que se les arruinaran sus muebles, que eran de aglomerado, y también su refrigerador. A su familia, dijo, no la apoyaron.

“Esto ha sucedido año con año, cada año tenemos este problema de la inundación. No es justo que a algunos les den la ayuda y a otros no, si la inundación es pareja, desde la calle de allá es pareja”.

Concepción Verdiguel, también vecina de Valle de los Nogales, fue otra de las que se vieron afectadas. “Fueron unos 10 o 20 centímetros, todo se dañó… pérdidas como de 15 mil pesos”. Aunque reconoció que tras el desastre llegaron autoridades municipales, a ellos no les ayudaron, afirma.

Arturo Palomares, quien habita una finca en Valle de Beteles, narró su experiencia. “A su pobre casa se metió 10 centímetros de agua, pero en otras casas se metió hasta medio metro. Nosotros alcanzamos a levantar los muebles, pero en otros lados sí fue pérdida total”.

El agua, recordó, afectó ocho manzanas. “Dijeron que fue por exceso de agua, pues llovió demasiado”. De esa experiencia supo que las autoridades apoyaron a muchos para la compra de menaje. “Por el fondo de desastre a las personas que perdieron todo sí se les dio todo”. También anunciaron que trabajarían para evitar inundaciones similares. “Dijeron que iban a hacer una fosa para desazolvar, de hecho ya la hicieron, pero vamos a esperar este año para ver cómo vienen las lluvias. Esperemos que ya no se inunde”.

Sin embargo, Concepción Verdiguel se muestra escéptica, pues ha visto señales que auguran nuevas inundaciones. “Vinieron los de la brigada de Bomberos, nos dijeron que cuando nos avisaran, desalojáramos, que cuántas personas somos en cada familia para que cuando se inundara buscar un lugar donde nos llevaran. Entonces nos están avisando que no se va a hacer nada”.

Oliveria Rojas se dio cuenta de que las autoridades construyeron otro cárcamo con bombas delante del cauce con el que colinda el fraccionamiento. “Vamos a ver si con estas lluvias sí funcionan. Dijeron que ya no se iba a inundar, pero no sabremos hasta no verlo”.

Desde el 2011 se han documentado inundaciones en Los Eucaliptos, razón por la cual las autoridades clausuraron la construcción de una etapa más de la inmobiliaria, donde actualmente sólo se ven esqueletos de fincas. Desde entonces se buscó que la empresa solucionara el problema; incluso, se habló de reubicar a los moradores, pero eso no ha ocurrido.

Aunque no le dieron apoyos, en realidad Oliveria no es lo que quiere, insistió. “Queremos que haya una solución definitiva, que no tenga uno que andar gastando, si de por sí no tenemos dinero y todavía con nuestras pérdidas”.

DESTINAN 37 MDP DEL FONDO ESTATAL DESDE 2011

Hace más de siete años que María del Rosario Sifuentes renta una finca en el fraccionamiento Hacienda Los Eucaliptos, en Tlajomulco de Zúñiga. Los inmuebles son de interés social, pequeños y habitados por familias trabajadoras, pero a diferencia de otros asentamientos en ese municipio, en éste, el vandalismo es prácticamente inexistente, por lo que la inseguridad es poca. Se cuidan entre vecinos. Sin embargo, de lo que no pueden protegerse es del clima.

Cada año llegan lluvias torrenciales en las tierras bajas sobre las que está asentado este lugar y se inunda, acaso un mal del que sabían los desarrolladores, pues los ingresos de las casas se elevan sobre el arroyo de la calle. Pero es insuficiente, porque a María se le metió el año pasado de nuevo el agua, tras la tormenta del 1 de octubre. Esta vez se le inundó la casa unos 50 centímetros y en la calle era casi un metro el nivel.

“Van tres veces que se me mete el agua. En octubre pasado fue cuando se perdieron muchas cosas, se perdió la lavadora, la sala, las camas, todo. Es parejito. Yo creo que perdí entre 10 y 15 mil pesos”.

Los Eucaliptos es uno de los últimos fraccionamientos por los que las autoridades han solicitado la activación de los recursos del Fondo Estatal de Desastres Naturales (Foeden).

Lluvias, granizadas y deslizamientos han sido eventos que desde 2011 han afectado a 48 de los 125 municipios de Jalisco donde se ha solicitado apoyo del Foeden. Este fideicomiso tiene asignados un promedio de 15 millones de pesos anuales en los presupuestos de egresos del Estado, y desde entonces se han ejercido más de 37 millones de pesos para subsanar los daños de tales eventos.

Tlajomulco fue el último municipio en Jalisco en activar el Foeden, donde 16 asentamientos resultaron afectados. Según la Secretaría de Desarrollo e Integración Social (Sedis), 285 fincas resultaron afectadas. Además, a 354 habitantes se les destinaron tres millones 784 mil pesos para apoyos en el menaje perdido de las familias.

“Sí nos ayudaron, a mí me dieron mi lavadora, mi sala, mi estufa y un juego de sartenes. Vinieron y nos hicieron la encuesta. La vecina de atrás que sí se le metió más porque allá está peor, perdió sala, comedor, refri, estufa, lavadora, colchones, bases… a todos nos ayudaron. Pasaron a cada una de las casas”.

El monto por los daños de ese evento es el tercero desde 2011, detrás de los cuatro millones 289 mil pesos destinados por las lluvias en Tomatlán en 2015 y los tres millones 609 mil pesos por las lluvias en Bolaños ese mismo año.

Sigue: #DebateInformador

¿Qué opina de la intervención de las autoridades durante los desastres naturales?

Participa en Twitter en el debate del día @informador

.

Temas

Lee También

Comentarios