Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 16 de Enero 2018
Jalisco | Luego de 18 días internado en el Hospital General de Occidente, falleció por un paro cardiorrespiratorio secundario.

No más muertes, piden por Miguel Ángel

Miguel Ángel López murió a sus escasos ocho años de edad. Pobladores de El Salto y Juanacatlán salieron a las calles a pedir una solución al problema de la contaminación. Este jueves velaron al pequeño quien falleció luego de, supuestamente, ingerir arsénico del Río Santiago.

GUADALAJARA.- La fetidez persistía. Las aguas negras del contaminado Río Santiago seguían su cauce a escasos 300 metros de la casa donde la madre del pequeño Miguel Ángel López Rocha, lloraba incansable su partida.
En una de las 12 mil viviendas del Fraccionamiento La Azucena, en El Salto, marcada con el número 1707-A —donde los malos olores no cesan— velaron el cuerpo del niño que cayó al río y supuestamente se intoxicó con el arsénico que contiene el afluente.
Luego de 18 días internado en el Hospital General de Occidente, falleció por un paro cardiorrespiratorio secundario.
Irónicamente, su muerte “revivió” lo que desde hace décadas es una realidad: un pestilente río lleno de metales pesados que se acumulan sin control, lo que aumenta el registro de padecimientos entre los pobladores de Juanacatlán y El Salto.
Con cruces blancas a cuestas, familias enteras salieron a las calles. Amigos de Miguel Ángel también se unieron al reproche y gritaron con coraje por el lamentable fallecimiento del pequeño: “¡Ni una muerte más!”, exigía el niño Ernesto, uno de sus vecinos con quien frecuentemente jugaba a la orilla del río.
El contingente partió a las 9:30 horas, y tras dos horas de camino, vino la primera parada en las afueras de Palacio de Gobierno. Los reclamos cada vez eran más fuertes: “¡Miguel Ángel no murió; el gobierno lo mató!”, repetían a toda voz.
Pancartas y mantas con consignas estremecían la voz de los manifestantes quienes clamaban ser escuchados: “¡No más promesas, queremos soluciones!”.
En Palacio de Gobierno, varios guardias resguardaban la puerta. Nadie podía entrar. Minutos más tarde, siete personas lograron ingresar.
Mientras tanto, el resto de la caravana seguía en su lucha. Se trasladaron a la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, donde un hombre alto, blanco y con voz gruesa comenzó la trifulca. Sacó de la manifestación a personas de otras organizaciones que supuestamente estaban involucradas con la pasada administración: “No se busca ningún fin político”, denunció.
Más tarde, a las 12:30 horas, llegaron al Congreso. De nueva cuenta, las puertas fueron cerradas. La desesperación provocó angustia mientras decidían quién sostendría los primeros acuerdos con los diputados. Por fin, unas 20 personas lograron entrar.
En uno de los salones del recinto, el diputado perredista, Enrique Alfaro Ramírez los recibió y tomó nota de sus peticiones. Prometió ayudarlos e intercambió números telefónicos para tener contacto directo.
Afuera, sobre la calle Independencia, en una de las entradas del Congreso, dos cruces blancas fueron pintadas con cal, lo que un día después del fatal desenlace enmarcaron la partida de Miguel Ángel López, quien murió a sus escasos ocho años de edad.


LO QUE EXIGEN:



- La destitución del secretario de Salud, Alfonso Gutiérrez Carranza, y de la titular de la Secretaría estatal de Medio Ambiente, Martha Ruth del Toro Gaytán.


- Modificar la legislación para que las descargas que se vierten al Río Santiago sean más estrictas, pues las normas mexicanas actuales no responden a las necesidades.


- Ser atendidos por el gobernador Emilio González Márquez, ya que hasta el momento, denuncian, no han encontrado respuestas integrales al problema de contaminación del río.


- Que la Comisión Nacional del Agua garantice la calidad del líquido y transparente la cantidad y el tipo de contaminantes que son vertidos al Santiago.


- La suspensión de créditos hipotecarios que adeudan los vecinos del Fraccionamiento La Azucena, en El Salto, a las inmobiliarias, por haberles engañado y por carecer del manifiesto de impacto ambiental.


- El adecuado manejo de los residuos sólidos en el vertedero Los Laureles, que contaminan tanto las aguas del Río Santiago como el suelo.


- Que se modifique la Ley de Participación Ciudadana, para que exista una mayor concurrencia de la ciudadanía.


- La presentación de un plan integral, no sólo de los municipios de Juanacatlán y El Salto, sino de toda la Cuenca El Ahogado.


EL INFORMADOR 15-02-2008 09:00 LNA

Temas

Lee También

Comentarios