Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 27 de Mayo 2019
Jalisco | El ''grupo de los 10'' del Hospital Civil de Guadalajara

Médicos jóvenes, maestros para el futuro

Los especialistas que recibieron formación en el extranjero garantizan continuidad a la profesionalización de nuevos doctores

Por: EL INFORMADOR

El Hospital Civil de Guadalajara es conocido por sus médicos especialistas y maestros eméritos, con experiencia de muchos años.  /

El Hospital Civil de Guadalajara es conocido por sus médicos especialistas y maestros eméritos, con experiencia de muchos años. /

GUADALAJARA, JALISCO (16/SEP/2012).- Al director de los Hospitales Civiles de Guadalajara, Jaime Agustín González Álvarez, un día le hicieron un comentario que le caló. Se reunió con colegas en un hospital de Barcelona y un médico argentino le dijo: “‘Doctor, usted presume mucho su hospital, y no publican a nivel internacional’. Nos hizo sentir muy mal porque los argentinos, sus maestros, estaban publicando y, aquí, nuestros maestros no estaban publicando”.

Para un médico, publicar investigaciones es lo que da reconocimiento y, además de la práctica, le da el prestigio del sustento científico. No se trata sólo de atender con “calidad y calidez”, como dicta la misión de la institución bicentenaria de Guadalajara; también implica publicar lo que se hace y lo que se aprende con dicha atención.

Allí nació el proyecto del llamado “Grupo de los 10”, el conjunto de jóvenes médicos egresados de la Universidad de Guadalajara (UdeG) que recibieron apoyo para estudiar o hacer prácticas en el extranjero y que han regresado convertidos en especialistas. “Empezamos a hacer un grupo de gente joven. Si yo le pido a 10 maestros que publiquen, uno va a publicar. Y si yo le pido a ellos (los 10) que publiquen, todos van a publicar”.

El Hospital Civil de Guadalajara es conocido por sus médicos especialistas y maestros eméritos, con experiencia de muchos años, que además enseñan a las nuevas generaciones. Pero “van de salida y necesitamos renovar cuadros”. Los jóvenes del “Grupo de los 10” podrían ser esos maestros del futuro, “van a dejar escuela”.

Les abren las puertas


Cualquier viaje implica gastos. Pero si ese viaje es para estudiar y permanecer durante meses en lugares donde no habrá tiempo de trabajar para obtener dinero, los costos son altos.

A pesar de que se trata de un proyecto único del Hospital Civil de Guadalajara, la institución no invirtió en la profesionalización de los médicos que se fueron a otros países. La mayoría se pagó su propio viaje o recibió ayuda de sus familias; otros recibieron una beca de la UdeG y lograron quedarse a estudiar un posgrado.

Este proyecto, dice González Álvarez, tiene un aspecto de internacionalización, y el orgullo con el que hablan de él tiene que ver con que los mexicanos fueron bien aceptados en países que jamás habían recibido ni siquiera, a latinoamericanos.

“Víctor Correa, por ejemplo, es el primer médico mexicano que aceptan en París; domina varios idiomas. Casi todos estuvieron en Europa, a pesar de tener muchos nexos en Estados Unidos, que nos han atendido bien. Víctor le abrió las puertas a muchos otros médicos. Ahora se va a presentar trabajos a París”.

Acidosis tubular renal

Jacob Sandova
l, nefrólogo pediatra,
36 años

Aprendizaje

Adiestramiento en trasplante renal pediátrico y falla secundaria a enfermedades metabólicas.

Estancia

Hospital Val D’Hebron.

Salió del país en 2005 en busca de preparación. Apuntó a Europa. Después de hacer la especialidad en nefrología pediátrica, en la Ciudad de México, atravesó el  Atlántico rumbo a España para aprender de trasplante renal en niños, así como otras fallas metabólicas.

Actualmente, la enfermedad de moda en muchos niños es la acidosis tubular renal, que antes pasaba inadvertida para todos los médicos, al menos en Jalisco.

Con menos de 30 años, el médico comenzó a hacer el diagnóstico de esta enfermedad y cuando salió del país era el segundo nefrólogo pediátrico certificado en México.

“Me siento muy orgulloso. Aquí en el hospital nadie había sido detectado con acidosis tubular renal hasta que yo llegué, y no porque sea muy exitoso ni inteligente, sino porque no se tenía la formación”.

Señala que Jalisco era un estado muy “centralista”: los médicos que iban formándose seguían con alguna subespecialidad de seis meses; él decidió salir a escribir su propia historia y regresar para contarla.

Jacob fue quien abrió camino a sus demás compañeros, al ser el primer latinoamericano aceptado en el Hospital Val D’Hebron, específicamente en su servicio de Pediatría. “Fui becado por la beca Sandoval Pamplona, o sea: mi familia me apoyó”, sonríe.

Antes de que fuera conocida la acidosis tubular renal, se diagnosticaba a los pequeños con una enfermedad en túbulo del riñón o con insuficiencia renal. Antes se detectaban los casos de tubulopatía en uno de cada 10; ahora es posible hacerlo en nueve de cada 10. El reto ahora es detectarlas a tiempo para disminuir los trastornos metabólicos posteriores.

Mortalidad materna

Aymé Corona
, gineco-obstetra, 33 años

Aprendizaje

Atención de la emergencia obstétrica.

Estancia

Hospital Val D’Hebron.

La mortalidad materna es uno de los principales problemas de salud pública actual en el país y, pese a los esfuerzos, no se ha logrado la disminución esperada.

Aymé viajó a Barcelona y duró dos años en el Hospital Val D’Hebron, para después hacer un doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona y estudios en medicina materno fetal.

La doctora trajo un modelo de trabajo distinto al que se realizaba en el Nuevo Hospital Civil “Dr. Juan I. Menchaca”, donde actualmente labora. Consiste en una georreferenciación de la atención de emergencia obstétrica, de manera que todo el sector salud se coordine para resolver cada uno de los casos, y no saturar un solo hospital con mujeres de embarazos saludables ocupando un lugar al que podría acceder una embarazada con alto riesgo.

El esquema también implica que las mujeres que tengan embarazos de alto riesgo usen brazaletes para identificarlas en caso de algún incidente y que sean trasladadas a un hospital de especialidad, para perder menos tiempo. Esto todavía no se concreta.

“Como hospital ya redujimos la mortalidad materna a un 10% desde 2009 a la fecha, pero hemos hecho muchas acciones y en general hemos tenido un buen trabajo”.

Otro de sus aprendizajes fue observar las razones por la cual en Barcelona no tienen muertes maternas, para tratar de aplicarlas aquí. La ventaja sobre México es simple: allá, la atención en primer nivel está tan bien estructurada que, cuando detectan riesgo en una paciente, la remiten a segundo nivel mediante una sencilla cita por correo electrónico.

Cáncer de mama

Cristina Cerda
, radióloga

Aprendizaje

Diagnóstico de cáncer de mama y biopsias no invasivas.

Estancia

Hospital Val D’Hebron, en Barcelona.

El cáncer de mama es la primera causa de muerte por cáncer en la mujer y la única manera de prevenirlo es con la detección temprana. Cristina se fue un mes a Barcelona para aprender sobre nuevos diagnósticos integrales que, además de utilizar mamógrafos, incorporan el apoyo de una resonancia magnética y ultrasonido para obtener mayor precisión.

La doctora es casada y tiene una hija. Su profesión la obliga a sacrificar en ciertos momentos a la familia, para seguir actualizándose en tecnología y técnicas de radiología.

Con lo aprendido en España, lidera un modelo en el que se le practica a la paciente un estudio de ultrasonido y mamografía juntos. “Eso agiliza mucho; antes se hacía nada más la pura mamografía: la paciente venía, iba con el oncólogo y volvía a sacar la cita para el ultrasonido, y el diagnóstico duraba hasta un mes”.

Si aparece una lesión sospechosa de cáncer, la paciente es mantenida en el hospital, la derivan a la Clínica de Mama o a Oncología y allí la preparan para una biopsia. Los radiólogos son quienes localizan las lesiones, y el cirujano quita la lesión con incisiones pequeñas, en procedimientos ambulatorios.

Anteriormente, las pacientes debían entrar a un quirófano para este procedimiento, en el que para el diagnóstico se  cortaba un cuadrante de la mama, muchas veces sin necesidad, pues el tumor salía benigno.

Insuficiencia renal

Librado de la Torre Campos
, especialista en medicina interna y nefrólogo, 30 años

Aprendizaje

Accesos vasculares en diálisis peritoneal.

Estancia

Universidad de Alberta, en Canadá.

Centro de Referencia de Nefrología e Hipertensión, en Estados Unidos.

En 2005, Librado salió del país cuando estudiaba la especialidad en nefrología. Compitió para una beca en la Sociedad Latinoamericana de Nefrología e Hipertensión, la cual ganó junto con otros ocho latinoamericanos, y se fue a un centro de referencia de Estados Unidos. Ahí aprendió sobre terapia renal continua, en Alabama, y participó en congresos de la Asociación Americana de Nefrología.

Ya otro médico había traído conocimientos sobre los accesos de diálisis peritoneal, pero Librado vino a reforzar el método, para trabajarlos por parte de los nefrólogos, mediante ultrasonido.

“El Civil es el único hospital en todo México en el cual los nefrólogos hacen 99% de los accesos para el diálisis peritoneal. No le piden ayuda al cirujano, a menos de que esté muy difícil”. Los cirujanos, así, se pueden concentrar en las actividades de tercer nivel médico, sin perder el tiempo en poner catéteres.

Este nuevo modelo logró mejorar el nivel de atención en nefrología, se atiende a más pacientes que antes y se redujeron los tiempos de hospital.

Además de Estados Unidos, el joven médico estuvo en la Universidad de Alberta, donde conoció esquemas de atención a distancia.

Actualmente van capacitados 100 médicos de Jalisco en este proyecto, que consistió en realizar un estudio a ocho mil diabéticos, con lo que se descubrió que 50% padece enfermedad renal y no lo sabía.

“Muchos de ellos vinieron, nos saturaron el trabajo y la mayoría se está tratando; es un sistema de tutoría virtual por internet. Llevamos casi un año con capacitación, estamos en fase de publicación”.

Tratamiento contra el cáncer

Francisco Javier Ramírez Godíne
z, oncólogo

Aprendizaje

Entrenamiento en tratamiento molecular de cáncer.

Estancia

Universidad de Cantabria, en Santander, España.

Hospital Marqués de Valdecilla.

Tras dos años de especialidad en medicina interna y tres más en oncología médica, Francisco viajó a España en 2006 para aprender sobre tratamientos moleculares en el abordaje de diversos tipos de cáncer, como el de mama y tumores músculo-esqueléticos. Hoy, ya casado y con tres hijos, está certificado por el Consejo Mexicano de Oncología.

El hospital donde estuvo durante seis meses es uno de los de mayor concentración de pacientes al Norte de España. Ahí convivió con algunos de los mejores expertos en el tratamiento de melanomas. Hoy trabaja en el Hospital Civil y es parte de una unidad nacional de investigación en oncología, en donde se hacen estudios internacionales para publicarse.

En tres de estas investigaciones ya están involucrados algunos fármacos, manejados por un equipo de nutriólogos, psicólogos, médicos generales, residentes en formación de oncología, que se dedican al manejo de pacientes en fases de investigación.

“Somos el primer centro a nivel nacional que es líder en investigación en cáncer de próstata; realizamos estudios en fármacos nuevos: evaluamos su eficacia y seguridad en comparación con los que están establecidos como los mejores”.

La relación y coordinación con la industria farmacéutica, advierte, es parte fundamental en el desarrollo de moléculas para estudio.

Este grupo de investigación nacional tiene apenas dos años formado y ya cuenta con seis estudios internacionales de cáncer de próstata, pulmón, tumores de piel y de cabeza y cuello. Ya están aprobados a escala internacional y se aportarán pacientes en la investigación. De hecho, el equipo está invitado a participar en un modelo de investigación internacional de estudio de tumores del sistema nervioso central.

La dinámica consiste en que los cirujanos que operan los tumores del cerebro extraigan una porción del tumor y de su tejido tumoral, para enviar una muestra a estudiar a Estados Unidos, a fin de meterlo a técnicas bioquímicas para crear una vacuna específica, personalizada para el paciente.

“Esto será un extra al tratamiento, que es la cirugía, la quimio-radioterapia. Le vamos a generar una vacuna propiamente con su tejido que le genera anticuerpos de defensa, y esto le va a proporcionar protección en contra de estructuras propias del tumor”.

Prótesis de rodilla

Aldo Argüelles Alegría
, traumatólogo, 33 años

Aprendizaje

Miniprótesis de rodilla.

Estancia

Hospital Clínico de Barcelona.

Mientras Aldo hacía su especialidad en el Antiguo Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”, en 2008, conoció a uno de los más prestigiados cirujanos de rodilla en Barcelona, quien lo invitó a la unidad de rodilla que lidera, en un hospital de la Madre Patria. Su estancia fue de dos meses y, un año después de haber terminado su especialidad, el joven médico aplicó para conseguir un posgrado en cirugía de cadera y rodilla. Fue aceptado en la unidad de cadera por seis meses, pero se quedó durante un año.

Durante su aprendizaje observó que, a diferencia de lo que se hace en México, allá se hacían cirugías de rodilla o cadera en adulto joven de manera más común, mientras que aquí prevalecen mitos: “Mis maestros aquí me enseñaron que alguien de 30 años que le dolía la cadera o la rodilla no se podía operar o no se le podía hacer un reemplazo articular”.

Aprendió que, con una miniprótesis, se le retira una menor cantidad de hueso al paciente y hay menos complicaciones. La cirugía consiste en remover el defecto específico dañado, y se coloca una pequeña prótesis, con mejores resultados en cuanto a movimiento. Esto mejora la calidad de vida del paciente.

Aldo comenta que la experiencia de estar en otro país le demostró que los médicos jaliscienses están capacitados, pero los galenos extranjeros tienen ciertas cosas a su favor.

“Hay dos cosas que nos llevan ventaja, que es la investigación, que tienen artículos impresionantes; y otro, el recurso: que en el quirófano tenían injertos de hueso, implantes materiales a disposición o en cuestión de minutos”.

Neurocirugía

Ana Elva Jáuregui Aguilar
, neurocirujana

Aprendizaje

Nuevas técnicas de cirugía.

Estancia

Clínica de Neurocirugía del Hospital Klinikum Nürnberg Süd, en Nürnberg, Alemania.

Ana Elva se encuentra desde abril de este año en Alemania, donde hace una especialidad en la Clínica de Neurocirugía del Hospital Klinikum Nürnberg Süd, en la ciudad de Nürnberg. Ella, como el resto de los doctores del estado de Bavaria, pertenece a la asociación de formación continua Ärzliche Fortbildung, en Bayern.

El plan de estudios está diseñado para seis años, ya que, cuando un médico es aceptado en Alemania, debe cumplir con requisitos que no cualquiera reúne: manejo del idioma “necesario” y un examen de aprobación, entre otros. Ana ya está contratada por dos años en un hospital y su formación durará seis años.

Según comentó, en entrevista desde Alemania, los objetivos de su formación fuera de México son aprender las diferentes técnicas de neurocirugías, cumplir con cierto número de cirugías de práctica y conocer la teoría, planeación anatómica y quirúrgica. Su compromiso es volver a México para aplicar los conocimientos aprendidos.

Según su experiencia, algunas de las ventajas que encontró hasta el momento, en su formación, están en poder usar tecnología de punta y conocer un mejor modelo de organización para el cuidado de los pacientes.

Tumores óseos

Moisés Madrigal
, especialista en ortopedia y traumatología

Aprendizaje

Técnica quirúrgica para detectar y operar tumores óseos.

Estancia

Hospital Universitario de la Virgen del Rocío, en Sevilla.

Hospital de Asturias.

En México no existe un hospital en donde se haga subespecialidad o adiestramiento en tumores óseos, uno de los más agresivos. La mayoría de los pacientes no recibe atención temprana, y las posibilidades de amputación y de fallecimiento son altas.

Moisés se fue a Asturias, en donde aprendió que, para atender a un paciente con un tumor de hueso, se requiere de un comité de tumores, que ahora ya existe en el Hospital Civil.

También aprendió nuevas técnicas quirúrgicas para detectar y operar los tumores y, si bien se “sacrifica” parte del tejido sano, pueden implantarse prótesis tumorales para no tener que amputar y que el paciente pueda seguir caminando, con movimiento menor pero con una vida “prácticamente normal”.

El comité del que habla está integrado por un radiólogo, un oncólogo y un patólogo, quienes hacen investigaciones clínicas para determinar el tratamiento de cada paciente: si la quimioterapia va antes o después de la cirugía.

Los beneficios de contar con una decisión compartida tienen que ver con que el paciente no espera una nueva cita y su caso es atendido de inmediato. “Yo lo presento en el comité y el paciente se manda de inmediato; se obvian citas, porque los pacientes del comité tienen un ‘plus’; el oncólogo sabrá si es antes o después el tratamiento. Para el quirófano tampoco hay fechas de programación”.

Este tipo de abordajes tiene buenos resultados en Europa y, para que en Jalisco funcione mejor el comité, está el proyecto de crear un banco de huesos de cadáver, para reducir costos del hospital y tener a la mano el tejido.

También se pretende tener un banco de tumores para tomar muestras y hacer proyectos de investigación, que a largo plazo brinden nuevas alternativas de curación y tratamiento.

Cirugía hepato-pancreato-biliar

Víctor Manuel Correa Santillán
, especialista en cirugía oncológica

Aprendizaje

Cirugía hepato-pancreato-biliar, relacionada con tumores de hígado, páncreas y vía biliar.

Estancia

Hospital Paul Brousse, en París.

Centro Hepatobiliar Suizo.

Otros estudios en Milán, Italia.

Después de terminar su especialidad en cirugía general, además de otra en cirugía oncológica, Víctor Manuel estuvo en el extranjero realizando un máster durante 2011. Fue aceptado en el Instituto de París, y la UdeG le otorgó una beca para mantener su estancia y gastos. Ahí realizó el máster en cirugía hepato-pancreato-biliar, relacionada con el tratamiento de tumores.

Tuvo la oportunidad de trabajar con uno de los mejores especialistas en la materia: “A nivel mundial, si habláramos de futbol, él sería Pelé”.

El interés de su especialidad nace tras haberse dado cuenta de que los tumores de este tipo son los más agresivos; son los que no avisan, y el paciente acude cuando ya salió de una etapa curativa. “Todavía no sabemos por qué, pero para allá vamos; es un tema que tocó mis fibras, pasar la visita y ver jóvenes de 40 o 45 años que debutaban con tumores muy agresivos. Con el equipo de oncólogos sesionábamos los casos y poco podíamos hacer”.

Víctor se preparó en el hospital Paul Brousse, de los mejores cinco del planeta para estos tratamientos. Ahí se hicieron por primera vez trasplantes hepáticos provenientes de personas vivas, para tratar el cáncer de hígado y otras enfermedades.

Su máster duró un año y de ahí se fue a Zúrich, al Centro Hepatobiliar Suizo, donde se realizan trasplantes. También estuvo cuatro meses en Milán, donde aprendió a realizar procedimientos guiados por ultrasonido en el quirófano.

“Se abre al paciente, hace su valoración con ultrasonido y, en lugar de hacer un corte tradicional, como un cuarto de hígado, ellos lo resecan, como si estuvieran quitando aceitunas de un queso, lo que permite que quede más tejido hepático funcional”.

La necesidad de este tipo de tratamientos en Jalisco es “infinita”, apunta, debido a que la cirrosis y otras enfermedades hepáticas, precursoras de tumores, son la quinta causa de muerte en el Estado.

Trasplante de médula ósea en adultos

Jaqueline Bañuelos
, hematóloga, 34 años

Aprendizaje

Adiestramiento en trasplante de médula ósea en adultos.

Estancia

Hospital Val D’Hebron.

Banco de Sangre y Tejidos de Cataluña.

Instituto Catalán de Oncología.

Es casada y no tiene hijos. Viajó a Barcelona para aprender de su especialidad, hematología, en el Hospital Val D’Hebron, uno de los 20 mejores del mundo, en donde también hizo un doctorado en medicina interna por dos años.

“Jaqui” trata padecimientos de la sangre y sus tejidos, como las leucemias agudas. En el Hospital Civil de Guadalajara no había nadie con conocimientos para realizar trasplantes de médula ósea en adultos, y actualmente sólo se hace en niños, con altas expectativas de curación.

En España tuvo la oportunidad de aprender técnicas en este tipo de trasplantes, que pronto se pondrán en marcha en el hospital civil, con la nueva unidad de hematología.

La doctora vino a revolucionar la manera en que se hacen los cultivos celulares de los enfermos. Aprendió una técnica mediante la cual se puede obtener una cantidad muy alta de células, con lo que aumenta la posibilidad de éxito en el trasplante.

“Aquí ya había máquinas que se pueden usar para cosechar células, en el Nuevo Hospital Civil, o para algunos procedimientos en el servicio de Cardiología, pero con cosechas muy pobres, con un millón 200 (unidades por muestra); con la técnica que trajimos, y una nueva máquina, la dos últimas que hemos hecho fue de 20 millones y otra de 9.5 millones”.

Además del trasplante para tratamiento de problemas en la sangre, la doctora también aprendió qué se puede hacer para tratar el lupus, artritis reumatoide, esclerosis múltiple o púrpuras que no responden al tratamiento habitual.

“Antes de irme era un poco el temor por el papel que iba a jugar en el hospital, y sobre todo por la tecnología; allá me di cuenta de que aquí somos muy buenos, sobre todo en la clínica, porque tenemos mucha práctica. Creo que hice un buen papel”.

GRADOS SUPERIORES
Con becas


El programa de formación en el extranjero del Hospital Civil persigue que los médicos que ingresan a trabajar al nosocomio o a prepararse en una especialidad se capaciten en enfermedades comunes en Jalisco. Los 10 estuvieron en hospitales extranjeros por meses o incluso años, en el caso de quienes lograron obtener beca para un doctorado.

Temas

Lee También

Comentarios