Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 20 de Septiembre 2018
Jalisco | Detectan intentos de engaño desde Europa

Los fraudes, la mayoría de delitos cibernéticos

Del total de casos que se denuncian, entre 60 y 65% es de esta modalidad

Por: EL INFORMADOR

El fraude es el que más se denuncia entre los delitos cibernéticos en la Fiscalía General del Estado. EL INFORMADOR /

El fraude es el que más se denuncia entre los delitos cibernéticos en la Fiscalía General del Estado. EL INFORMADOR /

GUADALAJARA, JALISCO (09/DIC/2014).- El fraude es el que más se denuncia entre los delitos cibernéticos en la Fiscalía General del Estado, mismos que son atendidos en la Unidad para la Atención de Delitos Cibernéticos, indicó su coordinador, Fausto Estrella.

“En la coordinación los fraudes son los delitos que más trabajamos, 60, 65% del total del trabajo. Este tipo de fraudes que se dan a través del internet suceden en muchas modalidades, desde pequeños montos hasta cantidades más altas. Generalmente se distribuyen por correos electrónicos, muchos de ellos como premios falsos de loterías o herencias millonarias, algunos relacionados con el envío de paquetes en algún servicio de mensajería”.

Otra parte de los delitos cibernéticos son los relacionados con pornografía infantil, ingreso ilegal a sistemas o robo de información, entre otros, que la coordinación atiende en menor medida.

En 2014 se duplicó la cantidad de denuncias por fraudes hechos a personas a sus tarjetas bancarias o robos de información en internet, medio por el que se hacen compras o se administran cuentas bancarias.

La labor de la Unidad es apoyar en las investigaciones que realiza el Ministerio Público al aportar toda la información que encuentre relacionada con un presunto fraude en sitios de internet denunciados, por ejemplo. Para tal efecto, Fausto Estrella explicó que es útil que las víctimas guarden todas las comunicaciones que tengan al realizar sus operaciones.

“Muchos de ellos aportan en alguna ocasión datos concretos que permiten identificar plenamente a un sujeto, algunas veces no es tan fácil”. No se tiene un estimado de cuántos de los delitos no son denunciados.

Delincuentes mexicanos y extranjeros

Actualmente, los defraudadores detectados por la Fiscalía son tanto mexicanos como extranjeros, en igual proporción, aseveró Estrella:

“Tenemos intentos de fraudes del extranjero, los que hemos detectado tienen origen en Europa del Este, muchos de ellos de África. Son muy fáciles de identificar porque vienen con una mala traducción, con errores ortográficos, en el momento en que esta información se busca en internet nos damos cuenta de que tienen una reputación dudosa. En México también proceden diversos intentos de fraude. En un porcentaje tenemos un 50 y 50 en el origen de estos intentos”.

Fraude en modalidad cibernética

Mes 2012 2013 2014

Enero 6 10 22

Febrero 10 5 22

Marzo 6 4 15

Abril 17 16 21

Mayo 10 10 24

Junio 15 0 14

Julio 0 9 11

Agosto 17 8 20

Septiembre 11 7 19

Octubre 13 29 30*

Noviembre 11 22

Diciembre 2 18

Total 118 138 198

*Los datos proporcionados en 2014 corresponden hasta el mes de octubre.

Fuente: Fiscalía General del Estado.

¿TIENE DUDAS?
Contacte a la Policía Cibernética


Si una persona duda de la legalidad de una página de internet o de la solicitud de información vía telefónica puede comunicarse al correo de contacto para asesoría: policia.cibernetica@jalisco.gob.mx o al número 089.

TESTIMONIO
Pierde dinero y tiempo


A más de dos años de haber denunciado el fraude del que fue víctima, el desfalco de Marisa no fue resuelto, ni por las autoridades ni por su banco, pese a que el robo fue a través del Sistema de pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) y que las autoridades y banco tenían el número de cuenta destino de su dinero, lamentó.

Fue en junio de 2012 cuando, detonado por un mensaje de correo electrónico, comenzó a recibir llamadas que le pedían información sensible de su cuenta. Sospechosamente le confirmaron vía telefónica en su banco que las llamadas eran válidas por lo que no desconfió. Fue entonces cuando prácticamente le vaciaron lo que tenía: 20 mil 100 pesos que fueron saqueados por un SPEI. Los empleados de la institución le dijeron que sólo mediante una denuncia de fraude le podrían proceder a una aclaración.

Sin embargo, tras meses de trámites y papeleos, ni el banco, ni las autoridades federales, ni la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) resolvieron su problema. Lo que presume a estas alturas es que gente dentro del banco o con acceso a información de la institución participó en el fraude del que fue víctima.

“Yo si creía que algo pasaría, yo creí que Condusef haría algo o que, por lo menos, la Procuraduría (General de la República) buscaría intervenir con el banco para conocer los pormenores de la cuenta a la que se llevaron mi dinero y no pasó nada. Jamás intervinieron cuentas ni nada, es más, me dijeron que se necesitaba la autorización de la comisión nacional de valores y que ese permiso duraba seis meses en gestionarse. Claro que no lo hicieron y yo no lo podía pedir. Sólo es a petición de la autoridad. Perdí no sólo dinero, tiempo y confianza... y me di cuenta que los únicos que saben bien cómo funciona el sistema son los delincuentes, porque ellos tienen toda la información para fraudear, robar y salir sin ser ni siquiera buscados”.

LA VOZ DEL EXPERTO
Tecnología contra ilícitos llega tarde

Víctor Manuel Larios Rosillo
(investigador del CUCEA)

Las tarjetas de crédito, las transacciones bancarias hechas desde casa para mayor comodidad y las compras en línea desde teléfonos inteligentes o computadoras son parte del nuevo sistema al que la sociedad mexicana emigra cada vez más, reconoció Víctor Manuel Larios Rosillo, investigador del Departamento de Sistemas de Informática del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

La tendencia en el país, sin embargo, parece extenderse más rápido de lo que la tecnología puede proteger a los usuarios contra los fraudes: “Ahora nos podemos meter a nuestras cuentas bancarias (desde internet). Eso también nos deja ciertos problemas que si no tomamos en cuenta algunas medidas de seguridad otros pueden usarlas para su beneficio”.

En cuanto a la seguridad en las tarjetas de crédito o débito, Larios recordó que el sistema de banda magnética donde se graba la información de la cuenta y que aún se usa fue creado en la década de los 80. Actualmente ésta puede ser fácilmente duplicada por los falsificadores mediante dispositivos muy pequeños.

A esto se le conoce como skimming. La forma más común de robar la información de las bandas magnéticas es mediante aparatos montados en cajeros automáticos o por malhechores que pueden laborar en restaurantes, gasolineras y otros comercios que realizan las transacciones fuera de la vista de los clientes.

Ante la vulnerabilidad de esta medida de seguridad se inventó el chip de las tarjetas en Europa, el cual consta de un circuito integrado cuya información es muy difícil de duplicar: “Esta información no la puede leer cualquier persona si no trae un decodificador”.

Sin embargo, el uso del chip llegó tarde a América porque la patente la tenían los europeos; cuando se liberó que se pudo implementar en otros continentes en 2010. Sin embargo, en México aún hay muchos lectores que sólo cuentan con la capacidad para leer la cinta magnética, advirtió Larios.

A diferencia de México, en otros países se comenzó a implementar que las terminales para los lectores de chip se venden a las personas para que las conecten a sus PCs y puedan validar sus compras, pero eso aún no llega a este país.

Teléfono será mejor que tarjeta

Para Víctor Manuel Larios Rosillo, investigador del Departamento de Sistemas de Informática del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), en el futuro los teléfonos inteligentes ayudarán a realizar transacciones de manera más segura que las tarjetas bancarias.

Por ejemplo, el teléfono iPhone 6 ya cuenta con un chip que en Europa y algunas ciudades de Estados Unidos es usado para mayor seguridad en las operaciones financieras: “Hay ciertos cajeros que si uno acerca el teléfono puede usarlo para pagar. Y lo que tiene el además iPhone es que valida la compra a través de mi huella digital. Esto va a ser más seguro que nuestras tarjetas de crédito”. Según estimó, esta tecnología y los lectores de chips domésticos podrían llegar a la República Mexicana en los próximos dos años.

La conexión, potencial vulnerabilidad

Las redes inalámbricas se han vuelto más comunes en las ciudades. Sitios públicos con acceso libre y cada vez más hogares contratan internet para tareas escolares, entretenimiento y también para manejo de cuentas, compras y pagos de servicios sin tomar en cuenta de que alguien puede ver nuestra actividad en línea.

“Uno cree que las redes de comunicación son seguras, un teléfono móvil, por ejemplo, o por redes inalámbricas. Pero existen programas llamados sniffers (olfateadores) a los que puede acceder el público en general donde una persona puede ver el tráfico que está pasando por una zona de internet. Entonces, si estoy subiendo contraseñas a páginas web es un riesgo que alguien puede estar escuchando y jalando esta información para después usarla a su favor”, advirtió Víctor Manuel Larios Rosillo, investigador de la UdeG.

Señaló que las redes inalámbricas domésticas pueden ser intervenidas con mayor facilidad cuando no se les cambia la contraseña original —que generalmente es el número de serie del módem—, pues existen programas que pueden descifrarlas de modo que los vecinos pueden fácilmente colgarse del internet, pero además tener acceso al tráfico de información del propietario de la cuenta.

LOS MÁS COMUNES
Mañas de los delincuentes


Los fraudes cibernéticos más comunes, en la opinión de Víctor Manuel Larios Rosillo, investigador del CUCEA, son las clonaciones de las bandas magnéticas de las tarjetas de crédito en cajeros automáticos o personas que cuentan con pequeños dispositivos.

El “phishing” o “fishing”; los mensajes de correo electrónico que piden información, está en segundo lugar.

Le sigue la información robada al usar redes inseguras. No se debe, por ejemplo, realizar compras o transacciones en lugares públicos.

Temas

Lee También

Comentarios