Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 22 de Noviembre 2019
Jalisco | Continúa laborando

La PGJE investiga a médico por siete denuncias

Hostigamiento, acoso sexual, fraude y desvío de recursos, entre los señalamientos

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Luego de una serie de denuncias en su contra, que van desde acosos sexuales, desvío de recursos, fraudes, venta de autos robados y hasta negligencias médicas, un ginecólogo es investigado por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) por acumular, por lo menos, siete denuncias en su contra.

Dos de ellas se encuentran en la agencia de Asuntos en Agravio de Menores, Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar, de la PGJE, la cual se encuentra ubicada en la Calzada Independencia, en donde fueron presentadas dos denuncias por hostigamiento y acoso sexual en contra del médico ginecólogo, Juan Alfonso Mercado Pérez, quien desde finales de julio del 2008, se le insinuó y faltó al respeto en varias ocasiones a, por lo menos, dos ahora ex empleadas suyas, ya que él, además de ser ginecólogo adscrito a un hospital público, también es director administrativo de una clínica particular –de la cual es socio–, junto con la también doctora, Cintia Patricia Morán Salas, ubicada en el numeral 31 de la avenida de Las Torres, en la colonia El Briseño, de Zapopan, en la cual sucedieron la mayoría de los hechos. Entre estos, los hostigamientos sexuales a dos muchachas, según se relata en las averiguaciones previas número 938/09 y 4176/2009, emitidas por la Asuntos en Agravio de Menores, Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar, de la PGJE.

El primer documento dice, según las declaraciones de la primera afectada, que “el médico empezó a llegar a laborar de mal humor, enojado y estresado”, utilizando ese estado de ánimo como pretexto para así poder abrazar e insinuársele a su secretaria, la cual laboraba en el lugar como auxiliar administrativa, indicándole que (él) sólo quería un abrazo de amigos.

Asimismo, el hostigamiento continuó, ya que en septiembre de ese mismo año, el médico la insultó verbalmente; incluso, fue más allá, ya que le tocó varias partes de su cuerpo cuando ambos se encontraban en la cocina de dicho negocio.

Sin embargo, fue hasta que la afectada comentó lo sucedido con una compañera de trabajo, cuando confirmó que a ella de igual manera la acosaba y hostigaba con el pretexto de que si no cumplía con lo que él (Mercado Pérez) ordenaba, la despediría, según consta en las averiguaciones previas 938/09 y 4176/2009.

Pero aparte de faltarles al respeto, también las obligaba a duplicar varios recibos de dinero que él manejaba en dicha clínica, además las ponía a realizar labores de enfermería, tales como ayudantes de médicos dentro de su consultorio, sin que (las ex empleadas) tuvieran noción, preparación académica o el más mínimo conocimiento de lo que realizarían el interior del mismo.

Por si eso fuera poco, al enterarse de los fraudes y desvíos de recursos que hacía al momento de emitir recibos de pago, varios de sus socios realizaron la denuncia correspondiente ante la Agencia del Ministerio Público número 11-B, según consta en la averiguación previa número 3851/09, reclamando un monto de poco más de un millón 500 mil pesos.

Asimismo, y después de una investigación motivada por las denuncias anteriores, otro ex socio del “galeno”, acudió a presentar su denuncia ante la Agencia del Ministerio Público número Cuatro-B, quedando asentada en la averiguación previa número 4619/2009, por la administración fraudulenta en la duplicidad de recibos, reclamando un monto superior a los 500 mil pesos.

De igual manera, varios pacientes que acudían a consulta con Mercado Pérez, indicaron a este medio que les daba malos diagnósticos médicos –todo con la finalidad de acaparar más recursos económicos para sus arcas particulares–, ya que al consultar (los pacientes) segundas, y en algunos casos hasta terceras opiniones, resultaba falso el primer diagnóstico en mención, dado por el ginecólogo Juan Alfonso.

Pese a todo lo anterior, tal parece que las influencias del médico, Juan Alfonso Mercado Pérez, no tendrían límites, ya que desde Junio de 2005, el ginecólogo cuenta con una demanda en su contra, ante el Juzgado Segundo Civil, así lo dice el expediente número 570/2005, en la que fue demandado, debido a que en esas fechas, en su clínica particular efectuó un parto mal atendido, dando como resultado la invalidez de la paciente, la cual perdió la movilidad en sus piernas de por vida, además de haber vendido un vehículo robado.

El ginecólogo actualmente continúa realizando sus labores en una institución pública, en la cual presta sus servicios, además de seguir –aparentemente– al mando de la clínica particular, misma que, de acuerdo a los paciente que acudían a revisión, no cuenta con el personal adecuado.

Temas

Lee También

Comentarios