Sábado, 04 de Julio 2020
Jalisco | Desmienten nexos con la delincuencia organizada

Identifican a individuo localizado en predio de Tlaquepaque

El cuerpo que se encontraba semienterrado en un predio de la colonia La Cofradía, en la ex Villa Alfarera, fue reconocido el día de ayer por quien dijo ser su padre

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Fernando Guzmán Dávalos, es el nombre con el cual fue identificado el sujeto que la noche del sábado fuera hallado por dos niños que jugaban en un predio de la colonia La Cofradía, en el municipio de Tlaquepaque.

Fue alrededor de las 16:00 horas de ayer, cuando el señor Margarito Guzmán Rodríguez, de 62 años de edad, se presentó a las instalaciones del Semefo para identificar el cadáver de su hijo, quien —dijo—contaba en vida con 27 años.

Fue gracias a un tatuaje que el finado portaba, que el sexagenario se dio cuenta de que se trataba de su vástago. Además, Guzmán Rodríguez indicó que también contaba con una placa metálica, la cual le había sido colocada tras sufrir un accidente hace varios años.

No obstante, el agente del Ministerio Público solicitó que el presunto padre de este individuo fuera sometido a pruebas de ADN, a fin de confirmar el parentesco, toda vez que el cadáver se encontraba en un avanzado estado de descomposición.

Hasta el día de ayer, la incógnita sobre la identidad de esta persona había sido objeto de gran polémica, ya que en las primeras indagatorias se había establecido la versión de que se trataba de Gustavo González Castro, también conocido como “El Erótico”; uno de los fundadores del grupo de sicarios que anteriormente formara parte del Cártel del Golfo, y quien según la averiguación previa PGR/MICH/M-II/312/2007, integrada en la Procuraduría General de la República (PGR), tuviera relación directa con los atentados acaecidos el 15 de septiembre de 2008 en Morelia, Michoacán, durante plenas fiestas patrias.

Los restos fueron encontrados por dos niños, al momento en que jugaban en el predio de la citada colonia, cuando vieron que, de entre la tierra, emergía lo que en primer instancia les pareció un guante, pero que posteriormente identificaron como una mano humana.

Los exámenes forenses revelaron heridas producidas por proyectiles de arma de fuego penetrantes de cráneo y tórax como causas de fallecimiento.

Además, personal de la dependencia manifestó que presentaba una considerable evolución cadavérica; y que a lo largo de su economía corporal se le apreciaban signos de haber sido violentado.

El occiso vestía una camisa a cuadros cafés, un pantalón tinto y calzado deportivo en color negro y blanco. En el lugar del hallazgo fue encontrado un casquillo calibre .45.

Temas

Lee También