Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 18 de Septiembre 2018
Jalisco | Raúl Carrancá entra a la defensa de ex alcalde tonalteca

Destitución de González del Toro, violación constitucional “flagrante”

Continúa la controversia por el cambio de alcaldes en Tonalá, señalan irregularidades en el proceso de destitución de Salvador del Toro.

Por: EL INFORMADOR

CIUDAD DE MEXICO.- El doctor en Derecho Constitucional Raúl Carrancá y Rivas, afirmó ayer que quienes en representación del Ayuntamiento de Tonalá destituyeron como su presidente municipal a Salvador González del Toro, de quien ahora piden sea enjuiciado políticamente, violaron flagrantemente las constituciones de Jalisco y general de la República.
En entrevista con EL INFORMADOR, el también maestro emérito de la UNAM, tildó de “acto desesperado” de los miembros del ayuntamiento que han demandado enjuiciar políticamente a González del Toro por “usurpación de funciones”. Al contrario, dijo, “quienes usurpan son ellos”.
Carrancá y Rivas es uno de los abogados defensores de González del Toro, quien hoy deberá apersonarse ante el Juzgado Quinto Penal con sede en Guadalajara, para la celebración de la “audiencia incidental”. El próximo día 11, ocurrirá la “audiencia constitucional”, en la que a juicio del abogado, se estará hablando del “amparo definitivo” en favor de González del Toro, para que éste sea reinstalado en su encargo constitucional.
Junto con el abogado Luis Molina, Carrancá y Rivas promovió el amparo impugnando el auto de autoridad que el Ayuntamiento de Tonalá ejerció contra el alcalde destituido, a quien se le violaron sus garantías individuales conforme a los artículos 14 y 16 constitucionales, incluso antes de siquiera escucharle sus razones.
Carrancá dijo: “No han escuchado sus razones y simplemente el Ayuntamiento lo destituye y pone a otro, cuando el único facultado para destituir un alcalde es el Congreso del estado”.
--¿Qué leyó usted en las argumentaciones de quienes destituyeron? –se le preguntó al abogado constitucionalista.
--Sus argumentaciones son en realidad una serie de sinrazones. Aunque infundadas, no las pasé por alto. Pero son inocuas, sin ningún sustento. González no incurrió en ninguna falta. Al contrario, tengo mis razones para sospechar que, en el extremo de las circunstancias, el señor se negó a cierto tipo de cosas. El señor, mi defendido, fue nombrado presidente municipal constitucional. Es actualmente el presidente constitucional.
Junto con Carrancá estuvo en la entrevista con EL INFORMADOR, el abogado Molina, el alcalde Salvador González del Toro, el regidor Carlos Marroquín, la asesora del presidente, Maricela Cerda Ortiz y el militante panista Guillermo Mendoza.
González del Toro habla de un “golpe de Estado”, y tilda de “golpistas” a quienes lo destituyeron, luego de haber permanecido 65 días en el interinato, tras el desafuero del alcalde Jorge Vizcarra, y dice que se trató de una maniobra para que quienes se quedaron al frente del ayuntamiento puedan manejar de modo impune 325 millones de pesos en obra pública, sin supervisión de por medio.
Mencionó el grupo de regidores: Irma Gómez, Apolinar Alatorre, Agustín Ordoñez, Isaías Basalto Lemus, María de Jesús Reynoso, Gloria Saavedra, así como el síndico Leonel Andrade Padilla y el director general de Desarrollo social, Javier Curiel.
Luego, Salvador González declaró: “Hemos denunciado que Roberto Soto, secretario adjunto del PAN estatal de Jalisco, dijo que no podían dejar vacíos de poder, y tenían que cobrar el diezmo (sic) a los constructores”.
--¿Qué es el ‘diezmo’?
--Una comisión de entre el 10 y 15 por ciento.
--¿Qué pasó entonces?
--Yo le dije que no estaba dispuesto a cobrar ninguna comisión. Y se incomodaron.
Otra de las “incomodidades” que motivaron a quitar a González del Toro, según éste mismo, fue el que los regidores y funcionario de la Sindicatura mencionados –así como los también regidores del PRI Joaquín Domínguez, Salud Pacheco, Ignacio Arana, Saúl Curiel y Gladis López, y el perredista Juan Manuel Gutiérrez Santos- exigían que se les siguiera entregando una “compensación” a su sueldo, que es de 45 mil pesos mensuales. La compensación es de 20 mil, sin ser registrada en la nómina.
Fue entonces cuando Salvador González del Toro mencionó el nombre del líder estatal del PAN en Jalisco, Eduardo Rosales, quien “envió a Roberto Soto a mediar”. Pero la intención era revocarlo del cargo. Y concluyó: “Lamentaría que Rosales estuviera detrás de todo esto. No estoy seguro, pero sospecho.

EL INFORMADOR/Vicente Bello/Corresponsal

sty

le="

margin: 0.4cm 0cm 0pt;">

Temas

Lee También

Comentarios