Jueves, 23 de Enero 2020
Jalisco | En el Consulado mexicano narró lo sucedido y fue detenido en el Aeropuerto tapatío el pasado 6 de junio

Confesó ante las autoridades haber asesinado a su padre

El rencor contra su progenitor lo orilló a tomar la determinación de matarlo, pero el sentimiento de culpa no lo dejaba dormir

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Un latente rencor contra su progenitor lo orilló a tomar la determinación de matarlo, por lo que tomó un arma de fuego y descargó cinco tiros al cráneo de su padre mientras dormía. El sentimiento de culpa que sintió tras cometer el ilícito, dijo, no lo dejaba dormir y finalmente se entregó a las autoridades.

Se trata de Walter Luis Arias Servín, de 30 años de edad, quien señaló tener su residencia en la calle José del Palmito, del Fraccionamiento Villa Universidad, en Puerto Vallarta.

Los hechos por los que él mismo se acusa sucedieron el pasado 12 de enero del presente año, cuando gastó una visita a su familiar, José Luis Arias Anaya, de 51 años. Arias Servín declaró ante el Ministerio Público que su padre “lo humillaba” desde que era pequeño, debido a una enfermedad congénita que posee de nacimiento.

Agregó que el finado también “le manejaba su vida”, pues le decía qué hacer, por lo que —dijo— con el paso del tiempo le guardó un gran rencor y, cansado de ello, decidió matarlo, “para ser libre”.

Para ello, tomó un arma de fuego y visitó a su víctima. Una vez que lo recibió, José Luis Arias se fue a descansar y fue el momento que el presunto parricida aprovechó para dispararle en la cabeza.

En este tenor, el detenido agregó que al sentir el primer impacto, su padre abrió los ojos y lo miró, pero ya nada pudo hacer para defenderse.

Posteriormente, el señalado visitó a su esposa e hija -que no sabían nada de lo ocurrido- y las llevó a pasear, porque su próximo plan era escapar rumbo a Centro América.

No obstante, y según la versión que proporcionó ante los agentes de la Procuraduría de Justicia, con sede en Puerto Vallarta, durante el tiempo que evadió a la justicia “se sentía muy mal de la conciencia, pues no podía verse al espejo ni dormir, ya que recordaba la agonía de su padre”.

Esto lo orilló a entregarse cuando estaba en Panamá, luego de haber pasado por Guatemala, Costa Rica y Chile. Fue así que visitó el Consulado mexicano y narró lo sucedido.

La autoridad a su vez se puso en contacto con la instancia jalisciense y repatriaron al señalado, quien fue detenido en el Aeropuerto tapatío el pasado 6 de junio y consignado ante el juez segundo de lo criminal con sede en Puerto Vallarta, donde se le iniciará un proceso por parricidio.

El Informador / Isaack de Loza

Temas

Lee También