Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 21 de Enero 2019
Internacional | Una 'bomba de ruido' estalla a las afueras de un supermercado en Viña del Mar

Nuevo ataque explosivo en Chile deja al menos un herido

Una 'bomba de ruido' estalla a las afueras de un supermercado en Viña del Mar

Por: EL INFORMADOR

Policías chilenos montan guardia dentro de la estación La Moneda en el metro. AFP  ARCHIVO  /

Policías chilenos montan guardia dentro de la estación La Moneda en el metro. AFP ARCHIVO /

SANTIAGO, CHILE (10/SEP/2014).- Una mujer resultó con trauma acústico y heridas leves luego que una "bomba de ruido" estalló en las afueras de un supermercado en el balneario de Viña del Mar, a 120 kilómetros al noroeste de la capital chilena.
 
De acuerdo al reporte policial, el artefacto explotó la noche del martes en el patio del supermercado Tottus de Viña del Mar, lo que ocasionó un trauma acústico a una trabajadora de 43 años, que sufrió además lesiones de carácter reservado.
 
La "bomba de ruido", una botella que contenía ácido muriático y papel de aluminio, estaba escondida dentro de un basurero del local comercial y estalló cuando la empleada de limpieza manipulaba la papelera en medio de sus tareas rutinarias.
 
Tras el ataque, efectivos antiexplosivos de la militarizada policía de Carabineros se desplazaron hasta el lugar para realizar las pericias respectivas, con el apoyo de agentes de la civil Policía de Investigaciones.
 
El ataque en Viña del Mar ocurrió un día después que un artefacto explosivo en el Metro de la capital chilena dejó 14 heridos, tres de ellos de gravedad, lo que fue considerado como el más grave atentado terrorista de los últimos 30 años en el país sudamericano.


Chile pide ayuda externa por atentados

Chile pidió ayuda a agencias de seguridad extranjeras para identificar a quienes perpetraron un ataque en el metro que dejó 14 heridos mientras volvieron a registrarse falsos avisos de bomba y crece la paranoia en la población.

El fiscal Raúl Guzmán informó el miércoles que "respecto de la ayuda a países extranjeros y vecinos dentro de las diligencias de investigación se ha solicitado el apoyo de organismos internacionales, de manera de contar con todos los antecedentes, sin perjuicio de la labor que han realizado nuestros organismos internos".

Las investigaciones se orientan hacia grupos anarquistas como presuntos responsables de los últimos atentados, según reveló el fiscal Alberto Ayala.

Guzmán, que declinó revelar a qué países se pidió colaboración, se reunió con las máximas autoridades policiales para coordinar la investigación de los 29 ataques con bombas ocurridos en lo que va del año.

El especialista en temas de seguridad y constitucionales Sergio Morales, del conservador Instituto Libertad y Desarrollo, dijo que "más que un tema de grupos políticos que podían existir antiguamente que realizaban atentados, yo creo que estamos hablando ya de grupos violentos per se que están realizando continuamente este tipo de actos (terroristas)".

Recordó que además de los atentados al transporte público "ha habido ataques a un par de iglesias, a cajeros automáticos, a comisarías y al metro ahora, entonces no es algo menor".

Al clima de tensión se suma la proximidad de un nuevo aniversario del golpe militar de 1973, cuando tradicionalmente se producen desórdenes. El gobierno ha reforzado la presencia policial en el tren subterráneo y en puntos específicos de la ciudad.

Una nueva bomba, esta vez de ruido, estalló el martes por la noche en un centro comercial del vecino balneario de Viña del Mar, ocasionando un traumatismo acústico a una empleada.

En Santiago una de las estaciones principales del metro, Universidad de Chile, fue cerrada temporalmente tras una denuncia por la presencia de un objeto abandonado, lo que desencadenó un operativo de los escuadrones antibombas. El objeto resultó ser un maletín de un técnico que trabajaba en el lugar.

"Ahora lo pensaría ante de tomar el metro porque estoy embarazada", dijo a AP Romina Celle, una psicopedagoga de 26 años.

Juana Bisbal, una profesora de 58 años, opinó que "consideraba el metro como el transporte más seguro. Ahora desconfío de la seguridad y evitaré utilizarlo".

El escuadrón antibombas también debió acudir a la casa central de la Universidad Católica por una denuncia de un objeto sospechoso para concluir que el supuesto artefacto explosivo era "ropa en desuso". Situaciones similares se vivieron el martes.

La oleada de denuncias de supuestos artefactos explosivos más los falsos avisos de bomba se desató con fuerza después de que el lunes terroristas detonaron una poderosa bomba en una galería comercial contigua a una de las más grandes estaciones del subterráneo de Santiago, Escuela Militar, que dejó 14 heridos.

El ataque, que siguió a uno de mediados de julio a un vagón del metro y a otro en agosto frente a una parada del transporte público, despertó las críticas de diversos sectores, especialmente de la oposición derechista, a la Agencia Nacional de Inteligencia por no poder prevenirlos y a la fiscalía por no dar con los responsables en dos meses de investigación.

"No confío en los sistemas de inteligencia porque no son proactivos ni resuelven nada", se quejó Soledad Toro, una vendedora de 57 años.

El ministro del Interior Rodrigo Peñailillo informó que el gobierno prepara reformas a la ley antiterrorista y a la agencia de inteligencia para fortalecerlas, mientras la policía uniformada reestructuró su sistema de inteligencia y creó la Dirección Nacional de Inteligencia, Drogas e Investigación Criminal.

Con información de Notimex y AP

Temas

Lee También

Comentarios