Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 17 de Septiembre 2019
Internacional | Proceso inédito en América Latina

Jorge Videla, condenado a 50 años por robo de bebés

El ex dictador argentino y otros 10 acusados son encontrados culpables del hurto de 34 hijos de mujeres cautivas entre 1976-1983

Por: EL INFORMADOR

En la imagen, los ex dictadores Jorge Rafael Videla, de 86 años, y Reynaldo Bignone, de 84, escuchan el veredicto en Buenos Aires. AP  /

En la imagen, los ex dictadores Jorge Rafael Videla, de 86 años, y Reynaldo Bignone, de 84, escuchan el veredicto en Buenos Aires. AP /

BUENOS AIRES, ARGENTINA (06/JUL/2012).- Justicia. Los ex dictadores argentinos Jorge Videla (1976-81) y Reynaldo Bignone (1982-83) fueron condenados ayer a 50 y 15  años de cárcel, respectivamente, por un plan sistemático de robo de bebés hijos de detenidas-desaparecidas, aunque ambos ya cumplen penas  de por vida en la cárcel.

La sentencia por este delito que no se había registrado en otros regímenes de facto de América Latina, fue dictada por un tribunal oral de Buenos Aires que desde febrero de 2011 llevó adelante el juicio contra Videla, Bignone y otros nueve acusados por el robo 35 bebés nacidos de mujeres cautivas entre 1976-1983.

Este proceso ha sido inédito, ya que por primera vez la justicia consideró que la apropiación ilegal de menores no fue un hecho aislado sino una política elaborada y aplicada por la cúpula de las Fuerzas Armadas como parte de una estrategia más amplia de represión ilegal contra la subversión en la década de 1970.

Organismos de derechos humanos han denunciado la desaparición de 30 mil disidentes durante el régimen de facto; los registros oficiales sólo dan cuenta de 10 mil casos, entre ellas muchas embarazadas que dieron a luz en cautiverio. En general los bebés eran entregados a militares u allegados, quienes los inscribían con su apellido y una fecha de nacimiento falsa para borrar todo rastro de su origen.

Según la organización humanitaria las Abuelas de Plaza de Mayo, unos 500 niños nacieron en cautiverio o fueron secuestrados con sus padres, de los cuales dicha agrupación ha restituido la identidad a 106.

Fuera de los tribunales, hijos de desaparecidos, familiares, militantes de organizaciones políticas y sociales siguieron la lectura de la sentencia en una pantalla gigante y celebraron la mayoría de las condenas.

“Es un día histórico. Hoy se ha hecho justicia legal, jamás justicia por mano propia como hicieron los represores”, dijo a la prensa Tati Almeida, de las Madres de Plaza de Mayo. “Por fin la justicia ha reconocido que acá hubo un plan sistemático de robo de niños, no casos aislados”.

Aquellos bebés hoy adultos que lograron recuperar su verdadera identidad y las Abuelas de Plaza de Mayo que los buscaron incansablemente ofrecieron desgarradores testimonios a lo largo de más de un año de audiencias.  


TELÓN DE FONDO

Macarena Gelman, entre las personas recuperadas


El juicio oral que terminó ayer comenzó en febrero de 2011 y se investigaron en este proceso judicial de casi año y medio, 35 casos de robo de bebés, de los cuales 28 fueron recuperados y declararon en el proceso.

La organización Abuelas de Plaza de Mayo calcula que todavía resta encontrar a otros 400 menores sustraídos, y por ello se le reclamó a los juzgados que aporten datos para esa búsqueda, algo que hasta el momento ha resultado estéril.

Entre las personas que lograron recuperar su identidad, figura Macarena Gelman, quien es nieta del poeta y periodista argentino Juan Gelman, quien radica en la Ciudad de México y es columnista del periódico Página/12 de su país.

Otro caso emblemático que se ventiló en el juicio fue el de Francisco Madariaga Quintela, conocido como el “nieto restituido número 101”. Francisco cumplió ayer 35 años en coincidencia con la condena a sus apropiadores, el ex oficial del Ejército, Víctor Gallo, y Susana Inés Colombo, quienes le robaron su identidad.

El ex dictador Jorge Rafael Videla había pronunciado sus últimas palabras la semana pasada, cuando negó que hubiese existido un plan para robar bebés. En esa oportunidad acusó a las mujeres embarazadas de que “usaron a sus hijos embrionarios como escudos humanos”.

“Las parturientas aludidas por las querellas, aludidas por las Fiscalías, a quienes respeto como madres, eran activistas y usaron a sus hijos embrionarios como escudos humanos al momento de operar como combatientes.”

Temas

Lee También

Comentarios