Jueves, 15 de Abril 2021
Internacional | Julian permanece bajo custodia

Hackers vengan a Assange con guerra tecnológica

Un grupo de piratas cibernéticos centran sus ataques contra las entidades que aíslan a WikiLeaks y a su fundador

Por: EL INFORMADOR

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS (09/DIC/2010).- Bajo el nombre de Anonymous, un grupo de hackers desató la primera guerra de la era de la información, con ataques y contraataques múltiples a favor y en contra de WikiLeaks a través de internet, puesta en marcha gracias a un Ejército de ciberpiratas voluntarios.

Los hackers lanzaron una ofensiva cibernética contra las empresas que cancelaron los servicios que prestaban a WikiLeaks, o que han actuado en su contra, en un acto de solidaridad con la organización dedicada a difundir información.
Anonymous prometió extender su campaña a cualquiera que tenga “una agenda anti-WikiLeaks”.

La “Operación Vengar Assange” organizada a raíz del cerco que está sufriendo WikiLeaks y su creador, Julian Assange, consiguió derribar parte de los sistemas informáticos de Mastercard y Visa, prueba del poder de la movilización espontánea a través de la red.

En el canal de IRC (Internet Relay Chat) desde el que se dirige el ataque contra Mastercard, el moderador estableció como título “Operación Payback. Objetivo: www.mastercard.com. Hay algunas cosas que WikiLeaks no puede hacer. Para lo demás está la Operación Payback”.

Mientras, otros usuarios del canal informaban del progreso del ataque con mensajes sobre el estado de las operaciones de Mastercard en países como Suecia, Sri Lanka o México o sobre la evolución de las acciones de la compañía de tarjetas de crédito en la Bolsa de Nueva York.

Piratas informáticos solicitaban que el grupo dirigiera sus ataques contra PayPal, VISA e incluso la organización Fox News.

Según la empresa de seguridad de internet Panda, el grupo había atacado PayPal poco después de que el sistema de pago anunciara la cancelación del servicio a WikiLeaks aunque el ataque se limitó a un blog de la empresa.

Los ataques incluyen también al abogado que representa a las dos mujeres que han formulado los cargos por supuestos abusos sexuales contra Assange, y por los que éste se encuentra en custodia en Londres.

El banco suizo PostFinance, que recién anunció que congelaría la cuenta de banco de Assange destinada para su defensa jurídica, ha sido afectado en sus operaciones, según “The New York Times”.

“Se ha convertido en un campo de batalla de la gente frente al Gobierno”, explicó el hacker que se identificó por el nombre de “Coldblood” (Sangre fría, en español). “La idea no es borrar del mapa esos portales sino advertir a las compañías de que notarán un incremento del tráfico, y esto significa que aumentará también el costo de gestionar la red”.

Melbourne cambia y culpa a Washington


El Gobierno sueco negó cualquier contacto con las autoridades estadounidenses, que han convertido a Assange en su enemigo público número uno desde el inicio de la publicación el 28 de noviembre de los 250 mil cables confidenciales del Departamento de Estado.

El Gobierno australiano, que días atrás anunció que apoyaría a Washington en una acción judicial contra WikiLeaks por el “Cablegate”, afirmó que el responsable de las filtraciones era Estados Unidos y no Assange.

“Cuando tienes un cuarto de millón de documentos diseminados por todas partes y más de dos millones de personas que tienen acceso a este tipo de cables en el sistema estadounidense, allá es donde está el problema principal”, dijo el canciller australiano Kevin Rudd.

ANÁLISIS

El abuso en Suecia es un asunto mediocre

Marina Williamsson


GOTENBURGO, SUECIA.- Contrario a la creencia que se tiene en el mundo, Suecia no es un matriarcado sino más bien es un país en donde lo que se busca es la equidad, ya que los hombres son los que tradicionalmente tienen el poder en todos los ámbitos social, económico, político, etcétera.

Por eso, en la política sueca de lo que se trata es de buscar formas de apoyo a la mujer, mediante legislaciones especiales, pero con cuestiones muy básicas. Es algo que la clase política usa mucho.

Todos los partidos quieren mostrarse como los que ayudan a los débiles y apoyan a las mujeres para conseguir votos, sobretodo. Pues como suele ser. Así que los últimos años se ha visto más y más legislación justo alrededor de lo que es violación, acoso sexual y violencia doméstica.

Pero sigue habiendo vacíos. Por ejemplo, si alguien ha bebido alcohol  y está inconsciente pues realmente no se opuso, pero tampoco ha dado su aprobación y en estos casos no se ha hecho nada. Tampoco nada se ha hecho con el caso de las chicas que se drogan y son objeto de abuso.
 
Hay muchas opiniones de los que es acoso sexual y violación. En Suecia se hacen campañas para que las mujeres denuncien  y parece que empieza a funcionar. Hoy ya es más común que se denuncie.

Pero lo que suele suceder al fin y al cabo es que los que preparan la acusación para la demanda por lo general no llegan a juicio por razones habitualmente mediocres, algo que ha sido muy criticado, obviamente.

Pero si un caso de abuso sexual llegara a los tribunales, muchas veces ni se condena al acusado y si lo hacen es con una penalización benévola.

Aunque el abusador vaya preso, después las autoridades reducen el castigo por una serie de atenuantes que quién sabe de dónde los sacan.

Así las cosas sí es un problema que falten leyes de protección a la mujer, pero de ahí a que el violador o acosador reciba una pena ejemplar está muy lejos.

Así en este contexto jurídico, en el caso de Julian Assange las acusaciones en su contra parecen endebles y por eso es que hay tantos rumores.

Marina Williamsson,
licenciada en Economía y empresaria sueca.

Temas

Lee También