Domingo, 23 de Febrero 2020
Internacional | Francisco asegura que el ritmo actual convierte a millones en esclavos de trabajo

El Papa critica 'glotonería consumista' que se come al reposo laboral

''La fiesta no es la pereza de estar tirados en el sofá, es una mirada amorosa y de gratitud por el trabajo bien hecho, festejando un trabajo'', dice

Por: NTX

CIUDAD DEL VATICANO (12/AGO/2015).- El Papa criticó a la "glotonería consumista" que -dijo- afecta los ritmos de vida del ser humano moderno, comiéndose su reposo laboral y convirtiendo a millones de personas en esclavos del trabajo.
 
En su reflexión semanal, durante la audiencia pública de los miércoles ante miles de fieles en el Aula Pablo VI del Vaticano, Francisco aseguró que la fiesta fue "una invención de Dios" porque en el relato de la creación, el último día él descansó.
 
"La fiesta no es la pereza de estar tirados en el sofá, o la ebriedad de una evasión absurda, la fiesta es -ante todo- una mirada amorosa y de gratitud por el trabajo bien hecho, festejando un trabajo", dijo.
 
"Es un tiempo para mirar nuestra casa, los amigos que recibimos, la comunidad que nos circunda y pensar: ¡Qué buena cosa! ¡Dios hizo así cuando creó el mundo!", agregó.
 
Según el Pontífice, el verdadero tiempo de la fiesta suspende el trabajo profesional y "es sagrado", porque recuerda al hombre que está hecho a imagen de Dios, el cual no es esclavo del trabajo sino Señor y, por eso, los seres humanos no deben ser esclavos del trabajo, sino Señores.
 
Lamentó que en este tiempo existan millones de hombres y mujeres en el mundo, e incluso los niños, que son esclavos del trabajo, explotados. "Esto va contra Dios y contra la dignidad de la persona humana", apuntó.
 
Sostuvo que la obsesión del beneficio económico y la eficiencia de la técnica ponen en riesgo los ritmos humanos de la vida.
 
Precisó que el tiempo de reposo, sobre todo el dominical, está destinado a nosotros para que podamos gozar de lo que no se produce y no se consume, no se compra y no se vende.
 
"Y al contrario vemos que la ideología de la ganancia y del consumo quiere comerse también la fiesta: También ella a veces es reducida a un negocio, a un modo para hacer dinero y para gastarlo. Pero, ¿para esto trabajamos?", cuestionó.
 
"La glotonería del consumir, que implica el desperdicio, es un feo virus que, entre otras cosas, nos hace sentir al final más cansados que antes. Afecta el trabajo verdadero, consume la vida. Los ritmos desenfrenados de la fiesta provocan víctimas, a menudo jóvenes", añadió.
 
Consideró que las fiestas en familia "son bellísimas", en especial las del domingo y certificó que no es casualidad si las fiestas en las cuales hay espacio para toda la familia son las que salen mejor.
 
"Por eso la fiesta es un precioso regalo de Dios, un precioso regalo que Dios ha hecho a la familia humana: ¡No lo arruinemos!", insistió.

Temas

Lee También