Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 21 de Octubre 2019
Internacional | Hipótesis

El Airbus habría chocado contra fuertes tormentas

Según el servicio meteorológico AccuWeather dos tempestades azotaron el avión francés; la peor fue la segunda, con turbulencias y rayos

Por: EL INFORMADOR

WASHINGTON.- El avión de Air France que desapareció el lunes cuando volaba sobre el Océano Atlántico chocó con “tormentas intensísimas” que eran ineludibles, informó el servicio meteorológico AccuWeather.

AccuWeather se especializa en pronósticos del clima para aviones, barcos y yates, y es uno de los organismos que ha venido asesorando al Gobierno de Brasil.

El Airbus A330-200 de Air France que cubría el vuelo 447 entre Río de Janeiro y París cayó en la mitad del Atlántico con 228 personas a bordo.

Al cumplirse hoy cuatro días de su desaparición no se han determinado con precisión las causas del accidente.

Según AccuWeather, sus últimos datos indican que el accidente del vuelo 447 ocurrió cuando la aeronave entraba “en una zona de desarrollo de tormentas eléctricas explosivas” a unos 35 mil pies de altura (unos 10 mil 500 metros).

Análisis de los satélites y los datos de las capas superiores de la atmósfera agregan que las corrientes de la tormenta eran del orden de los 160 kilómetros por hora, apunta la referida fuente.
Explicó que los vientos superiores eran suaves, lo que permitía corrientes ascendentes sin el freno que pudieran plantearle las corrientes horizontales.

“El vuelo 447 pudo ser como una roca a 800 kilómetros por hora rebotando sobre la superficie del agua”, de acuerdo con el informe.
AccuWeather indicó que el avión de Air France chocó con dos tormentas eléctricas. La primera de ellas habría ocurrido al sur del cono principal y habría causado turbulencias moderadas a severas.

Pocos minutos después la aeronave entró en el cono principal de la tormenta eléctrica y recibió el impacto de varias turbulencias.
En ese momento, agregó, las corrientes descendentes y ascendentes posiblemente golpearon al avión desde arriba y desde abajo.

AccuWeather determinó que en base a la información de los satélites, el vuelo de Air France “tuvo pocas posibilidades de eludir la tormenta”. (EFE)

Falsa señal. Una mancha de aceite en el área en donde se habría producido el accidente, indujo a las autoridades en el error de que se trataba de la máquina siniestrada.

Negras que son anaranjadas

Las "cajas negras" de los aviones tienen en realidad un color anaranjado brillante, mucho más fácil de reconocer cuando se buscan estos mecanismos en una operación de rescate o de localización en un siniestro.

Su tamaño es ligeramente mayor que una caja de zapatos --si fueran más grandes serían más fáciles de localizar, pero más vulnerables-- están hechas básicamente en aleaciones de titanio y acero para resistir los impactos, el fuego y la inmersión en el mar, aunque no siempre consiguen superar las condiciones extremas que se dan en ciertos accidentes aéreos.

Las “cajas negras” --que se colocan en la cola del aparato, la zona que se supone menos vulnerable en la mayoría de los accidentes-- son dos: una destinada al registro de los datos del vuelo (FDR-Flight Data Recorder) y otra (CVR-Cockpit Voice Recorder) que graba las conversaciones de la tripulación y sonidos ambientales en la cabina mediante micrófonos colocados estratégicamente en la misma.

Estas cajas empezaron a instalarse en los aviones en los años sesenta y hasta principios de los noventa utilizaban, en el caso de los registros de voz, elementos como la banda magnética. A partir de entonces, se utilizan unidades de memoria que permiten evitar los mecanismos de arrastre, más susceptibles de sufrir averías, y también aumentar notablemente la capacidad para almacenar datos.

Según las normas en vigor emitidas por la Agencia Federal de Aviación estadounidense (FAA, por sus siglas en inglés), la grabadora de datos de vuelo debe ser capaz de recoger parámetros durante 25 horas ininterrumpidas, aguantar un impacto equivalente a 6.5 metros por segundo, resistir el fuego hasta una temperatura de mil 100 grados durante 30 minutos y soportar la presión del agua hasta seis mil 100 metros. (Agencias)

Restos hallados en el Atlántico no son del avión siniestrado

SAO PAULO.- La Fuerza Aérea Brasileña (FAB) descartó que los objetos retirados del Océano Atlántico por un barco de la Marina pertenezcan al avión de Air France que desapareció la noche del domingo, con 228 personas a bordo. 

El director del Departamento de Control de Espacio Aéreo de Brasil, brigadier general Ramón Borges Cardoso, aseveró que la mancha de aceite tampoco pertenece al que utilizan los aviones, sino que sería del tipo que usan los barcos. 

Las piezas de los aviones se identifican con números de serie, y los pedazos metálicos que se encontraron en el Océano Atlántico no guardan relación con el Airbus A-330.

Los trozos que recuperó un barco de la Marina de Brasil son una pieza de madera de 2.5 metros cuadrados y dos boyas, en una zona distante 550 kilómetros del Archipiélago de Fernando de Noronha.

Temas

Lee También

Comentarios