Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 12 de Noviembre 2019
Internacional | Operación de inteligencia

Detienen en Francia a jefe militar de ETA

El jefe del Gobierno español, José Rodríguez Zapatero, calificó el hecho como una acción determinante para terminar con la organización separatista

Por: EFE

MADRID, ESPA´ÑA.- Mikel Garikoitz Aspiazu, “Txeroki”, considerado el jefe militar de Euskadi y Libertad (ETA) y el “objetivo número uno” de las fuerzas de seguridad españolas, fue detenido en Francia.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, explicó el rastro que llevó a la detención del etarra más buscado (ver “Perfil”), al que se responsabiliza de la ruptura de la tregua declarada en 2006 y de los últimos asesinatos de la organización terrorista, que busca desde hace 40 años por las armas la independencia del País Vasco.

Rubalcaba agradeció la colaboración de las fuerzas de seguridad francesas que trabajan con la Guardia Civil española en equipos conjuntos, fruto de cuya colaboración fue la detención de “Txeroki”.

El seguimiento de las placas colocadas en un vehículo Peugeot 207 robado condujo a su arresto porque se descubrió que “corresponden a otro tiempo”, dijo el ministro en alusión a que eran demasiado antiguas para un modelo reciente.
Según otras fuentes, en la localización del jefe militar de ETA jugó un papel decisivo el descubrimiento hace un mes por los servicios de inteligencia españoles de dos cuentas de correo electrónico utilizadas por Aspiazu.

Preguntado por este particular, Rubalcaba afirmó que “para nadie es un secreto que la banda terrorista ETA utiliza cibercafés”.

Estancia corta

La vivienda en la que fue detenido, junto a Leire López Zurutuza, en Cauterets, próxima a la frontera con España, fue rentada el jueves pasado para una estancia de una semana.

En su interior fueron hallados dos computadoras portátiles, dos pistolas, material informático y documentación falsa británica, francesa y española, además de una peluca utilizada por “Txeroki”.
El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, destacó el “duro golpe” que sufrió ETA con la detención de su jefe militar, que calificó de “una acción determinante” hacia el final de la banda. La detención supone que hoy ETA es más débil y la democracia española más fuerte”.

El jefe del Ejecutivo hizo tales afirmaciones en una conferencia de prensa en el Palacio de La Moncloa, en la que consideró también que la organización terrorista “va a sufrir de manera muy contundente” la detención de su jefe militar.

Zapatero también habló con el presidente francés, Nicolás Sarkozy, para agradecerle el trabajo que permitió la detención.
La detención de “Txeroki” fue celebrada también por las fuerzas políticas españolas y las asociaciones de víctimas del terrorismo.
El líder de la oposición, el presidente del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, dijo: “Detenerlos, aplicarles la ley y meterles en la cárcel” es el único camino con los terroristas.

El Gobierno vasco, a través de su portavoz Miren Azkarate, la calificó de “buena noticia” y expresó el “apoyo total” del Ejecutivo de esa comunidad autónoma del norte de España a la actuación policial contra ETA.

Mikel Garikoitz Aspiazu, “Txeroki”, despertó la sospecha de la Policía porque circulaba en un automóvil robado con placas que no correspondían al año de fabricación del vehículo.

El etarra que rompió la tregua

Garikoitz Aspiazu Rubina


El presunto líder del aparato militar Euskadi y Libertad (ETA) nació en Bilbao, ciudad portuaria del País Vasco, el 6 de julio de 1973, y es conocido por los apodos de “Txeroki” (signifca águila, en vaso) y “Cherokee”.

Garikoitz Aspiazu Rubina es sospechoso de haber asesinado a dos guardias civiles en diciembre del 2007 en la localidad francesa de Capbreton.

Aspiazu se convirtió en el líder rebelde en libertad más peligroso cuando el alto comandante de la organización separatista Francisco Javier López Peña fue arrestado en mayo en Burdeos, Francia.
Está considerado por la prensa española como “el hombre que rompió la tregua”, se cree que el estudiante de educación física dio la orden de bombardear el estacionamiento del aeropuerto de Madrid, donde murieron dos personas, el 30 de diciembre del 2006.
El incidente acabó con los intentos de diálogos de paz entre el Gobierno y ETA.

Las autoridades sospechan, incluso, que Aspiazu Rubina mató personalmente a dos policías desarmados de la Guardia Civil, que realizaban trabajos encubiertos de inteligencia en contra de la ETA en la costera ciudad francesa de Capbreton, en diciembre de 2007.“Txeroki” está acusado de 22 cargos criminales en España, incluyendo el asesinato del juez José María Lidón en noviembre del 2001. (EFE)

Temas

Lee También

Comentarios