Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 16 de Julio 2019
Internacional | Rehenes de las “coordenadas fallidas” vuelven a casa

Cierran las FARC serie de seis liberaciones

Los militares Guillermo Solórzano y Salín Antonio Sanmiguel debieron salir el domingo, pero apenas ayer quedaron en libertad

Por: REUTERS

CALI, COLOMBIA (17/FEB/2011).- Dos efectivos de las Fuerzas Armadas de Colombia secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)  fueron liberados ayer y recibidos por una misión humanitaria, culminando la entrega de seis rehenes anunciada por la guerrilla, informó la Cruz Roja Internacional.

El organismo humanitario dijo que los liberados son el mayor de la Policía Guillermo Solórzano y el suboficial del Ejército Salín Antonio Sanmiguel.

“Fueron liberados por las FARC en una zona rural ubicada entre los departamentos de Cauca y Valle del Cauca. El mayor Solórzano llevaba tres años y ocho meses en poder de las mismas y el cabo Sanmiguel, dos años y ocho meses”.

En la última semana la guerrilla liberó a seis rehenes, quienes fueron recibidos por una misión que lideró la ex senadora Piedad Córdoba.

Los rehenes liberados ayer llegaron en uno de los dos helicópteros suministrados por Brasil para la misión humanitaria al aeropuerto de la ciudad de Cali, la capital del departamento del Valle, desde donde abordaron un avión que los trasladó a Bogotá.

En lo que algunos analistas califican como una estrategia para ganar protagonismo político a nivel nacional e internacional y limpiar su imagen, las FARC vienen liberando unilateral y escalonadamente rehenes desde comienzos de 2008.

El grupo rebelde, que dice luchar por imponer un sistema socialista en este país con marcadas diferencias entre ricos y pobres, llegó a tener en su poder a más de 60 rehenes por motivos políticos.

Las FARC han liberado a 20 rehenes desde 2008, mientras que otros se fugaron de campamentos en medio de la selva y 19 más fueron rescatados por el Ejército, incluyendo la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y tres estadounidenses.

Encadenados de castigo

Solórzano reveló que intentó escapar en una oportunidad. Sin embargo, lo descubrieron y, como castigo, lo encadenaron durante tres años.

“Me esposaron al cuello y al tobillo. Fueron años pesados, de mucha caminata”, dijo el oficial de 35 años, quien permanecía secuestrado desde junio de 2007.

Sanmiguel, de 27 años y secuestrado desde 2008, también denunció que recibió un trato degradante.

Los dos liberados regresaron en buenas condiciones de salud, de acuerdo con sus familiares.

La entrega de los dos efectivos de las Fuerzas Armadas fracasó el domingo pasado por un aparente error de la guerrilla que suministró mal las coordenadas.


Ex senadora viaja a Argentina
Piedad Córdoba reitera su lucha por secuestrados

BOGOTÁ.- La ex senadora colombiana Piedad Córdoba señaló, al finalizar la entrega de seis rehenes por parte de la guerrilla de las FARC, que seguirá trabajando por la libertad de todos los secuestrados y la paz de Colombia.

“Haré todo lo necesario por la paz de Colombia”, expresó al llegar a Bogotá con el mayor de la Policía Guillermo Solórzano, y el cabo del Ejército Salín Sanmiguel.

Córdoba —quien encabezó la misión humanitaria encargada de recibir en la última semana a seis secuestrados en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) —, dio gracias al presidente Juan Manuel Santos, a Brasil y al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

La ex senadora y dirigente del Partido Liberal viajó a Buenos Aires, Argentina, para asistir hoy y mañana a un foro internacional por la paz en Colombia.

Explicó que en la capital argentina se reunirán personalidades de América Latina para discutir una propuesta de paz, que luego será presentada al presidente Santos.

“La paz en Colombia es un imperativo muy importante para Colombia y para toda la región”, subrayó la dirigente política, quien es optimista respecto a la liberación unilateral de los otros 16 uniformados que siguen en cautiverio.

Por su parte, el mayor Solórzano también dio las gracias al Gobierno de Santos, al CICR y a la ex senadora Córdoba por lograr su regreso a casa después de más de tres años de secuestro.

Análisis
Mensajes cifrados
Orestes E. Díaz Rodríguez


Una vez que el Congreso de Colombia oficializó la inhabilitación de Piedad Córdoba debido a supuestos nexos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) llegó la réplica de los insurgentes.

La práctica del secuestro le ha granjeado un rechazo unánime y una credibilidad nula, mientras la política de liberaciones la ha convertido en instrumento que les permite retomar coyunturalmente la iniciativa política, enviar mensajes y algo más.

El primer mensaje del actual proceso de liberaciones era que Piedad Córdoba retornaba al protagonismo político a contrapelo de las decisiones de importantes órganos como la Procuraduría y el Congreso.

El segundo mensaje era encriptado y no pudo ser descifrado. Las liberaciones serían a cuentagotas para incrementar los espacios y aprovechar el tiempo en que el Ejército se abstendría de realizar operaciones.

El tercer mensaje fue probablemente involuntario, pero no carente de significado. Mientras se producía la entrega de los primeros rehenes al mismo tiempo secuestraban en otra región a dos empleados de una multinacional poniendo en entredicho el gesto. 

¿Lo habría planificado así la organización o sencillamente evidencia que las instrucciones del mando central rebelde ya no llegan a todos los grupos insurrectos debido al aislamiento y la imperiosa necesidad de cambiar de posiciones continuamente?

El cuarto mensaje fue devolver a un rehén desde la selva vestido con traje y corbata. ¿Un acto de burla o la intención de mostrar que siguen siendo capaces de abastecerse en las zonas urbanas, pese a las declaraciones oficiales que afirman el quiebre logístico y el ocaso?

El quinto y definitivo mensaje fue dar coordenadas erróneas justamente en el marco de la última liberación. ¿Acaso hombres en cuyos conocimientos de la geografía del territorio descansa la clave de su supervivencia pueden cometer un error tan burdo?

 ¿O  las coordenadas “espurias” fueron dadas premeditadamente para descongestionar de amenaza militar un área importante  garantizando el desplazamiento sin riesgos de un grupo insurgente clave?

El Gobierno colombiano busca respuestas. La población construye teorías. Una de ellas apunta a que el propio “Alfonso Cano” aprovechó la tregua brindada por las coordenadas falsas.

Casi 60% aboga por la cancelación de las liberaciones a cuentagotas, pese al dolor de las familias que aguardan un retorno. Los mensajes son numerosos.

Temas

Lee También

Comentarios