Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 23 de Mayo 2018
Entretenimiento | La agrupación tenía 10 años sin pisar tierras aztecas para un concierto.

La “Doncella de hierro” pisa suelo tapatío

Los boletos se vendieron en tiempo récord, aunque no se descarta que haya reventa, con precios estratosféricos.

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JAL.- Once mil almas podrán disfrutar de los sonidos emitidos por la "Doncella de hierro" o Iron Maiden en lengua anglosajona, que con sus 33 años de vida sigue estremeciendo todos los auditorios, estadios y foros en lo que se ha presentado alrededor del mundo.
Nacida en 1975 en un Londres en el que la escena punk era el fenómeno musical y social dominante, se gestaba en la mente roquera del bajista Steve Harris otro estilo de música dominado por los sonidos estridentes y metálicos, combinados con letras agresivas bautizado como heavy metal. Influenciados por bandas como Thin Lizzy y Deep Purple, Harris se unió a otras dos mentes inquietas que buscaban nuevos sonidos y formas de expresarse: Dave Murray y Paul Di’Anno.
En su primera presentación como Iron Maiden la banda tuvo que enfrentarse a un público reacio e incrédulo, pero poco a poco logró posicionarse y generar que sus presentaciones fueran cada vez más concurridas. Después de una lucha constante por sobresalir es en 1980 cuando aparece el primer álbum de la banda titulado simplemente Iron Maiden del que se desprenden clásicos como Phantom of the opera, Sanctuary y Prowler. En éste y en su segundo material, Killers, empieza a aparecer en la portada Eddie, un personaje siniestro que se convirtió a través de los años en el icono de la banda y en su integrante más famoso a nivel mundial.

La colina del éxito

En 1982 Steve Harris, Dave Murray, Clive Burr y Adrian Smith, deciden que por su adicción a los estupefacientes, impuntualidad y algunos problemas con su voz Paul Di’Anno debe dejar la banda. El nuevo elegido sería uno de los vocalistas emblemáticos del género: Bruce Dickinson.
Para ese tiempo la banda había probado las mieles de la fama y llegó a su consagración con el álbum The number of the beast, del cual se desprende uno de los himnos de Maiden Run to the hills, el cual llegó a ser número uno en las listas de éxitos mundiales para el rock pesado.
Después de un cambio de vocalista que empezaba a generar buenos resultados se da otro cambio en la agrupación, Clive Burr deja las baquetas y las pasa a Nicko McBrain, el cual le agregó un nuevo sonido a la banda, evidente en sus siguientes discos Piece of mind, y Powerslave.
Después de varias giras mundiales y discos en vivo, aparece en 1986 Somewhere in time, un disco en el que los roles cambian: Dickinson reduce su participación creativa, Smith empieza e escribir algunas letras y Harris se vuelve aún más cuidadoso en los aportes a las nuevas creaciones de Maiden, en las que se incluían un mayor uso de sintetizadores, elemento que fue rechazado por varios seguidores de la banda.
Además de los cambios en su sonido, la banda estaba envuelta en rumores sobre una cierta separación y la constante censura de algunos países, ya fuera por las portadas de sus discos, sus shows, o sus letras. Pero la agrupación pudo vencer las barreras y presentó su séptimo disco Seventh son of a seventh son.

Búsquedas individuales

En la década de los años noventa "los Maiden", empezaron a buscar cada uno sus proyectos individuales y descuidaron a la "Doncella de hierro", así el primero en partir y dejar un hueco en la agrupación original fue Adrian Smith. La banda continuó y llamó a Janick Gers el cual había trabajado previamente con Dickinson. Después de No prayer for the dying, y Fear of dark, en 1993 Maiden recibe un golpe mortal, la voz emblemática Bruce Dickinson abandona la banda, debido a su anhelo de realización personal.
El show debía continuar así que la nueva voz le perteneció a Blaze Bayley, el cual participó en el disco The X factor, pero desgraciadamente no fue aceptado, ni el material, ni el nuevo vocalista por los seguidores del sonido anterior de Maiden.

El regreso

1999 fue un año glorioso para los seguidores de la banda, el regreso de Bruce Dickinson y Adrian Smith a los escenarios era una realidad, así en una conjunción de talentos un año después los fans pudieron disfrutar del disco Brave new world.
Maiden siguió cosechando éxitos y realizando tours alrededor del mundo acompañados siempre por Eddie en escena y apareciendo en las portadas de Dance of the death, Edward the great y su más reciente producción de 2006 A matter of life and death.


"Eddie": El fiel integrante

Su nombre completo es Eddie the head o Edward the head. Un ser de figura siniestra que podría ser el personaje principal de cualquier pesadilla o cuento de terror. Eddie ha aparecido en todas las portadas de los discos de Iron Maiden, vestido de loco, de momia, como aviador de la Segunda Guerra Mundial o de cyborg, mostrando una cabellera abundante y despeinada, o totalmente rapado, pero siempre con una sonrisa terrorífica que lo ha vuelto inolvidable.


EL INFORMADOR/ REDACCIÓN
20-02-2008  09:34 LNA

Temas

Lee También

Comentarios