Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 15 de Noviembre 2018
Entretenimiento | En plena transformación

Kalimba disfruta de la madurez

El cantante, que cuenta con dos discos, dos giras y un álbum en apoyo a Haití, asimila un cambio en su carrera

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- La madurez llegó sin avisar. Un buen día Kalimba sintió que era momento de pasar a otra etapa, de crecer. Se miró al espejo y se sintió distinto. Aquel que disfrutaba del éxito como músico -primero como integrante de OV7 y luego como solista- ya no se reconocía. Sus prioridades le marcaban un camino distinto, incluso la idea de dejar su carrera como cantautor ya no sonaba tan descabellada.

La transformación se hizo inminente y Kalimba grabó entonces el álbum Amar y querer, homenaje a las grandes canciones, que ya presume un Disco de Oro por sus altas ventas. 

“Maduré, ésa es la mejor definición de lo que me pasa”, comenta vía telefónica desde el Distrito Federal en entrevista con este diario. “Me pasó como le sucede a muchos. Un día desperté, miré mi closet y mi ropa ya no tenía que ver conmigo. Ya no reflejaba quien soy, sin embargo, eso no quiere decir que mi pasado sea algo que no agradezca, pues ahí está y siempre será parte de mi vida”.

Un llamado a la conciencia
Más de dos décadas de carrera y menos de 30 años cumplidos dejan ver que su vida siempre ha estado ligada a los escenarios, su gran pasión. No obstante y luego de reflexionar, el intérprete por vez primera consideró que el dejar la música no le quitaría las ganas de seguir adelante, pues descubrió en el ayudar al otro una forma de trascender. “Pensaba que si no tenía a la música como forma de mi vida nada me llenaría, pero algo sucedió. Desde octubre pasado me pregunté cuál sería mi camino. La respuesta se dio de inmediato. Si no estoy arriba de un escenario puedo ser feliz ayudando a mi iglesia, siendo misionero, trabajando en un casa hogar, siendo voluntario, eso me llena”.

No por nada es que Kalimba es uno de los 36 artistas que decidieron ayudar con la grabación de Voces por Haití, un disco cuyas ganancias serán destinadas para los damnificados de aquel país, pues con ello dice, que además de ayudar, hace un llamado a la conciencia y pide insistentemente que el público compre el disco original, “pues sólo de esa manera es que el beneficio podrá llegar al país más pobre de América”, que fue azotado por un sismo el pasado 12 de enero.

Simpleza y profundidad
Mi otro yo lleva por nombre el disco que todavía promociona a la par de Amar y querer, ambos con giras distintas, y en las que se podrá ver dos facetas completamente disímiles pero con la misma pasión. “Quise darme un respiro al grabar Amar y querer, pues es un homenaje a las canciones que dejaron huella en otra época y que las quiero acercar al público”.

Simples pero profundos, ahora así deberán ser los temas que muevan al cantante, pues su prioridad ha cambiado. “No importa si gano menos dinero, siempre y cuando sienta más, ahora así son las cosas”, comenta emocionado y añade que su visión se transformó gracias a su declarada madurez. “Considero que dejé de vivir para el mundo, ahora estoy más cerca de mi familia, cuido más a mi hija, cuido mi voz. Y si esto sirve de buen ejemplo para mis fans sería muy grato. Quiero darle la vuelta al mundo con el buen ejemplo. Con Amar y querer me permití buscar la combinación de simpleza y la profundidad, pude gritar y sentir con los temas que incluye el álbum”.
 
Sueños cumplidos
Durante enero de 2009, en entrevista con este diario, Kalimba presentaba su disco Mi otro yo, donde dijo apostarle más al rock sin dejar al pop y en el que cinco músicos se integraron para formar una banda con el artista. “Mi otro yo suena a Kalimba tocando rocanrol, ya tenía esa inquietud desde hace un rato y ahora tengo una banda. Con ella grabamos un concierto en vivo para plasmarlo en DVD y conseguir que la gente que no se imaginaba a Kalimba roquero lo visualice, y que al mismo tiempo sepa a qué le tiro de aquí en adelante”, comentaba entonces y también confesaba su deseo por grabar lo que ahora es Amar y querer. “Quiero hacer un homenaje a los grandes músicos, primero por respeto y luego por agradecimiento, porque cuando estuve en el Show de los sueños tuve la oportunidad de interpretar canciones con las que no estaba familiarizado, aunque siempre supe que los intérpretes eran grandiosos, y cuando me tocó emularlos descubrí que la pasión de su trabajo entre ellos y yo es la misma”.

A la distancia, y luego de un año, Kalimba camina con ambos materiales y promociona dos giras. Sus sueños se han cumplido. Lo que venga, bienvenido será, según el mismo artista comenta, al tiempo que reafirma que la madurez ya no está por venir, ahora se ha hecho presente.

EL INFORMADOR/ Altagracia Lizardo Medina 

Temas

Lee También

Comentarios