Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 21 de Noviembre 2018
Entretenimiento | Nueva novela de Sealtiel Alatriste

Historia de un amor sellado con “Besos pintados de carmín”

Ajuste de cuentas con los términos de traición y lealtad a través de las páginas de un libro

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Con la intención de destruir los mitos que se ciernen en torno al amor, aquellos que hablan de traición, fidelidad o pasión, el escritor Sealtiel Alatriste regresa a la escena literaria con su octava novela titulada Besos pintados de carmín, presente en la FIL.

A través de una historia fantástica, cargada de humor y que transita entre el mundo de los muertos y el de los vivos, el autor nacido en la Ciudad de México, en 1949, narra la historia de Edelmira Pajares y Cástulo Batalla, dos personajes que viven una relación de celos, incluso separados por la muerte.

Alatriste manifiesta que Besos pintados de carmín es, ante todo, una novela fantástica, que tiene como particularidad que esta fantasía "no produce estupor, no es su fin producir sorpresa, terror, miedo, sino risa".
Agrega que “podría decirse que es una novela humorística, con fantasmas enamorados que van poniendo en contacto a los vivos con los muertos", es decir, es una especie de marasmo fantasioso en donde vivos y muertos se relacionen en situaciones de amor, pasión y celos.

La historia se lleva a cabo en Santomás, una ciudad imaginaria que resulta ser una mezcla entre la capital mexicana y Buenos Aires, Argentina. "Es una ciudad fantasmal, una gran urbe que tiene un río que es muy grande. Yo lo que quería es que la novela sucediera con un aire fantasmal", explica Alatriste.

La intención del narrador era hacer creíble la venida de muertos y fantasmas, pero al mismo tiempo, una geografía reconocible para cualquier latinoamericano.

A través de sus páginas, la novela descubre cómo a más de un año y medio de la muerte de Edelmira, Cástulo sufre un ataque de celos ultraterrenos, luego de que su compadre Gregorio Flores, también fallecido, ha iniciado una cruzada para conquistar a su esposa.

"Cástulo -explica Alatriste- tiene 81 años y Edelmira cuando muere tiene más de 60 o casi 70, no se sabe bien; son dos personas de la tercera edad y, en ese sentido, su vida está determinada por otras urgencias, ya han pasado el tiempo de la juventud y se enfrentan a la pasión en este ritmo distinto de la vejez".

Además, Cástulo siempre ha estado enamorado de Edelmira, "sin embargo, siempre ha tenido otras mujeres; él ha tenido una vida erótica, que es lo que él trata de explicar en la novela, como el amor hacia Edelmira no se opone a sus pasiones clandestinas hacia otras mujeres, con las que nunca hay un asunto serio".

En un momento dado, a través de sus personajes, el autor pone en tela de juicio y reflexiona siempre de manera humorística, sobre los conceptos que intervienen en torno al amor, tales como la pasión, la fidelidad o la infidelidad.

"Lo que yo quería era precisamente hablar de la no traición, porque la situación en la que se encuentran Cástulo y Edelmira, una vez que regresan en espíritu, es que ya no se traicionan y entonces se pueden confesar todo", señala el escritor.

En el momento en que los dos conocen la vida erótica del otro, "cuando se confiesan, ahí deja de existir el término traición y no pierden el amor. Eso puede ocurrir en esa situación hipotética, pues mientras está viva Edelmira, se cuentan las cosas de otra manera".

Sealtiel Alatriste expresa que la novela, “lo que trata es hacer un ajuste de cuentas con los términos de traición y lealtad, y tratar de enfrentarse a la realidad individual de cada quien en su crecimiento erótico, que es distinto y que no va desparejado, que no hace que sean menos pareja".

Besos pintados de carmín, de Sealtiel Alatriste, quien también se desempeña como coordinador de Difusión Cultural de la UNAM, se presenta esta tarde (17:00 horas) en el Salón 2, situado en la planta baja de Expo Guadalajara.

Temas

Lee También

Comentarios