Viernes, 25 de Septiembre 2020
Entretenimiento | Con la música en la sangre

Francisco Gouygou, un auténtico charro

Desde el otro lado del Atlántico viene uno de los máximos promotores de la música vernácula mexicana

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- A Francois Gouygou la música tradicional mexicana lo capturó a la edad de 14 años. Dice que su papá le puso una grabación donde aparecía la voz de Miguel Aceves Mejía, el “Rey del falsete”, y desde ese momento jamás pudo separarse de nuestra música. No puede explicar lo que despertó en él. La forma en que veía la vida, las emociones, los sentimientos, todo se le revolvió por dentro. Parece ser que una pequeña semilla de México comenzaba a retoñar dentro de él. Y no ha parado de crecer.

Francois, o como le gusta que le digan, Francisco Gouygou, ha cargado con orgullo el mote de “El Charro francés”. Sus ojos azules, piel blanca y forma de acentuar las palabras lo descubren inmediatamente como extranjero, pero cuando está sobre el escenario y se pone a cantar, es tan mexicano como cualquier tapatío.

Se encuentra en nuestra ciudad para participar por decimoquinta ocasión consecutiva en el Encuentro Internacional del Mariachi y la Charrería. Estuvo en el desfile y bailó mientras 549 mariachis rompían la marca del Récord Guinness el pasado domingo. En cierta forma es parte de la historia de Guadalajara, aunque para él, este cuento de amor con México comenzó hace mucho tiempo.

La primera vez que escuchó el mariachi, ¿le entendió?
“Para nada. Pero mi amor por ella (la música mexicana) nació al instante. Sin entender nada de sus canciones, nada más con la voz de Miguel Aceves Mejía me bastó para decirle a mis padres ‘voy a ser cantante de ranchero’”.

¿Y cómo le fue cuando comenzó su andar en la música vernácula?
“Me costó mucho trabajo al principio, porque siendo francés, hasta los mexicanos que vivían en Francia me rechazaban porque creían que lo que yo hacía era una ‘payasada’. Para mí era auténtico y por eso me puse a estudiar la historia de México, sus costumbres, comidas y tradiciones”.

Usted se encargó de llevarse al mariachi por varios rincones del mundo
“Así es. Canté en San Antonio, en Los Ángeles, en Hollywood, hasta en Timbuctú. En esas andanzas, por el año de 1985, me topé con el Vargas de Tecalitlán, a los Camperos de Nati (Cano) y al Mariachi América”.

¿Y por qué no se queda a vivir en Jalisco?
“(Risas) Bueno, lo voy a explicar con un ejemplo, Jalisco es como una mujer muy hermosa, deslumbrante, verla demasiado tiempo haría que me acostumbrara a ella, así que me separo de esta tierra seis meses, la sueño, la añoro, y entonces vengo al Encuentro”.

¿El Encuentro tiene una marca especial en su agenda?
“Absolutamente. El Encuentro del Mariachi me llamó la atención desde que supe que existía. Vine a partir del segundo y no he faltado a uno solo, es una fecha importantísima para mí, más que la boda de mi hijo (risas) no puedo fallar. Si no vengo, siento como que me ahogo”.

¿El ir y venir entre Francia le ayudó a ver a México desde una perspectiva distinta?
“Claro. Me da risa que mucha gente de mi país crea que conoce México en viajes de 15 días. Se acuerdan más del color de la habitación del hotel que de los lugares que visitaron”.

Dentro de esas visitas, usted trabó amistad con la familia de Emiliano Zapata, incluso presume tener un poco del revolucionario.
“Mis 50 años de carrera los celebré aquí en Guadalajara. Ana María Zapata, la hija de Emiliano Zapata, vino a verme a sus 95 años en carro desde Cuautla, Morelos, aunque yo la conocía de años atrás, en una visita a Morelos, es una mujer hermosa. La sobrina de Zapata, Emilia Sánchez Espejo, me regaló el gazné (especie de corbata) que usaba Zapata y un pañuelo que le pertenecía. Para mucha gente es un trozo de tela, para mí hay esencia de la fuerza de México en esto, me da mucha energía”.

Usted se encuentra aquí para cerrar varios planes para promover a México en el mundo, ¿cómo va?
“Muy bien. En Francia se va a celebrar el Centenario y el Bicentenario de México, y estamos aquí para estudiar el calendario de celebraciones que va a haber en el país. Queremos ligar eventos que ocurran en aquí para llevarlos a Europa, por lo que me estoy reuniendo con gente de la asociación de Charros y la Canaco Guadalajara”.

FRASE
“Miguel Aceves Mejía definió mi vida y creo que desde el cielo me sigue cuidando”, Francisco Gouygou, el charro francés

Tequila de verdad
Dentro de los planes que tiene el llamado Charro Francés en las próximas semanas su propio Tequila, que asegura, pondrá en el lugar que merece a la bebida nacional.

Francisco explica que a su país llega tequila de pésima calidad que nada tiene que ver con lo que se produce bien en México. “Un buen tequila es delicioso, y nada tiene que envidiarle al mejor coñac” explica.

Agrega que además del coñac, toda la gastronomía mexicana tradicional tiene que ver en Europa como un mercado de futura expansión, mientras que le pidió a sus compatriotas franceses dejar de lado el miedo a probar cosas nuevas.

Por cierto
El charro francés se presenta esta noche en Ajijic en un restaurante llamado La Gasconade (Ramón Corona # 2A) a las 19:30 horas  y el viernes en el Hotel Francés del Centro Histórico a partir de las 21:0 horas.

EL INFORMADOR / Juan Francisco González Rodríguez

Temas

Lee También