Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 10 de Diciembre 2018
Entretenimiento | Dalí fue más allá de la pintura. Diseñó revistas como Vogue y Minotauro.

Exhibirán muestra de Salvador Dalí en el DF

Recibirá el Antiguo Atrio del Templo de San Francisco y Museo Soumaya en Plaza Loreto la exposición Dalí

Por: EL INFORMADOR

MÉXICO.- La exposición Dalí: Fuego y deseo, que mostrará el cosmos surrealista en bronce de ese artista, será presentada en la Ciudad de México esta primavera, en el marco del XXIV Festival de México en el Centro Histórico, se anunció la víspera.

"`Dalí', en catalán, es voz homófona de `deseo', y yo soy el símbolo de todos los deseos del mundo. El deseo de poseer la vida en su totalidad, de rebasarla, de reinventarla, sin la muerte, en el espacio de los sueños", señaló en su oportunidad Salvador Dalí.

Ahora, el Antiguo Atrio del Templo de San Francisco y Museo Soumaya en Plaza Loreto se volverán espacios lúdicos y oníricos del genio español, donde se presentan 14 volúmenes fundidos en vida del autor, entre ellos Alicia en el país de las maravillas y Perseo.

También, y además de Mujer en llamas, Homenaje a Benvenuto Cellini y Cristo de San Juan de la Cruz, así como 10 esculturas más, entre ellas Gabinete antropomórfico, Danza del tiempo I, Elefante espacial, El unicornio, y San Jorge y el dragón.

Completan la muestra La mujer del tiempo, Venus espacial, El guerrero surrealista, La visión del ángel y Newton surrealista. En sueños y juegos, Salvador Dalí siempre dejó ver sus pavores y deseos, fobias y liberaciones; su "yo" interior es su obra.

Las profundidades de su mente son origen de sus relojes blandos, mujeres y hombres con cajones, elefantes sostenidos en patas muy delgadas, Cristos suspendidos en el tiempo, iconos todos del siglo XX. Sus esculturas derriten el pasado y la modernidad en esta ciudad.

Dalí fue más allá de la pintura. Diseñó revistas como Vogue y Minotauro, entre otras. Realizó vestuarios de teatro, ballet y ópera. Como decorador, transformó de una manera asombrosa, además de las propias, la casa de Helena Rubenstein, reina de los cosméticos.

Creó objetos surrealistas funcionales, como el sofá de Mae West o los teléfonos langosta. Llevó el Surrealismo al cine con El perro andaluz y La edad de oro en mancuerna con Luis Buñuel, e intervino en guiones cinematográficos con Alfred Hitchcock y Walt Disney.

A lo largo de su vida, fue ilustrador de historias de la cultura universal, como Don Quijote de La Mancha, La divina comedia, La vida es sueño, Macbeth, la autobiografía de Benvenuto Cellini, los ensayos de Montaigne, y Los cantos de Maldoror de Lautréamont.

Su inquietud vanguardista lo llevó al terreno de la publicidad y así creó imágenes para medias y perfumes, y el logotipo de la ya tradicional paleta Chupa-Chups, entre otros. Se sumó a los avances tecnológicos de la fotografía para explorar imágenes surrealistas.

Manifiestos, artículos, ensayos, autobiografías, panfletos, poesías y correspondencia, ocuparon la pluma y la imaginación de este prolífico artista. En el torrente de versatilidad, buscando la cuarta dimensión de un tiempo sin fin y convirtió los sueños en esculturas.

Consistencias blandas, muletas, cuerdas o esferas suspendidas, imágenes dobles o múltiples, fueron medios de una realidad que consideró más completa y verdadera al evocar al inconsciente; Salvador Dalí leyó leyó los textos de Freud en castellano en 1922.

Eso, en la residencia de estudiantes en Madrid. En 1924 conoció el Manifiesto de André Breton y abrazó al Surrealismo, corriente que reposa en la creencia en la realidad superior de ciertas formas de asociaciones olvidadas hasta hoy, en el poder del sueño, en el juego desinteresado del pensamiento.

Se distinguieron entonces dos formas de Surrealismo: Una apegada a la espontaneidad o automatismo, que se reduce a la mínima figuración, desarrollada por Max Ernst, Joan Miró, Jean Arp, André Masson. La otra, más realista, es paradójica, según los analistas.

Es decir, combina en un orden onírico y simbolista, en lugar de una forma lógica, elementos reconocibles. Los autores de esta vía fueron Dalí, René Magritte, Yves Tanguy y Leonora Carrington, entre otros, aunque Dalí forjó de manera real el método paranoico crítico.

Su finalidad consistía en hacer pasar el mundo delirante a la realidad. El juego paranoico se advierte en las dobles imágenes como ilusiones ópticas. Uno de los ejemplo más atractivos es Alicia en el país de las maravillas cuya cabeza es al mismo tiempo un árbol.

Dalí: "Durante el éxtasis, en la inmediatez del deseo, del placer, de la angustia, toda opinión, todo juicio moral o estético, cambia sensacionalmente. Es como si, a través del éxtasis, tuviésemos acceso a un mundo tan alejado de la realidad como es el del sueño"

EL INFORMADOR / MLOM / 09-04-08

Temas

Lee También

Comentarios