Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 10 de Diciembre 2018

Entretenimiento

Entretenimiento | La señal de Discovery ofrece una visión sobre los últimos días de la popular orca

El rostro oculto de Keiko

La señal de Discovery ofrece una visión sobre los últimos días de la popular orca, que pasó de ser una estrella a la soledad absoluta

Por: EL INFORMADOR

Keiko se convirtió en una estrella gracias a la película 'Liberen a Willy', aunque posteriormente se supo poco sobre su destino. ESPECIAL /

Keiko se convirtió en una estrella gracias a la película 'Liberen a Willy', aunque posteriormente se supo poco sobre su destino. ESPECIAL /

GUADALAJARA, JALISCO (27/MAY/2015).- Este viernes 30 de mayo la programación nocturna de Animal Planet presentará el estreno de la producción documental “Keiko: después de ‘Liberen a Willy’” (Theresa Demarest, 2015), en el que los espectadores podrán conocer lo que sucedió con el cetáceo durante los últimos cinco años de su vida, con imágenes inéditas de Keiko en libertad, además del testimonio de las personas que estuvieron a cargo de su cuidado en ese tiempo.

El documental se transmitirá a partir de las 22:00 horas y, para aquellos que disfrutaron con la aparición de Keiko en la exitosa película “Liberen a Willy” (Simon Wincer, 1993), ahora podrán enterarse de lo que sucedió con la célebre orca que llegó a convertirse en estrella de cine internacional hace más de dos décadas.
 
Una celebridad liberada

En este recorrido audiovisual, se relata cómo esta ballena inició sus 14 años de cautiverio cuando sólo contaba con dos años de edad; con todo, llegó a presentarse —desde 1985— como atracción estelar en el parque Reino Aventura (hoy Six Flags) de la Ciudad de México, donde fue “descubierta” por productores de Hollywood que buscaban una ballena adiestrada para la película “Liberen a Willy” (de hecho, Keiko ya había aparecido en programas de televisión e incluso telenovelas) que, a nivel mundial, se convirtió en un rotundo éxito de taquilla.

 El documental, tomó cuatro años de filmación a su directora, Theresa Demarest, y presenta material jamás visto de Keiko en libertad, a lo que se suman las entrevistas exclusivas sus dos últimos cuidadores —Colin Baird y Thorbjorg ‘Tobba’ Valdis Kristjansdottir— que dan a conocer algunas anécdotas de los últimos años de vida del animal.

Una mirada única

Por otra parte, la película ganó para la popular ballena millones de fans en todo el mundo, pero cuando se enteraron —en su mayoría eran niños y jóvenes— de que Keiko no era libre (como su personaje en el largometraje), iniciaron una campaña para “salvar” al cetáceo que, finalmente, dio como resultado su liberación y retorno a su hábitat natural, en las costas de Islandia (donde había sido capturada).

Con todo, no fue un proceso sencillo; Keiko pasó primero dos años en Oregón, Estados Unidos, para mejorar su estado de salud y prepararse para retornar al entorno silvestre; fue en 1998 cuando fue enviado a Islandia para convertirse en la primera y única orca en cautiverio que retorna a su hábitat natural.

Sigue en duda si la aventura de Keiko al final de su vida puede considerarse “un éxito”, puesto que el hecho de que existan en el planeta más de 50 ballenas de su especie que aún viven en cautiverio mantiene vigente el debate acerca de su destino; por ello el documental “Keiko: después de ‘Liberen a Willy’” adquiere relevancia, porque ofrece una mirada única al comportamiento de las orcas y al impacto tuvieron 14 años en cautiverio en Keiko y sus instintos de supervivencia.

Los días finales


Aunque fue llevada a las costas de Islandia en 1998, Keiko no fue debidamente “liberada” sino hasta mediados de 2002 pero, afectada por estar en cautiverio desde muy pequeña, la ballena nunca aprendió a comunicarse con las demás orcas; así, se mantuvo muy apegada a los humanos y desde Islandia se trasladó hasta las costas de Noruega, donde permitía a la población interactuar con ella (por eso la llevaron después a la bahía de Taknes, en espera de que disminuyera su contacto con los humanos). De modo repentino, la estrella cinematográfica murió a fines de 2003 y, por petición de sus admiradores, se le brindó un servicio fúnebre en el Oregon Coast Aquarium en 2004, al que acudieron más de 700 personas.

Temas

Lee También

Comentarios