Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 13 de Diciembre 2018

Entretenimiento

Entretenimiento | Divertido y sobrio. Extraño a veces. Montiel es un actor al que gustan las buenas historias

CINE: Andrés Montiel,un actor tapatío en “La Zona”

En estos momentos a Andrés le preocupa el sobrecalentamiento global y el tema petrolero: “Nunca se debió haber excavado, por algo el petróleo estaba mil metros bajo tierra”.

Por: EL INFORMADOR

Por: Dolores Tapia   Fotos: A. C.

Del teatro al cine, prefiere los dos. Uno de sus libros preferidos es Rayuela de Cortázar, una clave contundente para saber sobre la personalidad de Andrés Montiel, un actor de siempre, que vivió sobre avenida Patria, con cuestionamientos reales sobre su vida en el arte.

El teatro fue su tema en Guadalajara hasta que se fue al Distrito Federal, por allá del 1999. Llegó a la ciudad más poblada del mundo; tenía amigos, pero lo pasó mal. Luego hizo algo de televisión e interpretó a Rubén en El Crimen del Padre Amaro, el novio de la Talancón. Es alguien que hoy día tiene sus propios proyectos. Intenta poner en escena una obra de nombre El Veneno del Teatro con Marco Pérez, también reactivar El Oeste Solitario, una producción que levantó con ayuda de la Embajada de Irlanda.

“He aprendido mucho, y también hubo un momento en el que creo que empecé a perder ciertas cosas de ese actor que aquí en Guadalajara estaba con unas ansias enormes de subirse al escenario a probar cosas. Pierdes la capacidad de asombro, inclusive hay algunos iconos que ya cuando los conoces, pierden el  pedestal donde los tenías”.

Hizo con sus amigos y colegas el divertido proyecto de Llamando a un Ángel, una película que logró mucho su propósito, “que no es encontrar el hilo negro. Retrata personajes que deambulan en esta ciudad de Guadalajara, unos de día y otros de noche con ese peculiar estilo que tenemos por acá”, dijo. Estrenó el 22 de febrero también Más que nada en el mundo al lado de la actriz Elizabeth Cervantes y ahora se proyecta el filme de Rodrigo Plá: La Zona, en la que actúan Maribel Verdú y el primer actor Giménez Cacho.

Divertido y sobrio. Extraño a veces. Montiel es un actor al que gustan las buenas historias. Es hermano de Mauricio Montiel Figueiras y muchas veces su trabajo tiene que ver con la traducción. Está contento con sus filmes. “Lo raro, lo chistoso del cine mexicano, es que haces una película y no sabes si va a salir en seis meses, en ocho meses, en un año, en dos... Como sucedió con una película, que gracias a Dios se quedó enlatada. La Sombra del Sahuaro, con Jesús Ochoa, Marco Pérez y tu servidor. Es muy mala”.

Montiel destaca que un mal filme mexicano no se perdona. Por algunos casos “el público dice de pronto Cine Mexicano ¡guácala! Y no es cierto, hay buen cine y mal cine. El público con el cine mexicano es muy cruel. Pueden ir a ver Rambo 7 y decir ‘ay, qué porquería’, pero vuelven a ver otra película gringa; una mala película mexicana no la perdonan. Eso se me hace muy extraño”, dice.

En estos momentos a Andrés le preocupa el sobrecalentamiento global y el tema petrolero: “Nunca se debió haber excavado, por algo el petróleo estaba mil metros bajo tierra”, dijo. Estas afirmaciones tienen que ver con conceptos que durante la conversación va arrojando la producción de la película La Zona, dirigida por Rodrigo Plá, y en la que Montiel interpreta a Diego, jefe de sector de La Zona. Los conceptos de los que hablamos, tienen que ver con lo humano.

“Hacer esta película fue como sueño de actor... Deja tú el nombre que tienen Maribel Verdú y Giménez Cacho, sino la entrega que tienen. Es un regalo compartir el plató con ellos”. Este filme, cobijado con una preocupación social, ganó en Toronto el Premio de la Crítica y en Venecia también.

Temas

Lee También

Comentarios