Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 20 de Junio 2019
Economía | Una reforma laboral debe contemplar además preceptos como la modernización, la globalidad y la reconversión

Necesaria para México una reforma laboral: experto

El experto Alfonso Bouzas Ortiz, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, consideró que México necesita una reforma laboral, ya que el país y el mundo gremial han cambiado

Por: NTX

MÉXICO.- El catedrático Alfonso Bouzas Ortiz, expuso que el sistema normativo obedece a un sistema político que se generó en 1917 y se consolidó entre 1920 y 1930, con una serie de vicios como el corporativismo.

"Se dice mucho que México es un país que tiene una legislación de maravilla por su calidad para tutelar el trabajo. Pero lo que cada vez tenemos que comprender es que no se cumple, que no se ha cumplido y, sobre todo, que no se cumplirá", explicó.

El experto de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) precisó que mientras no se toque el tema de la libertad y de la democracia sindical cualquier reforma laboral que se plantee está predestinada a fracasar.

En la actualidad, detalló, una reforma laboral debe contemplar además preceptos como la modernización, la globalidad y la reconversión.

Alfonso Bouzas indicó que la revisión contractual del futuro debe considerar incluso los intereses del consumidor, aunque admitió que eso es complicado.

El experto señaló que para todo ello se precisa una auténtica representación de los actores sociales en la relación laboral, ya que "mientras no la haya no puede haber saldos sanos de la negociación colectiva".

"Para que haya auténtica representación tenemos que modificar estos esquemas de la Ley Federal del Trabajo como son la toma de nota, la revocación del mandato, el voto secreto, el registro público de sindicatos y contratos colectivos, en fin, todas aquellas expresiones de lo que es la libertad y la democracia".

Comentó que zanjado el problema de la libertad y la democracia se pueden poner en la ley formas que garanticen una auténtica negociación que respete los intereses de los involucrados y que los tomen en cuenta.

Tras eso los trabajadores serán quienes decidan en dónde deben ceder y dónde tienen que flexibilizar su postura; ello a conciencia de que si no lo hacen muy seguramente el sector, la rama o la empresa será barrido por la historia. sigue Necesaria...dos...historia

El especialista en economía del trabajo y de la tecnología acotó que hay ciertas actividades que hoy podrían tener altos salarios y otras que tienen que ser inevitablemente castigadas con sueldos bajos con tal de mantener la fuente de empleo.

Sin embargo insistió que en la ley se necesita establecer normas que contemplen esas diferencias y lleven a negociar en el piso de la fábrica, además de que no se requiere abrir nuevas formas de contratación.

"Todas las variantes que se han dado y las imaginables son posibles, pero de acuerdo con las condiciones del sector, la rama o el sector, porque vamos a encontrar diferencias regionales pues no es igual la agricultura de Tlaxcala que la de Sinaloa", ejemplificó.

Advirtió por otra parte que existen temas que no están tratados en ninguno de los proyectos de ley que hasta el momento se han presentado en el Congreso de la Unión.

"Una gran ausencia es el tema de la higiene y la seguridad en el trabajo. Nuestra legislación laboral paga la vida, pero necesitamos una que garantice la vida en lugar de poner precio a un dedo o una mano; precisamos un esquema que priorice el valor de la vida antes de cualquier resultado productivo", abundó.

Al respecto, asentó que en el marco jurídico el aspecto médico y de salud en el trabajo está décadas, por no decir cientos de años, atrás.

Otro tema que debe estar incluido, dijo, es algo sobre lo que no hay experiencia y son los Comités de Fábrica. En ellos no se discuten los derechos de los trabajadores o del patrón, sino el proceso productivo mismo, los cambios que requiere, las innovaciones tecnológicas, la salud e higiene en el trabajo.

El experto expuso que hay que generar una legislación laboral que considere diferencias reales, quizá más que una ley laboral.

"Diría que tal vez no es necesario sacar las cuestiones sindicales de la Ley Federal del Trabajo, pero a la mejor sí es necesario pensar que la relación del trabajo, la negociación y la huelga no puede ser igual en la gran empresa que en la pequeña y mediana", sostuvo.

Otro tema muy importante, asentó, tiene qué ver con las nuevas formas de contratación, pues en la actualidad tenemos una situación en que en las empresas "los más" son los empleados de confianza y "los menos" son los de base o los sindicalizados.

Agregó que una legislación debe prever esa realidad y hacerse una diferenciación entre lo que son las actividades regulares, y por lo tanto basificadas, y las de dirección o de confianza.

Una nueva legislación, añadió, tendrá que contemplar incluso nuevas formas de ocupación que hoy se dan y que no son de asalariamiento, como el sector informal que reclama sus propias reglas y protecciones, o la empresa familiar.

Por último, mencionó que las condiciones particulares del trabajo femenino deben ser estudiadas con el objetivo de mejorar la situación de ese sector de la población.

Temas

Lee También

Comentarios