Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 16 de Noviembre 2019
Economía | Su especialidad es la administración de capital humano en la cúspide de la pirámide laboral en México

Jalisco, expulsor de talento

Con más de 30 oficinas en América, Europa, Asia y Oceanía, y cinco años en la ciudad de México, Horton Internacional, una agencia buscadora de talentos (head hunter) abrió una sede en Guadalajara

Por: EL INFORMADOR

 Con más de 30 oficinas en América, Europa, Asia y Oceanía, y cinco años en la ciudad de México, Horton Internacional, una agencia buscadora de talentos (head hunter) abrió una sede en Guadalajara, para atender los requerimientos en la región.

Aunque atienden ambos flujos, reconocen que es más fuerte la emigración de profesionales brillantes de Jalisco hacia otros lugares, que los que arriban acá.

“¿Qué es lo que debe hacer un profesional que aspira a que un localizador de talento ejecutivo le proponga una oferta de trabajo que le permita acceder a nuevos retos y, por supuesto, mayor retribución?”, se les pregunta a Guillermo Cepeda y a Álvaro Camarena, directivos nacional y regional, respectivamente, de la consultora Horton Internacional. “Seguir trabajando”, responde el primero. “Los profesionales talentosos se reconocen sobre todo por sus resultados. Así se hacen localizables. Cuando una empresa registra logros destacados sobre su competencia es porque tiene talento. Así nos damos cuenta”.

Su especialidad es la administración de capital humano en la cúspide de la pirámide laboral en México, donde se ubican los profesionales que ganan al menos 800 mil pesos al año, lo que representa un mercado de 50 millones de dólares por año. “De director comercial, hacia arriba”, precisa Cepeda.

Este mercado laboral representa unas dos mil búsquedas de talentos al año. “De los aproximadamente 100 millones de mexicanos, hasta 500 mil tienen el perfil de candidato para ocupar un puesto de alta dirección”, define Horton. Se trata de personas bilingües, con estudios de maestría, de 35 a 40 años de edad, que no necesariamente buscan un empleo y que están dispuestos a escuchar una oferta de trabajo.

 

Meritocracia

 

Horton es, a decir de Cepeda, una de las seis firmas de reclutadores de ejecutivos de alto nivel en México. Otras agencias atienden segmentos medios y bajos de selección de personal.

Consideran que Guadalajara está empezando un cambio importante en el ámbito empresarial, donde compañías familiares tradicionales están evolucionando al darse cuenta de que es la única forma de subsistir frente a la globalización.

Empresas locales y foráneas que han llegado a la región en los sectores de la electrónica, automotriz e inmobiliario generan demanda por lo que Cepeda llama “talento de clase mundial”.

Las empresas tradicionales están viviendo en los últimos diez años un cambio, explica. Sus propietarios comienzan a darse cuenta que es fundamental cambiar la cultura de sus negocios, e invertirle más en “meritocracia”, que es la selección de directivos en función de su capacidad de trabajo y sus resultados, y no por compromiso, relación familiar o amistad. “¿Y dónde queda la lealtad de los directivos hacia la empresa para la que trabaja?”, se le pregunta. “El concepto de lealtad está cambiando”, responde Cepeda. “Las empresas están cambiando”.

En este tema, Japón es todavía más tradicional que México. Si un funcionario abandonaba un corporativo, nunca más se le permitiría ingresar a cualquier empresa del grupo. “Nosotros tenemos oficina en Japón, y nos damos cuenta que este principio empieza a cambiar”.

 

La lupa del talento

 

Para satisfacer un requerimiento, Horton comienza por una auditoría de la empresa solicitante, para entenderla. Se elabora un diagnóstico de la cultura laboral de los pares (iguales en jerarquía) y del equipo de trabajo de la persona que ocupe el puesto vacante. “A veces, cuando una empresa nos llama para sustituir al director comercial que ha muerto, la primera pregunta que les hago es ‘¿Y el sucesor? ¿No lo tenías definido?”, dice Guillermo Cepeda. Es común que las empresas no hagan previsiones.

La auditoría debe contemplar no sólo las cualidades profesionales propias de quien pueda ocupar el puesto, sino el “embone cultural” entre empresa y candidato, pues a veces los estilos distintos entre ambas partes generan un desencuentro.

“Peinamos a las empresas para buscar de 80 a 120 posibles candidatos, desde los consagrados hasta los nuevos diamantes”. De éstos se elige a la mitad, cuya lista es consultada con quienes llaman “líderes de opinión, posicionados en el mercado y que conozcan al candidato”. Luego del acopio de referencias, se seleccionan tres o cuatro candidatos que cumplan con el perfil.

Para el aspirante, la oferta de retribución debe ser de 20 a 35% más atractiva que la que tiene en la actualidad, “aunque el salario no es el factor decisivo para este tipo de ejecutivos, ya que existen otros aspectos, como la proyección profesional, los retos que ofrece la empresa, la consolidación de ésta en el mercado, que pueden ayudarle a decidir si acepta la oferta o no”.

Una vez que se firma la contratación, Horton cobra a la empresa, en promedio, 35 mil dólares, con una garantía de servicio de 24 meses.

Todo el proceso dura, por lo general, tres meses.

 

Fox y los head hunters

 

Para muchos mexicanos, el término head hunter (literalmente, cazatalento) es una ocurrencia más del ex mandatario Vicente Fox Quezada. Guillermo Cepeda acepta la popularización del término gracias al Gobierno de Fox, pero advierte que, en el caso de Horton, ellos se alejan de ofrecer servicios a la política.

 

 

Temas

Lee También

Comentarios