Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Noviembre 2019
Economía | Nadie es invulnerable a la crisis y que hay evidencias de problemas en los canales de crédito

Bancos centrales prevén desaceleración sustancial de la economía en 2009

La entidad concluyó en su reunión a puerta cerrada que la situación de los mercados mejoró con respecto al comienzo de octubre

Por: EFE

SAO PAULO.- Los principales autoridades monetarias del mundo coincidieron hoy en Sao Paulo en que el año próximo habrá una "desaceleración sustancial" del ritmo de crecimiento de la economía global por la crisis financiera internacional.

"Vamos a tener una coyuntura de desaceleración sustancial en 2009, incluso con una contracción en los países industrializados, y los emergentes van a crecer en tasas menores", declaró el presidente del Banco Central de Brasil, Henrique Meirelles, tras clausurar la reunión bimestral del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en inglés).

El BIS es una organización que promueve la cooperación monetaria y financiera internacional, y sirve de banco para los bancos centrales.

Está integrado por 55 países y fue creado el 17 de mayo de 1930, por lo que es considerada la institución financiera internacional más antigua del mundo.

Meirelles, que habló en nombre de esa organización, señaló que el llamado "banco central de los bancos centrales", que se reúne una vez por año fuera de su sede de la ciudad suiza de Basilea, abordó en esta cita la situación económica actual, la integración en las Américas y el mercado de cambios.

La entidad concluyó en su reunión a puerta cerrada que "la situación de los mercados mejoró con respecto al comienzo de octubre", según dijo Meirelles en una rueda de prensa, pero subrayó que "nadie es invulnerable a la crisis" y que hay evidencias de problemas "en los canales de crédito".

El funcionario brasileño coincidió con su homólogo del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, quien también defendió, en la misma reunión, la independencia de las autoridades monetarias para adoptar medidas de acuerdo a sus "particularidades".

"No estamos todos en la misma situación, pues algunos tenemos un buen manejo de las expectativas inflacionarias y otros aún tienen que lidiar con las presiones inflacionarias", declaró Trichet.

El responsable del BCE admitió la existencia de "turbulencias y tensiones financieras mundiales que son fuertes y se han intensificado más", pero subrayó que ante "una desaceleración económica global" se debe adoptar "una política monetaria" que tenga en cuenta la situación de cada país.

En ese sentido, Meirelles manifestó que en algunas naciones "se justifica el corte de intereses, pero las acciones coordinadas (entre los países) van en sentido de la gestión de liquidez, que es algo muy diferente de una política monetaria".

"Cada país adopta medidas convenientes a su economía. Medidas anticíclicas, pero Brasil está enfrentando esta situación en una situación relativamente mejor", agregó.

Mientras la Unión Europea, el Reino Unido y Estados Unidos anunciaban en las últimas semanas cortes históricos en sus tasas de intereses, los tipos en Brasil se mantenían en el 13.75 por ciento anual.

Meirelles también expresó que "hay consenso en que debe haber cambios" en los principales organismos financieros internacionales, aunque "falta definir qué tipo de cambios" se van a adoptar.

Los altos representantes de los bancos centrales, la mitad de los cuales participó este fin de semana en la reunión del G-20 en Sao Paulo, respaldaron además el documento final emitido por ese bloque financiero.

"El comunicado del G-20 fue cuidadosamente discutido y aprobado, y expresa con claridad la posición de que todos los países deben adoptar políticas fiscales que sean adecuadas a la situación de cada país", detalló Meirelles.

Los ministros de Finanzas y presidentes de los bancos centrales de los miembros del G-20 defendieron el domingo una reforma de la arquitectura financiera internacional que abra más espacio para los países emergentes, así como una respuesta coordinada a la crisis mundial.

El G-20 está formado por los países del G-7 (EE.UU., Canadá, Japón, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia), además de Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, China, Corea del Sur, India, Indonesia, México, Rusia, Sudáfrica y Turquía, y la Unión Europea (UE) como bloque.

Temas

Lee También

Comentarios