Lunes, 17 de Enero 2022
Economía | Desde el año 2009 se ha incrementado en 21 %

Aumenta el gasto en los hogares por los productos para hombres

Los varones cada día desembolsan más en productos de belleza o antienvejecimiento para cuidar su imagen

Por: EL INFORMADOR

La calvicie es la principal preocupación de los hombres jóvenes respecto a su apariencia. EL INFORMADOR /

La calvicie es la principal preocupación de los hombres jóvenes respecto a su apariencia. EL INFORMADOR /

GUADALAJARA, JALISCO (16/JUL/2016).- El rol de los hombres en la sociedad está cambiando de forma significativa. Han dejado de ser pasivos y el 61 por ciento influye en las decisiones de las compras en el hogar y están dispuestos a pagar un extra por productos que son específicamente para ellos, así lo asegura Mariana Magdaleno Peñaloza, champión de productos premium en Kantar Worldpanel, empresa que se encarga de la investigación de mercado.

En su estudio “MenRevolution” (Revolución de los hombres), la empresa ha detectado que desde el año 2009, ha aumentado en un 21 por ciento el gasto de los hogares en productos específicos para los hombres.

“Por ejemplo, el gasto promedio en el shampoo de hombres aumentó un 39 por ciento de 2009 a 2010. Y hoy vemos que este producto cuesta 41 por ciento más que el promedio. Entonces, ahí vimos que los hombres están dispuestos a gastar un poco más por productos especializados para ellos”.

Lo que más buscan los varones son jabones para tocador, desodorantes, "shampoo" y lociones, mientras que algunos productos como cremas y lociones para después de afeitarse, protectores solares y gel para el cabello aún intentan ganarse a este tipo de mercado.

Además, según el estudio, los hombres de nivel socioeconómico alto son aquellos que más buscan estos productos, pero ocho de cada 10 están preocupados por su cuidado personal.

En cuanto a las edades de los hombres, los menores de 30 años están más preocupados por su aspecto, sobre todo en su higiene bucal y la caída del cabello; mientras que los mayores de 30, a pesar de que les preocupa el tema de las canas, no hacen mucho por remediarlo.

“Entre más jóvenes son tienen muchas más preocupaciones de pies a cabeza, estamos viendo que los hombres de hasta 30 años están concluyendo todavía el proceso de confianza y seguridad en ellos mismos, están en la búsqueda del éxito y es entonces cuando buscan cuidarse mucho más”, comenta la analista.

Por otro lado, los hábitos de compra también han cambiado: hoy, el 44 por ciento de los hombres compra por ellos mismos, el 25 por ciento usa los productos que hay en casa, el 16 por ciento le dice a su pareja qué comprar, mientras que el 15 por ciento deja que su pareja decida qué comprar para ellos.

Hace 10 años, la mayoría de los varones usaba los productos que había en casa y un porcentaje pequeño compraba por ellos mismos.

Kantar Worldpanel realiza investigación de mercado haciendo encuestas semanales en ocho mil 500 hogares. Desde 2009 han detectado un incremento paulatino del 1.8 por ciento anual en la importancia del "shampoo" especial para hombres y esperan que continúe la tendencia, incluso aumente en un futuro.

“Así que es justo la oportunidad para la industria, para seguir impulsando las categorías especiales para los hombres. Porque sí se están cuidando más y normalmente se les tiene olvidados y están muy mal aprovechados en el mercado, por ejemplo en la parte del cuidado bucal”, resalta Magdaleno Peñaloza.

¿Por qué los varones van al dermatólogo?

• Manchas en la piel.
• Acné.
• Secuelas de acné.
• Líneas de expresión.
• Prevención de calvicie.
• Revertir la calvicie.

¿Por qué motivo se preocupan por su cuidado?

Trabajo: 70%
Confianza: 67%
Estatus: 49%
Mujeres: 29%
Amigos: 21%

Auge en productos antienvejecimiento

Los hombres cada vez se preocupan más por prevenir las arrugas y las líneas de expresión, es por eso que la industria debe comenzar a ampliar las opciones para ellos en esta rama, asegura la directora de Relaciones Institucionales de la Cámara Nacional de la Industria de Productos Cosméticos (Canipec) y de la Asociación Nacional de la Industria de Productos del Cuidado Personal y del Hogar, Gisel Alejandra Ramos Segovia.

“Va a seguir creciendo todo este sector, principalmente todos los tratamientos para el cabello, pero vamos a empezar a ver un crecimiento en productos para prevenir las arrugas y líneas de expresión; es decir, toda la parte antiedad, que siempre se ha visto mucho más enfocada hacia las mujeres, pero ahora también ellos los comienzan a comprar”.

Ramos Segovia remarca que la industria cosmética para los hombres se enfocó sobre todo en las fragancias y los productos para el afeitado; sin embargo, aunque estos productos se siguen vendiendo, los varones están viendo otras opciones para verse bien, sobre todo en el cuidado de la piel y en evitar la caída del cabello.

“Ellos han solicitado un mercado para ellos, ya vieron que el cuidado personal no es un tema hombre o mujer, simplemente es cuidarse y se enfocan mucho en la piel”.

De hecho, el director del Instituto de Cirugía Reconstructiva de Jalisco, José Guerrero Santos, comenta que desde hace algunos años los hombres se acercan a la institución para realizarse cirugías tanto por salud, como estéticas. De estas últimas, la mayoría tiene que ver con el tema de rejuvenecimiento, seguidas de moldeo de abdomen y de nariz.

Tanto Guerrero Santos como Ramos Segovia coinciden en que esto tiene que ver con un tema de confianza, autoestima y quererse sentir mejor consigo mismos.

Calvicie, el principal temor

La necesidad de conseguir un buen trabajo, la influencia de los medios de comunicación y el autoestima han llevado a los hombres a preocuparse más por su aspecto, sobre todo, a los jóvenes les preocupa el tema de la calvicie. Y para evitarla están dispuestos a comprar shampoos especializados al costo que sea.

Según el estudio “MenRevolution” (Revolución de los hombres), realizado por Kantar Worldpanel, empresa que se encarga de la investigación de mercado, 70 por ciento de los hombres cuida su aspecto para conseguir mejores oportunidades laborales. Mariana Magdaleno Peñaloza, de productos premium de la empresa, explica que un shampoo específicamente diseñado para hombres llega a costar un 40 por ciento más que el promedio del sector, pero eso no importa.

Gisel Alejandra Segovia Ramos, directora de Relaciones Institucionales de la Cámara Nacional de la Industria de Productos Cosméticos y por la Asociación Nacional de la Industria de Productos del Cuidado Personal y del Hogar (Canipec), comenta que el valor total del sector dedicado a los hombres es de 22 mil 760 millones de pesos en México, del cual 11.37 por ciento lo tiene la categoría de cuidado para el cabello, que asciende dos mil 588 millones de pesos).

Julio Manuel Barba Gómez, jefe y fundador del Departamento de Cirugía en el Instituto Dermatológico de Jalisco “Dr. José Barba Rubio”, apunta que dentro de las consultas cosméticas que la institución brinda se dan cuenta que “el hombre quiere tener pelo o, por lo menos, quiere que el pelo que tiene no se le caiga… solicitan a veces trasplante de pelo, que no lo hacemos en la institución, pero lo piden para verse más jóvenes y tener mejores oportunidades de trabajo”.

Además, los varones recurren cada vez más a consultas dermatológicas por aspectos cosméticos. Según Barba Gómez, de estas consultas “50 por ciento son hombres y el otro 50 mujeres”, cuando hace unos 10 años el porcentaje era 20 y 80, respectivamente.

“Cada vez el hombre tiene más interés en la parte cosmética, que es bueno porque al final de cuentas es imagen y es autoestima, entonces todos los médicos, tanto cirujanos plásticos como dermatólogos, están capacitados para ayudarles”.

Hugo Alejandro Gutiérrez Medina, asesor de imagen, asegura que los hombres se preocupan por su persona bajo la primicia de “como te ven te tratan…”.

DESTINA LA MITAD DE SUS INGRESOS PARA VERSE BIEN

Un perfume para cada actividad

Diego tiene 19 años y admite que siempre ha estado preocupado por su persona, verse bien es algo en lo que no escatima recursos. Cortar su cabello, arreglarse la barba, cuidar su piel, llevar una dieta balanceada e ir al gimnasio son sólo algunos de los aspectos a los que más presta atención.

Obviamente, todo ello conlleva a un gasto y él admite que destina más de la mitad de sus ingresos a este tema. “Sólo separo mi gasto de comida y transporte, lo demás es para mi cuidado, porque pues... no es barato”.

Uno de los aspectos a los que más atención le presta es a su piel, “tengo un problema de acné, entonces cada semana voy con una cosmetóloga para hacerme faciales, porque tampoco puedo comprar cremas porque todo me hace daño, pero agarraba paquetes grandes de tratamientos y así me salía un poco más barato, pero un facial sencillo me cuesta unos 250 pesos”.

En un sólo mes, Diego podía gastar hasta tres mil pesos en su persona, sólo contando gimnasio, nutriólogo, dermatóloga, cortes de cabello y cuidados de barba. Los perfumes, cremas para cuidar la barba y "shampoos" para evitar la caída del cabello o reducir la grasa vienen aparte.

“Todo el tiempo uso perfumes, pero para eso voy a Estados Unidos unas tres veces por año y compro cuatro para que me duren hasta que vuelva a ir. Me gusta comprar de marcas reconocidas para que me duren, tengo uno específico para el gimnasio, uno para fiestas y otros como para ir a la escuela”.

Cabello y barba los moldea dos veces al mes en una barbería en la que le cobran 150 por el primero y 100 por la segunda. Además, para el cuidado de la barba, que él considera “sumamente importante”, utiliza una crema que le dura, en promedio, seis meses y cuesta alrededor de mil 500 pesos; mientras que para el cabello utiliza un shampoo diferente cada vez con el objetivo de evitar el exceso de grasa y la caída.

Diego no se ve a sí mismo como una persona vanidosa, simplemente piensa que “todos deberíamos preocuparnos por el aspecto que tenemos, por cómo nos ven, nada más”.

Desembolsa 40 mil pesos en el cuidado personal

En un estimado de 10 semanas, José Antonio Almaraz Hernández, quien era fisicoculturista, se gasta entre 30 y 40 mil pesos entre el gimnasio, la dieta, los suplementos, la ropa, los anabólicos, el gimnasio, un nutriólogo y un preparador físico.

“Hacemos esto por vanidad, pero también por salud. Las dietas deben ser muy rigurosas y si usas anabólicos, tienes que cuidarte todavía más. Por ejemplo: te gastas, al mes, unos seis mil pesos en comida, porque tienes que comer seis veces al día; unos cuatro mil en suplementos; tres mil en ropa y 15 mil en los anabólicos… lo demás son doctores y chequeos”.

José comenzó a entrenar hace 20 años, ya que sentía que era muy delgado y quería verse mejor. Unos 10 años después empezó en el mundo del fisicoculturismo y desde entonces se inyectaba anabólicos para moldear su cuerpo.

“A todos nos gusta vernos bien, por eso lo hacemos, pero conlleva a muchos sacrificios”.

Tiene su propio negocio (una cadena de tortillerías), gracias al cual, en un principio, pudo pagar todo lo que su nuevo estilo de vida conllevaba. Pero, debido a las competencias, comenzó a conseguir patrocinadores que aligeraban un poco su carga económica.

Sin embargo, indica que ahora los jóvenes comienzan a utilizar estas sustancias sin un guía que les diga cómo se consumen y cuánto.

“Esto va por ciclos de ocho a 10 semanas, después descansas y tomas fármacos que hacen que tu cuerpo vuelva a producir testosterona por él mismo. Dejas el alcohol porque comienzas a sobrecargar al hígado con las dietas. Ellos no saben todo eso y se provocan un daño irreversible”.

Según la nutrióloga estatal del Departamento de Medicina Preventiva de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), Sigrid Pimentel Martín, los anabólicos pueden detonar enfermedades como cáncer, mientras que las dietas llegan a provocar daño en los riñones y en el hígado.

Pero José asegura que nunca ha adquirido una complicación producto de la vida que lleva. “Yo realmente me porto muy bien, tomo de seis a ocho litros de agua, no como sal, ni azúcar y sólo consumo los suplementos que me recomiendan. Siempre sigo las instrucciones de mi nutriólogo y yo siempre recomiendo eso: ir con un especialista”.

Considera que los jóvenes van al gimnasio más por una cuestión de convivencia que por salud y los mismos instructores son quienes les venden los suplementos, los cuales llegan a tener grandes cantidades de cafeína, y también les dicen qué comer. Después, son los amigos los que les recomiendan cuáles anabólicos usar, pero no se informan de los riesgos y abusan de las sustancias.

“Claro que todo ejercicio se hace por vanidad, pero ellos ahora sólo quieren verse marcados, nunca se interesan por fortalecer los músculos y los anabólicos son una gran gancho. Pero siempre, siempre hay que usarlos informados, ir con un especialista que te diga cómo se usan, llevando una dieta especial para ti y para el uso de las sustancias, todo eso es importante. Primero la salud, luego la vanidad”.

TENDENCIA

“Siempre han estado preocupados por su imagen”

A pesar de que últimamente se ha notado más la preocupación de los hombres por cuidarse, el asesor de imagen y estilista profesional, Hugo Alejandro Gutiérrez Medina, asegura que “esto toda la vida ha existido, los hombres siempre han estado preocupados por su imagen, sólo que antes no lo hacían visible”.

Gutiérrez Medina asevera que anteriormente a los varones les daba miedo ser criticados al ir a comprar productos para cuidarse, ya que no había líneas de productos específicas para ellos. “Tenemos de cinco años para acá, que los hombres empezaron a buscar este tipo de productos, pero de dos años para acá ya el hombre ha entrado más en la vanidad de traer el cabello a la moda, que le diseñen la barba, la ceja, que le corten los bellitos de la nariz, de los oídos, o se pintan el cabello”.

El experto tiene 25 años siendo asesor de imagen y explica que en todos estos años, los hombres se hacían un pedicure y un manicure en sus casas, pero ahora está “bien visto” que acudan a la barbería a arreglarse los pies y las manos. “Esto se debe a que como te ven, te tratan… y por eso intentan verse perfectos”.

Del 100 por ciento que gasta una mujer en su cuidado, Gutiérrez Medina estima que los hombres gastan un 80 por ciento, pero “mientras el mundo vaya avanzando y las líneas saquen más productos para ellos, yo creo que se va a igualar el gasto. Porque ya van al masaje, a la dermatóloga… cada 22 días se arreglan el cabello, la barba y las cejas, cada vez se van a preocupar más y van a hacerse más cosas”.

LA VOZ DEL EXPERTO

Los anabólicos y las enfermedades

Sigrid Pimentel Martín (nutrióloga de la Secretaría de Salud en Jalisco).

“Los esteroides al poco tiempo pueden moldear el cuerpo, pero a largo plazo vas  a tener que pagar por el precio”, recalca la nutrióloga del Departamento de Medicina Preventiva de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), Sigrid Pimentel Martín. Y es que una de las principales apuestas de los hombres para verse mejor es hacer ejercicio, realizar dietas y, a veces, obtener ayuda extra, como pueden ser las vitaminas o los esteroides anabólicos.

Estos son una variación de la testosterona y se utilizan, en el ámbito médico, para tratar algunos problemas hormonales en los hombres como la pérdida muscular por enfermedad. Sin embargo, algunos atletas, sobre todo los fisicoculturistas, los usan para aumentar su masa muscular y mejorar su rendimiento en poco tiempo.

“Tú en dos meses puedes notar un incremento de masa, pero es nocivo porque las dosis son excedentes, de 10 a 100 veces más altas de las recomendadas para fines médicos. Entonces hay problemas como tumores en riñones, pero lo más alarmante son los problemas en el corazón, porque al ser un músculo, también lo haces grande y pueden aumentar dramáticamente los niveles de colesterol y aumentar riesgo a infartos o un derrame cerebral”.

Pimentel Martín explica que el uso de estas sustancias también está ligado con el desencadenamiento de enfermedades como diabetes y cáncer, sobre todo de próstata. Además, tiene riesgos menores como acumulación de grasa en las mamas, calvicie y acné.

Los esteroides, al ser un medicamento, causan una adicción, por lo que es recomendable asistir con un especialista para combatir cualquier enfermedad que sea causada por éstos y, al mismo tiempo, la dependencia.

Por otro lado, están las dietas a las que se someten con el fin de tener un cuerpo “perfecto”. Para los hombres, el régimen alimenticio que siguen es alto en proteínas y bajo en carbohidratos. “Con esto se tiene una gran carga hepática (en el hígado) y renal (en los riñones), también aumentan los niveles del ácido úrico, que se cristaliza en las articulaciones y eso provoca el riesgo de gota. Además, se reduce la absorción del calcio y la pérdida de peso es más de agua que de grasa”, advierte la funcionaria.

Lo recomendable para una persona que desee comenzar a realizar ejercicio, según Pimentel Martín, es acercarse con un especialista en nutrición para obtener una dieta personalizada, con un médico general, para que valore si se puede realizar todo tipo de ejercicios, y con un activador físico para que recomiende los deportes que darán mejor resultado dependiendo del individuo.

Consecuencias de los esteroides

• Acné.
• Reducción de los testículos.
• Cáncer, sobre todo de próstata.
• Diabetes.
• Calvicie.
• Acumulación de grasa en mamas.
• Tumores en riñón.
• Infartos.
• Derrame cerebral.

Problemas por las dietas extremas

• Gota.
• Náuseas.
• Fatiga.
• Sobre carga en riñón e hígado.
• Mala absorción de calcio en el cuerpo.
• Deshidratación.

La gota

La gota es una enfermedad que se da normalmente en los hombres y es resultado de la concentración del ácido úrico en la sangre, causando inflamación en las articulaciones.

Puede llegar a hacerse crónica, lo cual produce episodios repetitivos de inflamación y dolor y es incurable.

Sigue: #DebateInformador

¿Cuáles son los principales productos en que más desembolsan los hombres para su cuidado personal o físico?

Participa en Twitter en el debate del día @informador

Temas

Lee También