Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 23 de Septiembre 2018
Deportes | Gigantes es recibido en Nueva York con entusiasmo

Nueva York aclama al equipo de los Gigantes en un supermartes histórico

Miles de neoyorquinos salieron hoy a la calle dispuestos a recibir por todo lo alto al equipo de fútbol americano de los Gigantes de Nueva York, ganador de la Super Bowl.

Por: EL INFORMADOR

NUEVA YORK- Miles de neoyorquinos salieron hoy a la calle dispuestos a vivir un auténtico "súper-súper martes", pues además de participar en las elecciones primarias, recibían por todo lo alto al equipo de fútbol americano de los Gigantes de Nueva York, ganador de la Super Bowl.

Padres con hijos pequeños a los hombros o en carritos, abuelos con sus nietos de la mano y jóvenes, muchos jóvenes, ataviados con camisetas, gorros y chaquetas azules y el emblema de los Gigantes inundaron hoy un tramo de la avenida Broadway, al que se denomina "cañón de los héroes" y que se reserva para los desfiles históricos en esta ciudad.

El de hoy sin duda era un evento histórico, pues no sólo es la primera vez que la ciudad tiene oportunidad de homenajear a un equipo de fútbol americano, sino que además iba a la par con las votaciones de las elecciones primarias para elegir candidatos a la Casa Blanca, una coincidencia que nunca se había dado.

"Este desfile y esta muestra de lealtad es algo que recordaremos el resto de nuestras vidas", declaró el entrenador Tom Coughlin, rodeado de sus jugadores, poco antes de que el alcalde Michael Bloomberg les entregase las llaves de la ciudad durante una ceremonia en el exterior del Ayuntamiento.

Hacía casi ocho años que Nueva York no tenía ocasión de celebrar en las calles un triunfo sonado de uno de sus equipos y esta vez tenía un significado si cabe más especial, pues los Gigantes llegaron a la final con gran esfuerzo y cuando muchos consideraban que poco o nada podían hacer ante los Patriotas de Massachusetts, considerados casi invencibles.

Al final, la victoria del domingo en Arizona hizo buena la máxima de que la realidad casi siempre supera a la ficción, pues el equipo considerado más débil se llevó el triunfo, en un final de partido que podría haber escrito cualquier guionista de Hollywood de no estar en huelga.

Faltando unos minutos para la conclusión del partido, el mariscal de campo Eli Manning escapó entre una marea de contrarios y lanzó un pase largo que atajó David Tyree con habilidad casi circense.

La distancia que ganó el equipo en esa acción casi milagrosa fue clave para que poco después y faltando apenas 35 segundos para acabar el partido, los Gigantes llegasen a la línea de fondo y superasen por 17 a 14 puntos a su rival, lo que valía el campeonato.

La intensidad del encuentro y sobre todo del último cuarto del partido, fue tal que la transmisión televisa de la cadena Fox batió el récord de audiencia, al llegar a una media de 97,5 millones de telespectadores y confirmar a la Super Bowl como el evento más popular en este país.

Más de 50 toneladas de confeti y de papeles triturados se habían preparado para rociar la comitiva de carrozas en que desfilaron hoy los jugadores, el cuerpo técnico y los directivos de los Gigantes entre los rascacielos del sur de Manhattan.

Poco importaba en esos momentos la fuerte caída que registraba la Bolsa de Wall Street -donde se recibió también hoy como héroes a los jugadores al inicio de la sesión-, el declive del sector inmobiliario o si la economía entrará en recesión en próximos meses.

Los seguidores de los Gigantes vivían un éxtasis de felicidad que no había podido sentir en los últimos diecisiete años y muchos de ellos decidieron tomar el día libre, para aclamar a sus ídolos y de paso acudir a los colegios electorales a depositar su voto.

A pesar de que el alcalde Michael Bloomberg aseguró el lunes que la recepción que ofrecería el ayuntamiento a los Gigantes no tendría carácter político, algunos cargos electos presentes como el senador demócrata Charles Schumer o el gobernador de Nueva York, Eliot Spitzer, no pudieron evitar que sus discursos tuvieran algo de ese barniz.

Spitzer incitó a los aficionados a que coreasen la victoria de los Gigantes una vez más y acto seguido dijo, "!toma eso Boston!", la ciudad de los Patriotas.

"Me preguntan que por quien voté esta mañana. Pero os diré algo: escribí en mi papeleta, Tom Coughlin (el entrenador) para presidente y Eli Manning (conductor del equipo) para vicepresidente", señaló Spitzer entre los vítores de la concurrencia.


EFE 05-02-08 MMT

Temas

Lee También

Comentarios